¿A qué peligros se exponen los chicos en las redes sociales?

Los datos ponen de relieve las posibilidades de participación de la familia, tanto los adultos en acciones de información y prevención de riesgos, como en favorecer usos enriquecedores de Internet

El fácil acceso y el constante contacto con Internet ha convertido a los niños, niñas y adolescentes de todo el país en blanco fácil de abusadores

Los datos ponen de relieve las posibilidades de participación de la familia, tanto los adultos en acciones de información y prevención de riesgos, como en favorecer usos enriquecedores de Internet

La mayoría de los adolescentes argentinos se conecta a Internet a través de su celular, utilizando las redes sociales para intercambiar mensajes con amigos, familiares, compañeros de la escuela, entre tantos ámbitos posibles. Además, el 80% de los jóvenes de entre 13 y 18 años utiliza la web para realizar tareas escolares, según un estudio que desarrolló Unicef.

Las primeras actividades que realizan los niños y luego adolescentes son bastante similares: buscar información para el colegio, ver videos, escuchar música, descargar películas y entretenerse mediante juegos y redes sociales.

En Argentina hay más de 13 millones de niños, niñas y adolescentes de los cuales 6 de cada 10 se comunican usando celular y 8 de cada 10 usan Internet. La tecnología atraviesa su existencia, impacta en sus modos de conocer, aprender, expresarse, divertirse y comunicarse, destacó el estudio.

Sin embargo, también enfrentan y se exponen a diversos riesgos en la web. Las consecuencias negativas son varias, pero hay tres muy marcadas: el contenido sensible, el discriminatorio y el sexual.

Es muy común que los jóvenes sufran mensajes hirientes y discriminación por parte de compañeros del colegio o de otros ámbitos. En la investigación, la máxima preocupación de los adolescentes está en el entorno que los rodea.

A esos peligros se suma otro que no suele ser contemplado: 4 de cada 10 chicos acceden a encontrarse cara a cara con gente que conoció por la web, generalmente a través de la red social Facebook. Esto es más frecuente en varones y se da mayormente a partir de los 16 años.

 

El rol de la familia

Unicef también indagó sobre estas experiencias negativas en internet. En total, 8 de cada 10 entrevistados vivió al menos una situación perturbadora como la exposición a imágenes obscenas y pornográficas (37%), de violencia (24%) bullying o maltrato (20%) y discriminación por distintos motivos (13%). Es decir, 1 de cada 3 entrevistados recibió mensajes desagradables e hirientes por internet en los últimos 12 meses.

Es fundamental que desde el Estado, las políticas públicas implementen alfabetización digital y mediática para adolescentes, entendiendo que es la mejor forma de ayudar a desarrollar las competencias digitales. Hoy los jóvenes saben bloquear un contacto o eliminarlo, pero sería bueno que puedan captar -previamente- situaciones poco felices para no sufrir a futuro.

Si bien los padres no son los primeros referentes a la hora de hablar sobre problemas en Internet, ante situaciones de gravedad son los principales consejeros.

Estos datos ponen de relieve las posibilidades de participación de la familia, tanto los adultos de referencia como los hermanos u otros miembros, en acciones de información y prevención de riesgos, como en favorecer usos enriquecedores de Internet.

El uso excesivo de internet -como todo aquello que se pasa de sus límites- es negativo. Sin embargo, la conexión de los adolescentes con las herramientas de la web puede resultar positivo si su uso es controlado y adecuado a las necesidades educativas y de ocio que tenga cada persona.

“Como organismo internacional Unicef no puede darle consejos a los padres, pero sí observamos las grietas a cubrir para que el uso de las redes sociales sea efectivo y sus hijos no sufran ninguno de los riesgos mencionados”, finaliza el estudio.

 

Las recomendaciones del Consejo Profesional de Ciencias Informáticas

En nuestra ciudad, el delegado del Consejo Profesional de Ciencias Informáticas y policía jubilado, Sergio Martínez, ha brindado diversas charlas a adolescentes con el fin de advertirles sobre la práctica denominada grooming, “aquellas conductas y acciones deliberadamente emprendidas por un adulto a través de redes sociales u otros medios electrónicos con el objetivo de ganarse la amistad de un menor de edad, creando una conexión emocional con el mismo, con el fin de disminuir las inhibiciones del niño y poder abusar sexualmente de él”.

Pautas para evitar peligros: entre las pautas que sugieren desde el colegio informático está la de mantener un mínimo nivel de privacidad en las redes sociales y no aceptar invitaciones de desconocidos.

Exhortaron a no revelar información personal “como dónde vivimos, estudiamos o el número de teléfono”, porque incluso luego al ser borrada es difícil que se suprima totalmente.

Los informáticos sostienen que no se deben compartir las contraseñas y que éstas deben ser modificadas cuando uno tiene indicios de que puede haber sido vulnerada.

Entre las sugerencias principales está la de avisar a los padres, docentes o a un adulto de confianza cualquier actitud sospechosa, mensaje o “lo que te haga sentir incómodo, molesto o agredido”.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus