El Diario del centro del país

Accastello blanqueó la grieta con Gill y ambos van por la Intendencia

“¿Desde cuándo nuestro futuro lo deciden desde Córdoba? Los villamarienses decidimos con innovación hacia dónde queremos ir y quién coordine nuestros esfuerzos”, escribió Accastello

Para el exintendente, “Villa María está estancada”

Se terminó el formalismo entre los dos líderes y Accastello salió con los tapones de punta en las redes sociales

Eduardo Accastello irá por la Intendencia – al menos ese es el escenario actual- y en ese marco pateó el tablero desde las redes sociales, confrontando con el modelo de Martín Gill.

El exmandatario se cansó de ser ignorado por el actual gobernante y decidió dejar de lado el formalismo. “¿Qué opinan? ¿Al intendente de Villa María lo debe elegir el presidente, el gobernador o los ciudadanos villamarienses?”, preguntó públicamente desde sus perfiles de Facebook e Instagram.

Fue el lunes a la siesta. Horas antes, durante la mañana, había sacudido la política local: “Villa María está estancada”, arrojó, difundiendo una imagen de la obra paralizada del puente que une a la localidad con Villa Nueva en la zona del barrio Santa Ana.

“¿Desde cuándo nuestro futuro lo deciden desde Córdoba? Los villamarienses decidimos con innovación hacia dónde queremos ir y quien coordine nuestros esfuerzos”, escribió el líder del proyecto iniciado en 1999. Y usó los hashtag (etiquetas) “Ponete de pie”, “Evolución” y “La nueva transformación”.

Sus posteos sorprendieron mucho porque hasta ahora, y pese a que están totalmente distanciados desde que Gill llegó al Sillón de Viñas, ambos trataron siempre de salir de manera elegante de las preguntas sobre su relación, con respuestas que estuvieron lejos de los términos reales del vínculo que presentan.

En una reunión que se concretó el lunes a la noche, Somos -el sello elegido este año por Accastello para volver al ruedo- ratificó el nuevo rumbo de la antesala de la campaña, el de blanquear las diferencias con la forma de hacer política del actual gobernante.

La cuerda se tensó tanto que el exintendente está dispuesto incluso a ir por fuera del justicialismo, atento a que Gill ya está autoproclamado como el candidato del partido en la ciudad. “En el discurso es una cosa, pero en los hechos es otra”, sostuvo un dirigente del accastellismo apuntando que en la práctica el jefe del Ejecutivo no busca la unidad entre las dos líneas del peronismo local.

Accastello gobernó Villa María en tres períodos, en medio de los cuales hubo otro de su exesposa, Nora Bedano. Gill fue parte de ese proyecto desde los inicios, a tal punto que cuando el exintendente se fue a la capital cordobesa (seis meses antes del final de su primera administración) como ministro de Gobierno de la provincia, el actual jefe comunal quedó al frente del Departamento Ejecutivo. Sin embargo, la relación entre ambos, que venía deteriorada previo a diciembre de 2015, se resquebrajó completamente en 2016.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

El sábado, acción en Villa Nueva

Daniel Rocha

Reclamo por falta de mantenimiento

Alexis Loudet

Con nueva propuesta académica

Juan Pablo Morre