El Diario del centro del país

Argentino se destapó en casa

Calderón convierte uno de los dos goles de su cuenta personal

LIGA VILLAMARIENSE – Apertura – Zona Centro – 5ta. fecha

El Lobo venció en su casa 4 a 0 a San Lorenzo de Las Playas, aunque no brilló en su aspecto futbolístico. Los goles de Vieyra, Romero y Calderón en dos oportunidades le permitieron ganar por primera vez en el campeonato

Escribe Pablo Luna Broggi

Tras un magro empate ante Unión Central la semana pasada, Argentino recibía en su casa a San Lorenzo de Las Playas con la intención de sumar de a tres por primera vez en el campeonato, y así comenzar a despegarse del fondo de la tabla de la competitiva Zona Centro.

La guarida del Lobo era explorada esta vez por un renovado San Lorenzo de Las Playas, que cada fin de semana se encarga de sorprender a un rival distinto por su cambio positivo en el juego, en el comportamiento, la actitud y el rendimiento físico. El Santo se convirtió en un equipo serio, en un plantel de Primera división consolidado cada vez más duro de roer.

Por ello, el partido no era fácil para el local, porque de perder quedaba en la última posición y esa posibilidad merodeaba cual fantasma por el campo de juego Albiazul.

El pitazo inicial del árbitro abrió el telón de un interesante partido de fútbol, en donde sucedió algo ilógico: el que jugó mejor gran parte de los 90 minutos se retiró de la cancha goleado 4 a 0. Situación difícil de creer, pero que se explica no solo por la enorme calidad de Claudio Díaz, sino también por la ineficacia de los delanteros Azulgrana, sumada al cansancio y desesperación de los jugadores visitantes sobre el final del encuentro.

La primera emoción del partido llegó al minuto, cuando un desborde del Lana Díaz derivó en un preciso centro que Calderón no pudo capitalizar.

Minutos después, cuando San Lorenzo parecía inclinar la cancha a su favor, llegó la inesperada apertura del marcador por el lado del local: tiro de esquina de Díaz, remate de Calderón, desvío en Nicolás Morra y gol. Sin embargo, el juez Favio Monje, le otorgó el tanto al delantero Albiazul.

Tras el 1 a 0 conseguido por el local, el conjunto conducido tácticamente por Pablo Maidana rápidamente fue en busca del empate. El que primero intentó lograr la paridad fue Darío Velázquez, con un remate de larga distancia que terminó yéndose demasiado alto. Minutos después, Nicolás Quinteros, ante la salida apresurada de Dante Alanis intentó convertir de “emboquillada”, pero la mala fortuna hizo que el balón terminara en el techo del arco, a pesar del grito de gol de toda la parcialidad visitante.

Casi llegando a los 25 minutos, Fernando Menchaca quedó mano a mano frente al uno local, pero definió débil a las manos del arquero. Igualmente, era San Lorenzo quien dominaba las acciones de juego, presionando en la línea de volantes, ganando las bandas y controlando el balón con tranquilidad.

Argentino estaba extrañamente apresurado, impreciso y hasta apático. Resultaba raro verlo así. El Santo merecía el empate porque estaba jugando con muchísima autoridad en barrio Nicolás Avellaneda.

Sin embargo, en el mejor momento del visitante, llegó un nuevo “baldazo de agua fría” que terminó ahogando las aspiraciones del equipo de Las Playas: un nuevo centro de Claudio Díaz, derivó en una serie de rebotes dentro del área (en donde también se vio una mano sin intención de un jugador de Argentino) que terminó en lo pies de Alexander Vieyra, que solo debió preocuparse por enviar el balón al fondo de la red para poner el 2 a 0 en el marcador.

La ventaja se estiraba, pero no lograba aplacar la calentura que tenía el Cholo Romero con sus dirigidos. Por ello, metió mano en el equipo y mandó a jugar desde el inicio del complemento a dos chicos de 14 años: Benjamín Oliva Martínez e Isaías Ñáñez, para tener más presencia del mediocampo para arriba.

Los cambios les vinieron bien al local, que paulatinamente fue mejorando con el correr de los minutos hasta lograr sobre el final una goleada inesperada.

A loso 39’, un gran pase del Lana habilitó al recién ingresado Diego Romero, para que el juvenil defina sin problemas ante la salida de Gastón Bonetto. En la jugada posterior, la fórmula se volvió a repetir, pero esta vez fue Matías Calderón quien no solo estiró su cuenta personal, sino también redondeó la goleada con un 4 a 0 impensado minutos antes.

Argentino ganó por primera vez en el campeonato y lo hizo con una goleada, pero le falta mejorar mucho en el juego. Algo esperado en tiempo de transición. San Lorenzo volvió a perder, pero ya está definitivamente en otra etapa. El equipo maduró mucho y vende muy caras las derrotas. Con unos pequeños ajustes puede convertirse en un muy buen rival.

 

La figura

Claudio Díaz. Sin lugar a dudas es el alma del equipo. Gracias al capitán Albiazul, y a su enorme jerarquía, el Lobo rescató sus primeros tres puntos del campeonato. Todos los goles derivaron de una intervención suya.

 

El árbitro

Fabio Monje. Muy bien. A pesar de alguna jugada en particular que se le pueda reclamar, manejó el partido con muchísima autoridad. Explicó cada resolución con paciencia para que los jugadores entendieran la decisión. No se alteró en ningún momento, ni provocó que lo hicieran jugadores y cuerpos técnicos. Muy educado en su accionar.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Nueva reunión en el Hipódromo

Alexis Loudet

Ameghino sumó un nuevo triunfo

Mercedes Dagna

Luego de la espera, se definen los pasajes hacia las semis

Daniel Rocha