Ahora vendió un premio del Quini 6 de casi un cuarto de millón de pesos

La agenciera María del Carmen Mele, ayer, en EL DIARIO. En sus manos, los extractos con los dos premios importantes que lleva vendidos este año: el de mayo y el de esta semana

 Un apostador ganó 249.792 pesos, al compartir con otras once personas de todo el país el premios de 2.997.504 que tenía estipulado el Quini 6 para la modalidad “Siempre Sale” del sorteo correspondiente al miércoles último. La agenciera, con 22 años en el rubro, de parabienes

La agenciera María del Carmen Mele, ayer, en EL DIARIO. En sus manos, los extractos con los dos premios importantes que lleva vendidos este año: el de mayo y el de esta semana

Una persona llegó el miércoles pasado a la agencia oficial número 214, ubicada en la Terminal de Omnibus de esta ciudad y jugó una boleta del Quini 6 con los números 16, 20, 35, 36, 40 y 41. El azar quiso que la noche de ese mismo día diera un salto cuantitativo en lo que hace a su situación económica.

Si bien no fue el ganador de una tremenda fortuna, como ocurrió el 24 de mayo de este año en la misma agencia, cuando otro apostador ganó el premio mayor de 21 millones de pesos, el nuevo afortunado acertó con aquella combinación numérica el primer premio de la modalidad Siempre Sale del mismo juego. En este caso, le tocó repartir una suma que orilla los tres millones de pesos con otros 11 apostadores de diferentes lugares del país.

 

El número 20

De cualquier manera, su porción de “la torta” no es nada despreciable: 249.792 pesos. Es decir, casi un cuarto de millón.

Entre los seis números elegidos por esta persona (que permanece en el anonimato), solamente se repite el 20 con los elegidos por el millonario apostador de mayo (quien también permanece en el anonimato). Al menos, la agenciera, María del Carmen Mele, no “suelta prenda”: “No, no sé de quién se trata”, dijo ayer a EL DIARIO (ver el recuadro “Silencio sobre el ganador…”).

Mele se mostró muy feliz por estos acontecimientos que le está tocando vivir. “Imagínense que esto de poder hacer feliz a una persona y seguramente a sus seres queridos a una la pone muy bien”, comentó.

Enseguida recordó que lleva 22 años en el rubro y en la misma agencia. “A lo largo de todo este tiempo, que ya es más de dos décadas, hemos tenido la suerte de procesar muchas apuestas ganadoras, de las cuales la mayor fue la de mayo de este año”, expresó.

Luego narró algunas situaciones en las cuales se produce cierta complicidad entre el agenciero y el apostador. ¿Cómo es eso? “Y… hay gente a la que no le gusta que otras personas que se encuentran en el local sepan a qué número va a apostar y mucho menos la cantidad que va a poner en el juego”, expresó, y seguidamente comentó algo que le sucedió “ayer nomás”, cuando “un apostador me dio la jugada escrita en el interior de un papel doblado y al abrirlo vi que estaba haciendo una jugada de 1.500 pesos”.

“Esas son las cosas que quedan entre una y el cliente”, concluyó Mele en su charla con este medio.

 

En mayo último, la agencia oficial de la Lotería de Córdoba ubicada en la Terminal de Omnibus recibió la apuesta que llevó a un cliente a ganar 21 millones de pesos. Un año antes, a través del Toto, había hecho a una personas acreedora de 100 mil pesos y hace cinco años, en 2012, dio otro premio de 100 mil, en ese caso, a través del Telebingo. Y ahora…

 

Códigos de agencia

Silencio sobre el ganador de 21 millones

Ante la pregunta acerca de la identidad de la persona que en mayo pasado obtuvo el premio mayor de 21 millones de pesos, la titular de la agencia 214 prefirió la discreción, como lo indican los códigos que se manejan en el rubro.

“Escuché varias versiones, pero como el afortunado apostador cobró directamente en Lotería de Córdoba, no sé su nombre”, expresó María del Carmen Mele en su visita de ayer a la Redacción de EL DIARIO.

Cuando el periodista le comentó que había trascendido que se trataba de un trabajador del volante de una empresa de transporte con ventanilla en la misma Terminal de Omnibus, se limitó a señalar que “algo de eso estuvo circulando, pero la verdad es que no puedo confirmarlo ni desmentirlo porque sinceramente no me consta”.

Ante una nueva pregunta acerca de si se trataba de un vecino de una localidad cercana, pero con un trabajo ligado a la estación (se dijo en los pasillos que se trataba de un chofer de la zona que se desempeña o se desempeñaba en una firma transportista de pasajeros), Mele volvió a comentar que “no tenía conocimiento de eso”, tal vez porque efectivamente lo desconoce o quizás porque cumple a rajatabla esos códigos no escritos, pero siempre vigentes, entre apostadores y agencieros: los códigos que en su primer artículo establecen el pacto del silencio.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus