Angustiosa situación por un traslado

Desesperados en el reclamo, familiares de Bayron se asentaron en la esquina del Pasteur para exigir el traslado

La familia de un bebé con neumonía aseguró que el propio director del Pasteur los envió a una clínica privada de Córdoba, donde luego le negaron la cama. Estuvo tres horas en un pasillo, cuando necesitaba cuidados intensivos

Desesperados en el reclamo, familiares de Bayron se asentaron en la esquina del Pasteur para exigir el traslado

En la madrugada de ayer, un grupo de personas hizo arder algunos neumáticos usados enfrente del Hospital Pasteur para reclamar el inmediato traslado de un bebé de apenas 5 meses de vida que se encontraba en delicado estado de salud.

Se trata de Bayron Alejandro Vieyra, hijo de Aylén Vieyra y Cristian Delgado, quien había ingresado el jueves pasado al nosocomio regional tras una recaída, ya que semanas antes sufrió infecciones en sus dos pequeños pulmones.

Según comentó a EL DIARIO la abuela de Bayron, Rosana Marín, en aquella oportunidad los profesionales del Hospital de Río Cuarto, donde se lo atendió al bebé, aconsejaron “derivarlo urgente a esa ciudad si le volvía a pasar algo” luego de haberle dado el alta.

“La doctora Natalia Ceballos (del Pasteur) no quiso derivar al nene y nos dijo que tenía una neumonía hospitalaria. El bebé no daba más, hasta entró en paro y lo tuvieron que reanimar”, narró angustiada la abuela del menor.

Desde el jueves hasta la mañana de ayer domingo la espera se hizo larga, porque toda la familia estaba advertida de que el niño debía estar en otro centro de salud, tal cual se lo habían dicho en Río Cuarto.

Fue en la mañana de ayer cuando, según el testimonio de la familia, el propio director del Pasteur, Luis Seggiaro, se presentó ante ellos para asegurarles que le había conseguido al niño una cama en la Unidad de Terapia Intensiva de una clínica privada de la ciudad de Córdoba.

“Fue una burla, jugó con la vida de mi nieto”, resumió Rosana Marín para pasar a contar que al llegar a la Clínica Acongagua de la capital provincial les dijeron que “no había ninguna orden de recibir al bebé y que no contaban con cama para él”.

Cuando la unidad equipada partió ayer a las 13 desde Villa María hacia Córdoba con el bebé a bordo no llevaban ninguna orden escrita, sino que viajaron “con la palabra del director (Seggiaro)”, afirmó la mujer.

“Lo dejaron tirado en un pasillo. Se quedaron las enfermeras y el médico que lo llevó en la ambulancia”, remarcó la mujer, denunciando negligencia de quienes trabajan en la salud pública.

 

No da para más

Bayron se encuentra ahora internado en el Hospital Pediátrico por gestiones del propio personal que acompañó al bebé en la ambulancia, pero estuvo en una situación crítica.

“Estuve hablando con una médica de Terapia Intensiva y me dijo que la obligaban a trabajar con niños en esa área aunque no esté capacitada”, confió a nuestro medio la abuela del bebé, Rosana Marín.

“Todo lo nuevo que hay en el hospital no lo sabían usar, se llamaban entre ellos para preguntarse”, finalizó diciendo.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus