El Diario del centro del país

A la pirotecnia, cero

En el inicio del mes de las Fiestas, integrantes del Estado local salieron a recordar que existe una ordenanza vigente para cumplir. La Navidad que viene sería la menos estruendosa en décadas. Y las mascotas, agradecidas

Empezó diciembre y con ello la preocupación de dueños de perros y de animalistas, teniendo en cuenta que las Fiestas suelen asemejarse bastante con la pirotecnia y eso mantiene a las mascotas en mal estado.

Sin embargo, tanto algunos funcionarios del municipio como concejales de la oposición salieron a poner reparos sobre el uso de los fuegos artificiales, recordando la ordenanza de “pirotecnia cero”.

Precisamente, la edil de Juntos por Villa María, Karina Bruno, pidió informes para saber si el municipio hará la noche del show de fuegos artificiales -que está permitido-, aunque indicó que Valeria Suárez, del área de Habilitaciones, se comprometió a hacer cumplir la ordenanza vigente.

En ese marco se espera que las próximas Fiestas sean las de menos pirotecnia en décadas, siempre y cuando los vecinos cumplan con la normativa.

¿Qué dice la ordenanza? El artículo 1 señala: “Prohíbase, con las excepciones previstas y en el ámbito del ejido urbano de la ciudad, fabricación, comercialización, depósito y venta al público, mayorista o minorista para uso particular de cualquier tipo de productos de pirotecnia y cohetería, sean o no de venta libre y/o fabricación autorizada”.

Artículo 2: “A los fines de esta ordenanza se consideran productos de pirotecnia o de cohetería a aquellos elementos destinados a producir combustión o explosión con efectos visibles o audibles, incluidos los que se encienden con mecha o fricción”.

Artículo 3: “Exceptuase de la prohibición:

a) El uso de artificios pirotécnicos lumínicos en ocasión de la realización de espectáculos públicos o privados controlados, en las condiciones autorizadas en la presente ordenanza.

b) El almacenamiento y la comercialización mayorista o minorista de artificios pirotécnicos lumínicos destinados a la realización de espectáculos públicos o privados controlados, de conformidad con la habilitación municipal que se otorgue a esos fines”.

Por otra parte, la ordenanza indica que para poder ingresar dentro de las excepciones previstas se debe presentar una solicitud expresa por parte del organizador del evento, con una antelación no menor de siete días.

Entre otras cosas, se apunta a realizar una “amplia campaña” de información y concientización a los vecinos.

También se indica que habrá fuertes multas para quien viole esta ordenanza.

Los perros y gatos tienen una capacidad auditiva mayor que la de los seres humanos y pueden reconocer grandes densidades de ondas por segundo. Debido a eso, muchos de ellos sufren ante los estruendos de los fuegos artificiales que se utilizan en las Fiestas.

Un animal perturbado, atemorizado o alterado puede volverse violento incluso hasta con su propio dueño.

Los signos que con más frecuencia se pueden observar en un perro son el congelamiento, los temblores y la taquipnea (jadeos continuos). Además de estos síntomas, el animal también puede presentar salivación, taquicardia, actividad aumentada, estado de alerta y trastornos gastrointestinales.

Es por ello que siempre se aconseja no dejar solo y atado al animal durante las Fiestas porque podría ahorcarse con su propia correa. Además, hay que evitar acariciarlo y consolarlo porque de esa manera sólo “potenciamos aún más su miedo”.

Claro que la ordenanza en Villa María ayuda bastante. Y ahora todos saben que tirar pirotecnia no sólo complica a las mascotas, sino también viola las normas.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Le cantan al gato muerto

Alexis Loudet

Humor por Daniel Sánchez

Mercedes Dagna

Protestaron los carreros

Daniel Rocha