A bordo de la “Bitcoineta” difunden la moneda virtual

Desde hace meses, diferentes miembros de la ONG recorren el país con el único objetivo de difundir

Una iniciativa que está recorriendo el país

El villamariense Rubén Maurenzi, miembro de la ONG Bitcoin Argentina, contó sobre el proyecto que llevan adelante para acercar esta tecnología a las pequeñas urbes

Rubén Maurenzi, el único villamariense integrante de la ONG Bitcoin Argentina

El villamariense Rubén Maurenzi se bajó de la “Bitcoineta” para dialogar con EL DIARIO sobre el proyecto con el que viajan por el país difundiendo la moneda virtual y la ONG Bitcoin Argentina, de la cual forma parte.

En primer lugar, el único miembro local de la entidad contó que la misma tiene sede en Buenos Aires, que nació en 2013 y se formalizó dos años después. El objetivo principal es difundir la comprensión y el aprovechamiento del potencial tecnológico que representa la blockchain y el bitcoin dentro del país y en toda América Latina.

“Se fue construyendo una comunidad, buscando acercar la tecnología a gente interesada en los blockchains y en la criptomoneda”, manifestó quien empezó a formar parte de la ONG mientras estudiaba para ser contador en Córdoba capital.

“Una vez que vine a Villa María, también estoy intentando crear la comunidad acá. Ya hay algunas personas que manejan las criptomonedas, pero es algo muy reciente”, sostuvo y explicó que de allí se desprende el proyecto de la “Bitcoineta”.

El juego de palabras entre camioneta y bitcoin explica básicamente de qué se trata. “Es una combi equipada con cama, cocina y todo lo necesario para salir desde Buenos Aires a recorrer el país con el objetivo de crear comunidad en lugares en donde quizás no está muy desarrollado, porque por ahí en las grandes urbes ya está”, ilustró.

“Se van subiendo y bajando diferentes personas. Yo me quedé en Villa María”, sostuvo, al tiempo que insistió con el objetivo del proyecto: “Difusión. Informar. Está bueno que desde la ONG se haga esto porque, como todo lo nuevo, se puede prestar mucho a confusiones, a estafas, a un montón de cosas que nosotros combatimos fuertemente desde la entidad”.

“Vamos pueblo por pueblo dejando una semilla, en lugares a los que probablemente volvamos, por eso vamos uno o dos días y nos vamos. Nos invitan a quedar y demás, pero la idea no es quedarnos, sino volver para empezar a generar un vínculo más concreto”, describió Maurenzi.

Entre junio y julio, la “Bitcoineta” visitó Chascomús, Las Toninas, Tandil, Necochea, Tres Arroyos, Villa Ventana, Bahía Blanca, Pergamino, Junín, Chacabuco y Chivilcoy (en Buenos Aires) y también pasarán por distintas localidades de la provincia de La Pampa, Santa Fe y Córdoba.

Según el joven, “está todo por hacerse” en materia de la moneda virtual y no solo es para aficionados o privados, sino que también han tenido contacto con el sector público porque “este sistema de blockchain es muy eficiente en cuanto a transparencia y veracidad de datos”.

En ese sentido, explicó: “Es un sistema abierto, software libre donde cualquiera puede desarrollar cualquier cosa sobre él. Se van generando capaz en torno a la tecnología y el protocolo de este software”.

“Sería muy positivo que la mayor cantidad de gente se nos una en el propósito que sea. Vale tanto como para emprendedores, comerciales, privados, instituciones públicas, inversores. Hay quienes lo ven por el lado social, porque en cierto sentido estamos dándole acceso al mundo financiero a ciertas personas que hoy por hoy no tienen la posibilidad porque un banco les pide ciertos requisitos”, resaltó sobre el bitcoin.

Al respecto, aseguró que lejos está de ser algo complejo o difícil de utilizar, puesto que “simplemente te bajás una aplicación y estás operando”, por lo que “cualquier persona puede acceder, descargando una billetera virtual al celular y listo”.

 

Inclusiva

“No hace falta mucha plata. La wallet (billetera virtual) te la bajás gratuitamente y podés empezar a comprar cosas con bitcoins. De hecho, tampoco hace falta comprar un bitcoin, porque es una moneda tiene hasta ocho decimales, en su mínima expresión es un Satoshi”, planteó.

En ese sentido, Maurenzi insistió en que los conocimientos informáticos o el dinero no son excluyentes para poder meterse en el mundo de la moneda virtual. “No hace falta mucho dinero, recursos informáticos extremos ni tener mucha idea sobre el mundo digital. Hoy en día ya existen estas wallets, que son clientes oficiales que son muy intuitivos de manejar”.

“El objetivo de la moneda es que la use la mayor cantidad de gente posible. Viene a saltar las barreras de países y a tener una suerte de liberación económica mundial donde los costos se reducen al máximo”, subrayó. Eso es lo que buscan quienes se suben a bordo de la “Bitcoineta”.

“Vos tenés a alguien en China, le enviás bitcoins y en 10 minutos tenés confirmada la operación y la comisión por eso fue mínima. Si quisieras hacerlo por método convencional sería mucho más complicado y caro”, ejemplificó.

Además, contó que en Córdoba ya hay bares donde aceptan exclusivamente bitcoins. “Hay un mapa donde cada uno sube que acepta bitcoin y el que quiere, puede ir”, dijo Maurenzi, quien además invitó a los interesados en el tema a ponerse en contacto para poder desarrollar una comunidad en la ciudad.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus