El Diario del centro del país

“A este proceso ya lo vivimos cuatro veces en Argentina”

Héctor Fernando Mosquera

Nació en Villa María, el 10 de diciembre de 1951. Casado, cuatro hijos, dos nietos. Jubilado bancario. A los 17 años empezó su militancia en las filas del justicialismo. Inició la universidad para estudiar Abogacía, pero dejó la carrera para trabajar en Banco Provincia de Córdoba. En dicha institución, comenzó a transitar el camino gremial. Fue uno de los dirigentes que participó del armado de la CGT Brasil en 1980. Pasó por la secretaría gremial y por la adjunta de la Asociación Bancaria. Ocupó cargos partidarios en el Consejo de Unidades Básicas y en el Consejo Departamental del PJ. Actualmente, es presidente del Centro Vecinal de barrio General Paz

 

Escribe Nancy Musa DE NUESTRA REDACCION

Va directo al hueso, dice lo que piensa sin rodeos, sin filtros, le guste a quien le guste, le pese a quien le pese. Es peronista desde la cuna, recibió las enseñanzas de su padre, un dirigente de la Unión Ferroviaria a nivel nacional, un protagonista de la Resistencia. Muy compenetrado con la doctrina, leyó todos los libros de Perón y se sabe de memoria la mayoría de las frases que dejó su líder político.

Tuvo una militancia activa, participó de los actos realizados en plaza de Mayo, del regreso del General al país y estuvo dos días bajo la lluvia para darle el último adiós.

A los 67 años, Fernando Mosquera, vivió diversas etapas políticas y cree que el error de su partido fue no haber transmitido más conocimientos a los jóvenes. Un vecino que sufre por la situación del país.

 

-Después de casi medio siglo de militancia, ¿cuál es su mirada sobre la situación que atraviesa el país en la actualidad?

-Sinceramente, es lamentable lo que está pasando. Nosotros a este proceso ya lo vivimos cuatro veces en Argentina: Martínez de Hoz, Cavallo, la Alianza y ahora esto. El problema es que todo pasa por lo financiero. Ese es el problema, la bicicleta financiera, la forma desmesurada que ganan plata los bancos y las grandes empresas.

Con el famoso tema de las Lebac, las Leliq. Hoy veía lo que han ganado las empresas de energía en Buenos Aires. Son sumas astronómicas.

Y después le queremos recortar a los jubilados sus haberes. Es una cosa demencial. Y las barbaridades que dicen con respecto a que los jubilados, que se llevan la mayor parte de la torta cuando ganan nueve mil pesos.

La verdad, eso me exaspera, me saca de quicio. Porque más allá de las diferencias que puedan tener con el gobierno anterior, hay que reconocer que después de Perón fue el único gobierno que se acordó de la gente pobre.

 

-A pesar de lo que usted dice, el peronismo perdió las elecciones a nivel nacional ¿por qué piensa que fue derrotado?

-Se perdieron las elecciones, hemos tenido errores, seguramente y es necesario hacer una autocrítica de todo el peronismo. Yo no puedo entender que un legislador que dice ser peronista, haya votado la ley que cambió la fórmula del pago a jubilados y los terminaron jodiendo.

Lo único que falta es que voten el cambio de edad para jubilarse, muchachos, nos hagamos cargo. Lo he leído mucho a Perón y Perón decía “me corto una mano si firmo un empréstito”.

Yo no puedo entender que haya habido dirigentes que lo hayan acompañado a Macri a Davos para hacer todo lo que están haciendo.

 

-¿Se refiere a peronistas que están cerca de Macri?

-Sí, sinceramente, hay algunos muchachos que están más cerca de Macri que del peronismo.

Yo tenía esperanzas en algunos que aparecieron nuevos, pero me parece que estos muchachos se fueron al traste, por decirlo de alguna manera.

O que un dirigente sindical como Barrionuevo, haya puesto su abogado asesor en una comisión para hacer la reforma laboral.

Que me perdonen, no leyeron a Perón, se dicen peronistas pero no lo son. Si los viera Perón los saca a todos a patadas.

 

-¿Qué rol cumple la CGT en esta situación?

-Lamentable. Todo es consecuencia de un proceso histórico. El 1 de mayo de 1974, antes de su muerte, Perón hizo un discurso de una pieza invalorable, en la CGT. Les dijo “muchachos, ustedes tiene que armar las escuelas de formación de cuadros, tienen que armar las agrupaciones gremiales para que se formen en lo gremial y en la militancia política”.

Se los dijo ahí, en 1974. Hace casi 45 años. Hubo dos congresos grandes en La Falda y Huerta Grande de lo que fue el movimiento obrero. Y bueno, ver el papel lastimoso que hacen algunos muchachos, hoy, es triste.

Perón le dijo una vez a Vandor: “Mirá que Roma no paga traidores”. Y después pasó lo que pasó, porque habían arreglado con el neoperonismo en contra de Perón. Y después cuando al Imperio no le sirvió más, a Vandor lo mataron.

 

Habló del Imperio, ¿nos había dejado tranquilos y ahora volvió o nunca nos dejó tranquilos?

-Nunca nos dejó tranquilos. Está claro cómo operan, y sin ofender a los periodistas, hay muchos comunicadores que se sientan en TN, o en otros canales, que cobran de las ONG del Imperio.

Y eso ha sido sistemático en contra del gobierno anterior. Se dicen cosas demenciales en contra de Cristina, todo lo que inventaron, pero todas esas cosas se van a terminar cayendo porque no tienen sustento legal.

Con el tema de los cuadernos, muchos arrepentidos, pero nadie aporta una prueba fehaciente y realista. Eso también nos costó una derrota.

 

-¿Usted cree que Cristina es una perseguida política entonces?

-Sí, creo que sí. No digo que no hayan ocurrido algunas cosas, me gustaría saber de dónde sacó la plata José López, pero le hicieron una operación de inteligencia que uno con la militancia que tiene, ya sabe cómo es el tema.

Dijeron que la Garré y Máximo (Kirchner) tenían depósitos en los bancos, y no encontraron nada.

La obra pública que le dieron a Lázaro Báez en Santa Cruz, los gobernadores eran otros, no eran ni Néstor ni Cristina, y no he visto nunca uno de esos gobernadores imputados.

Es complicado, a Perón le hicieron lo mismo, lo llamaron traidor a la Patria.

Pasa, que nosotros los peronistas somos incorregibles (risas).

 

-También dicen que cuando parece que se están peleando se están multiplicando, ¿es así ahora que se pelean?

-(Risas). Creo que hay algunos dirigentes tratando de armar algo, pero no creo que tengan suficiente. Para colmo, se muere José Manuel de la Sota que estaba en un proceso de unidad.

Porque cuatro años más de estos, no quiero ni pensar, la cantidad de desocupados, de endeudamiento. Y lo hacen como si fuera normal, a las Pymes las están matando, qué Pyme puede sacar un crédito a un banco.

Demasiado, hay empresarios que hacen lo que pueden para sostenerse, para no echar trabajadores, pero los están matando.

Menos mal que para Macri la inflación era fácil, la arreglaba en dos patadas. Hoy salieron a reconocer que no saben qué va a pasar este año, ya están hablando de una inflación del 35%.

 

-En este esquema que usted plantea, se habla de hacer un gran frente opositor nacional…

-Estoy totalmente de acuerdo. Y que muchos dejen de hacerse las vedettes y asuman su responsabilidad. Creo que Gioja está haciendo un papel importante, se ha logrado la unidad en varias provincias, y hay muchos que van a tener que pensar dos veces lo que van hacer antes de romper la unidad.

 

-¿Usted opina que la candidata debe ser Cristina o que debe jugar otro rol este año?

-Eso que lo piense ella, la verdad hay mucha gente en ese espacio importante, la aparición de Felipe Solá me parece buena. Es complicado el tema de Cristina porque le van a pegar como a caballo en subida.

Esperemos que se pueda definir lo mejor posible, lo que pasa es que a este ritmo no sé lo que puede pasar. Porque todos los días, despedidos en cantidades, los comercios mal, nosotros tal vez no lo vemos tanto acá porque estamos en una zona agropecuaria pero todo se va cortando.

No se puede pagar un par de zapatos cuatro mil pesos.

 

-Usted que estuvo en un banco trabajando, ¿la timba existió siempre?

-No como esta. Esta es igual a la de Martínez de Hoz, plata dulce, intereses, bonos, fuga de capitales y así nos dejaron.

Lo de la fuga es terrible, se llevaron en dos años más de 50 mil millones de dólares y lo criticaban a Kiciloff porque tenía el cepo.

El cepo estaba bien puesto desde el punto de vista del sistema financiero porque si no los tipos se la llevan a toda.

A ellos no les importa, qué le puede importar al ministro Dujovne que tiene la plata afuera, renuncia, se va donde tiene la plata y que los argentinos se jodan.

Lo de los bancos es alevoso, pero aclaremos que son cuatro o cinco bancos, no es el Banco de Córdoba, son los bancos privados grandes que nunca jugaron para la Argentina, siempre vinieron a hacer su negocio.

 

-¿Muchos problemas para el próximo gobierno?

-El problema para el próximo gobierno es lo que nos dejan de deuda.

Podrán decir lo que quieran, pero Néstor pagó al Fondo. Y ahora tenemos que levantar todo de nuevo porque está todo por el piso.

Y también le va a llegar a los sectores agropecuarios, porque el agua te llega a la pera y mañana te llega a la nariz y esto es para todos.

Los que hacen estos planes son diez vivos, ahí no entra el pobre agropecuario que se rompe el lomo laburando, ahí no entra.

 

-¿En qué barrio transcurrió su infancia?

-Mi viejo y mi vieja vivían en un conventillo frente al Colegio Nacional. Y yo viví ahí hasta el año y gracias al General Perón nos dieron el crédito para la casa.

Mi viejo era ferroviario y con la sola presentación del recibo de sueldo tuvo el préstamo y nos hicimos la casa en barrio Parque.

Ese barrio fue hecho por el General Perón. Y lo que era la construcción de esas casas, eran de primer nivel.

Lo digo para que vean que ese gobierno tenía puesta la prioridad en los trabajadores.

 

-¿Era un chico travieso?

-Sí, éramos traviesos. Teníamos una barra, éramos una banda (risas). Eso sí, mi viejo me tenía prohibido el río y yo aprendí a nadar con algunos muchachos cuyo padre era nadador.

Me conozco todo del río, vi todas las crecientes. Hay algo que no me puedo olvidar de cómo era solidaria la gente en esa época.

Había un palo en la esquina con una luz, todos los vecinos tenían una caña y con esa caña prendían y apagaban la luz.

Todo lo que se hacía era con la colaboración de todos los vecinos. Y ahora donde estamos nosotros en el centro vecinal, era el Club Barrio Parque que lo levantaron los vecinos, le ganaron al río y lo hicieron ellos.

 

-¿Sus padres eran muy peronistas?

-Mi viejo sí, José Mosquera. El estuvo en Buenos Aires el 17 de octubre de 1945. Mi viejo era dirigente de la Unión Ferroviaria, fue coordinador nacional de la Unión Ferroviaria.

Mi vieja no, era ama de casa y trabajó muchos años con el doctor Spila. Pero no se metía en política.

En cambio mi viejo fue gremialista, estuvo en la Resistencia, repartían un diario, los llevaban escondidos en la bicicleta. Eso era la militancia.

Y en realidad, él nos hizo peronista. Se sentaba en la mesa y nos contaba de Perón y mis dos hermanas y yo escuchábamos. ¿Qué querés que saliéramos? Peronistas (risas).

 

-¿Qué cosas lo motivaron para comenzar una militancia activa?

-(Pausa). Son cosas del destino, un día voy a una misa con mi viejo que se hacía medio a escondidas, porque el peronismo estaba proscripto,   y ahí me encuentro con Eduardo Vicondo y otros amigos del colegio con los que nunca habíamos hablado de política.

Y después de eso nos empezamos a juntar y armamos la Juventud Peronista. Mi viejo me llevaba a todos los actos políticos y siempre con Rogelio Sánchez, porque vivíamos a media cuadra.

Y así me fue metiendo en la política y me gusta. No voy a decir que no me gusta (risas).

 

-¿En el colegio secundario comenzó sus primeros pasos en la política?

-Sí, nosotros teníamos un delegado en el Instituto Secundario Belgrano. Fue un tiempo antes del Cordobazo. Con Vicondo, Maña, otro amigo que falleció y algunos más habíamos armado una coordinadora y nos juntábamos con las coordinadoras de los otros colegios.

Hacíamos las famosas huelgas, acá hubo muchos movimientos en esa época. Eran tiempos complicados.

Y en 1973 terminamos armando la Juventud Peronista y la Juventud Secundaria Peronista que la conducía el Chucho Vicondo, hermano de Eduardo, que ya falleció.

Con nosotros militó Minciaca, Valenti, Rüedi, entre otros.

 

-¿Cuándo conoció a José Manuel de la Sota?

-Lo conocí cuando yo estaba en la Universidad, militando. Yo estudiaba Abogacía y él estaba en Guardia de Hierro, De la Sota y Gatica estaban de jefes en Guardia de Hierro.

 

-¿Tiene recuerdos del regreso de Perón a Argentina?

-Sí, fui. En noviembre de 1972 fuimos, pero no pudimos llegar. En el 73 fuimos a Ezeiza, llevamos tres o cuatro colectivos. Pero ya nos habían abierto el ojo de que podía haber problemas. En realidad los problemas los hicieron los servicios. Fue así, tiraban de todos lados, mi vieja estaba con el corazón en la boca porque habíamos ido con mi viejo y mi hermana más chica.

Nosotros fuimos a un acto de alegría a recibir al General después de tantos años, y había tipos arriba de los árboles tirando. Claro que estuvo planificado.

También estuve cuando asumió en plaza de Mayo. Fue apoteótico. Recuerdo que le habían puesto un vidrio para protección y el viejo se corrió y fue genial.

Verlo a Perón ahí en el balcón, llorábamos todos abrazados. Los únicos que podían despertar esos sentimientos eran Perón y Eva.

 

-¿En la despedida a Perón también estuvo?

-Sí, y después viene el 17 de octubre de Isabel y también fuimos. Cuando murió Perón estuvimos dos días bajo el agua, fuimos en dos colectivos. Nos mojamos dos días, llovió tanto que no pudimos llegar por la cantidad de gente que había. Esos recuerdos no se me borran nunca más.

-¿Qué siente al escuchar que el peronismo es el culpable de todos los males del país?

-El que crea que la culpa es de los 70 años de peronismo que renuncie al aguinaldo, que renuncie a la jubilación, que renuncie a las vacaciones porque vienen con el verso que son conquistas de Alfredo Palacios, o de otros, pero nadie las puso en vigencia.

Que renuncien a los convenios colectivos de trabajo, el convenio nuestro de bancario es de hace 40 años y es un espectáculo.

Que renuncien a todas esas conquistas, porque hablan, pero no renuncian a las conquistas.

Está bien, que nosotros somos responsables, porque tendríamos que haber trabajado para pasar nuestros conocimientos a las nuevas generaciones y no lo hemos hecho.

 

-¿No hicieron lo suficiente?

-No. Yo personalmente me siento responsable, porque lo dice muy claramente Perón en la hora de los pueblos, que debíamos hacer el trasvasamiento generacional.

Es la única forma, transmitir lo que sabemos a los jóvenes. Ya tengo 67 años y no estoy para otra cosa, pero sí debemos transmitir lo poco que sabemos para que los jóvenes tomen la bandera.

Y como te digo, si tienen muchos beneficios se lo deben a Perón. La ley de contrato de trabajo, hecha en 1973-74, debe ser la más importante del mundo. Si no tuviéramos esas leyes qué haríamos.

Creo que se habla mucho sin conocimiento, hay gente que no tiene idea, que no entiende que esos derechos costaron muertos, dirigentes presos. Si tienen algo, es gracias al peronismo.

Con Ubaldini, nosotros luchamos contra la dictadura militar, nosotros tuvimos presos, muertos, desaparecidos, y esas son las cosas que muchos no saben y otros las saben y no lo dicen.

A mí me pone muy nervioso cuando veo algunos que tienen la capacidad para decir muchas cosas y no las dicen.

Espero que haya la capacidad suficiente para llegar a la unidad.

 

-¿Con quiénes armaron la CGT Brasil, que trajo a Ubaldini a Villa María?

-La armamos con Esquisato de AOITA, con Toscano Vázquez, con López de Panaderos, con Ahumada del Centro Empleados de Comercio, con Gianoni de Atilra. Y se puso Toscanito Vázquez al frente, porque él había estado preso, y entonces nos dijo “yo tengo 70 años y si me toca a mí, ya hice mi vida”. Nos quiso proteger a los más jóvenes y lo más grave es que nadie se acuerda de esos dirigentes.

Estábamos en plena dictadura, dos veces lo trajimos a Ubaldini, una vez al acto público y otra vez a AOITA.

 

-¿Después de Ubaldini, tiene algún dirigente que considere importante?

-No, en la CGT después estuvo Daher, Martínez, nada que ver. Pero veo en Pablo Moyano un dirigente que está aprendiendo, lo veo al Gordo Palazzo (Bancarios) muy buen dirigente, otros muchachos de ATE con mucho futuro.

 

-¿Del peronismo local qué piensa?

-Creo que el peronismo en Villa María es exitoso. El peronismo cambió Villa María desde 1999 a la fecha. Y la sigue cambiando. Y espero que se pongan de acuerdo, hagan unidad porque no podemos correr el riesgo de perder Villa María.

Voy a trabajar para que el peronismo vaya unido y siga gobernando la ciudad.

 

-¿En qué situación está el centro vecinal que usted preside, está conforme?

-Sí, estoy muy conforme. Hemos cambiado todo, cuando entramos con los chicos José Corigliano, con Seba Trecco, nosotros pensamos poner en valor el salón. Y ahora lo tenemos de primera.

Le pusimos puerta de emergencia, baño para discapacitados, hicimos la vereda y tenemos mucha actividad.

Pasan 500 a 600 personas por semana, entre yudo, zumba, patín, folclore, yoga, manualidades, talleres de memoria y ahora vienen dos profesoras que enseñan dibujo psicológico y para niños.

El lugar es bárbaro, lo cuidamos, lo tenemos muy bien.

 

-¿El aumento de tarifas fue desequilibrante para el presupuesto del centro?

-Sí, ha sido duro el aumento de todos los gastos fijos. Los costos de mantenimiento son altos.

No es fácil mantenerlo, y todo lo que hacemos es generado por el centro vecinal. Quiero dejar claro que nadie nos aporta nada y tampoco nosotros queremos.

Porque así somos independientes.

Y ahora estamos pensando en agrandar la cocina.

 

-¿Cuáles son los principales problemas del barrio?

-El problema es la inseguridad. Es lo que está pasando y el otro tema es la basura que la gente lleva y la tira en el barrio.

 

-¿Cuál es su sueño?

-Que vuelva a ganar el peronismo antes de morirme (risas)

 

Me gusta Pasar el rato con mis amigos en el café.

Me encanta Estar con mi familia.

Me divierte Mis nietos.

Me entristece Ver lo que pasa en mi país.

Me enoja La situación del país.

 

“El que crea que la culpa es de los 70 años de peronismo que renuncie al aguinaldo, que renuncie a la jubilación, que renuncie a las vacaciones”.

“Esta timba es igual a la de Martínez de Hoz, plata dulce, intereses, bonos, fuga de capitales y así nos dejaron”.

“El problema es la bicicleta financiera, la forma desmesurada que ganan plata los bancos y las grandes empresas”.

“Creo que se habla mucho sin conocimiento, hay gente que no tiene idea, que no entiende que esos derechos costaron muertos, dirigentes presos. Si tienen algo, es gracias al peronismo”.

“Es complicado el tema de Cristina porque le van a pegar como a caballo en subida.”

“Cuatro años más de estos, no quiero ni pensar, la cantidad de desocupados, de endeudamiento…”

“Se dicen cosas demenciales en contra de Cristina, todo lo que inventaron, pero todas esas cosas se van a terminar cayendo porque no tienen sustento legal”.

 

Opiniones

Mauricio Macri

Un desastre, vino a hacer lo que le pidió el Imperio: destruir la Argentina. Y la destruyó, porque a mí no me vengan con la corrupción, porque no responden dónde se fueron los 150 mil millones que pidieron de créditos.

No se sabe dónde están, los únicos que hicieron negocio son los cuatro o cinco amigos de él en las empresas de energía y algunos bancos. Y los amigos de él también son parte de esos bancos.

 

Juan Schiaretti

Tengo mis serias diferencias con el gobernador. Yo siempre aposté a José Manuel de la Sota que estaba en camino a la unidad, ahora no sé, espero que se le ilumine y podamos hacer la unidad.

 

Martín Gill

A Martín lo aprecio mucho. Yo trabajé para él cuando fue candidato, creo que está haciendo una buena gestión dentro de las posibilidades que se le dan en un momento nada fácil. La situación económica es complicada, pero creo que es un dirigente de primer nivel.Es necesario que estén juntos con Eduardo Accastello.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Hemos perdido el ideario republicano, andamos en tinieblas”

Alexis Loudet

“El fracaso de Macri rompió muy fuerte el cristal de la confianza”

Mercedes Dagna

“Sueño con una Argentina más abierta, plural, democrática, libre”

Daniel Rocha