Alumni logró el respiro esperado

Gastón Kranevitter entró como único volante central y fue clave en la recuperación de la pelota

En Plaza Ocampo y con una mejor imagen en su juego, el equipo de Hugo Mattea venció 2-0 a Banda Norte, que sigue hundido en el fondo de la tabla

Gastón Kranevitter entró como
único volante central y fue clave en la recuperación de la pelota (fotos de Víctor Alvez)

Escribe Juan Manuel Gorno

Alumni entendió con juego que era el momento de ganar. Se inspiró un poco más en la premisa de lo colectivo, mejorando las individualidades, y derrotó 2-0 a Banda Norte de Río Cuarto, en Plaza Ocampo, alcanzando su segunda victoria en el campeonato.

Más allá de las flaquezas del rival, que se hunde en el fondo de la tabla, Alumni debía pensar en sí mismo y pareció haber corregido algunas cuestiones que complicaban su fórmula para lograr puntos.

De arranque nomás, el entrenador Hugo Mattea le dio la chance a Gastón Kranevitter como único volante central y el rubio estuvo a la altura de las circunstancias, pero a ello se le sumó que el resto de la línea de volantes también se comprometió para recuperar la pelota, cerrando caminos con los laterales de la defensa y con algunos momentos de juego preciso cuando se tuvo la pelota.

No le sobra nada a este equipo, que estaba penúltimo y mejoró en la tabla, y en ese contexto es que ayer esbozó una sonrisa porque jugó mejor que antes, lo que no significa que haya sido un derroche de fútbol.

Lo concreto es que los mismos volantes que antes no podían mostrar un mayor volumen de juego, esta vez terminaron siendo figuras.

Después de un susto que pegó Banda Norte a los 8 minutos, cuando Jonathan Scalzo apuró a Agustín Cuello y le tapó un mano a mano, el equipo de Mattea fue progresando en el control de la pelota ni bien Kranevitter y compañía recuperaban en el medio.

Agustín Martellotto estuvo más activo, se mostró como correspondía y distribuyó con criterio, llevando al equipo a ser más claro en su propuesta. Pero lo mejor del diez fortinero llegó a los 23 minutos, cuando el central José Abril, apurado por Nicolás Delsole, se resbaló en el área y perdió la pelota por el sector derecho del ataque de Alumni. Allí Martellotto recibió el balón, lo pisó para hacer el espacio y definió con un zurdazo exquisito, al palo más lejano del arquero.

En un juego donde se evidenciaba el nerviosismo, el apuro y las presiones de los últimos de la tabla, ese golazo cotizaba en alza para Martellotto y para todo el equipo. También era un golpe duro para Banda Norte, que tardó en reaccionar y tampoco tuvo demasiadas armas para hacerlo.

El arquero González vuela, pero inútilmente, tras el remate de cabeza que metió Francucci, marcando el segundo gol.

Lo mismo tardó Alumni en anotar el segundo, aunque anduvo cerca: se lo perdió Delsole tras un pase de Jeremías Flordelmundo, y tampoco pudo luego Martínez, tras un avance del Sapito.

En un momento donde el partido se tornó de ida y vuelta, el equipo del Imperio del Sur pudo haberlo empatado cuando Cuello dejó dos marcadores en el fondo y tocó para Mauricio Flores, sin embargo, nuevamente Scalzo tapó poniendo el pecho.

En la siguiente jugada de ataque, mientras, Alumni insistió y llegó al segundo grito. Después que el arquero González le tapara un remate a Martínez, el tiro de esquina de Martellotto encontró a Matías Francucci bien elevado para meter el cabezazo (aunque la desvió un poco con la nuca) y establecer el 2-0 en la Placita.

Banda Norte quedó muy sentido y ni siquiera pudo terminar el primer tiempo con el descuento porque Scalzo, con un manotazo, desvió un tiro de Alejandro Mores.

En ese contexto, el Pelusa Juan José Urruti no demoró en introducir las modificaciones en el segundo tiempo, cuando el ingreso de Martín Porporatto fue una de las apuestas para revertir la situación.

El ex-Alem generó dos chances, pero muy forzadas, en lo poco que hizo el equipo riocuartense en ataque, no solo por la impericia propia, sino también porque los centrales de Alumni tuvieron una muy buena tarde.

En el otro arco, en tanto, Alumni no pudo terminar goleando porque, en gran parte, el Flaco Leandro Martínez siguió en la mala racha, mientras Patricio Peñaloza fue lo más punzante en sus avances por derecha.

De todas maneras, Alumni no pasó demasiados problemas como para poner en riesgo su triunfo. Por el contrario, fue su victoria más tranquila en el campeonato.

Es cierto que Banda Norte no hizo una resistencia de jerarquía; tan cierto como que las mejorías del Fortinero quedaron plasmadas con signos positivos. Y en eso se basará para seguir en la pelea, ahora en la mitad de la tabla.

 

El árbitro

Federico Ojeda. El referí de Villa Mercedes no tuvo inconvenientes en un partido jugado sin violencia. Amonestó cuando era necesario y se guió bien con los asistentes. Cumplió.

 

La figura

Agustín Martellotto. El volante marcó el primer gol, con gran definición, y asistió en el segundo con el tiro de esquina. Pero además se mostró siempre e hizo jugar a sus compañeros. Los demás también tuvieron buen rendimiento, hasta Scalzo, que tapó un par de pelotas claves en el primer tiempo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus