El Diario del centro del país

Arquitectura como inversión: el otro tipo de desafío

Proyectos de pequeña escala, como pueden ser viviendas unifamiliares, oficinas o locales comerciales también pueden representar un importante reto arquitectónico para los profesionales que diariamente deben afrontar este tipo de iniciativas

Escriben Arq. Rodrigo Gómez
y Arq. Zacarías Moreno
de Arbol Arquitectos

El trabajo del arquitecto cubre un gran espectro de encargos, desde la Facultad nos enseñ̃an a buscar siempre, proyectos interesantes ligados a un concepto alegórico o alguna ingeniosa idea generadora, que le aporte esa gracia a la Arquitectura.

Salimos de esta institución con un afán de diseñar espacios que cumplan un rol social, cultural y hasta a veces artístico.

La realidad es que, si bien uno trata de buscar dicha veta, tenemos en nuestro camino, por la práctica profesional, proyectos de otra escala y con otros propó́sitos, pero no por eso menos desafiantes.

Hoy vamos a hablar de esa Arquitectura rechazada por los teóricos del diseño y la arquitectura: los proyectos de inversión y, en este caso, los de pequeña escala, como pueden ser viviendas unifamiliares, oficinas o locales comerciales.

¿Por qué decimos que esta rama, por más que sea netamente económica y comercial puede representar un importante desafío arquitectónico?

La respuesta es simple, pero no por eso fácil de cumplir, ya que debemos, como arquitectos, no solo diseñar teniendo en cuenta el optimizar al máximo los metros cuadrados y el bolsillo del cliente, sino también lograr un lenguaje vistoso y agradable para cualquier tipo de usuario.

Este famoso, y para algunos imposible, objetivo a lograr: un producto bueno, barato y bonito.

En el siguiente artículo mostraremos algunos casos en los que se pudo aproximar a este utópico resultado, desarrollando dos viviendas unifamiliares que fueron pensadas para ser construidas y puestas a la venta a modo de inversió́n económica.

La construcción como inversión segura

Cuando pensamos en arquitectura comercial o de inversión rápidamente nuestra mente se remite a un edificio en altura o complejo edilicio con mixtura de usos.

Lo cierto es que no es necesario abordar una inversión, desde la construcción, con un capital de decenas o cientos de millones de pesos.

Tampoco hace falta contar con un gran grupo inversor que apoye la iniciativa que se pretende impulsar.

Una persona o familia puede adentrarse en el mundo de los negocios de construcción y venta de sus propiedades si es guiada por un arquitecto.

Tales son los casos a continuación en donde nos encargaron el desarrollo, por parte de distintos clientes, de viviendas para familias de clase media conformada por tres a cinco integrantes.

Elementos a tener en cuenta en los diseños

Cuando hablamos de los metros cuadrados cubiertos de un proyecto de esta índole, no hablamos de reducir sino de optimizar los espacios de la propuesta.

Se trata siempre de buscar calidad espacial, por lo tanto calidad de vida.

Cada vez que diseñamos viviendas no nos olvidamos de las cualidades que la definen como una casa: un living cómodo, espacios iluminados y ventilados, cochera propia, espacio de recepción tipo hall, porch de ingreso, lavaderos separados de las cocinas, baños con antebaño, que las habitaciones privadas no estén en contacto directo con lo público.

Se buscan espacios que puedan ser valorados por los futuros habitantes que seguramente van a pagar por dicha cualidad.

Respecto a lo estético, nos ponemos como objetivo principal, que la fachada se diferencie de lo que vemos comúnmente, aportar identidad y carácter único a la futura casa de una familia.

Para lograr esta última premisa sin elevar tanto los costos de construcción nos proponemos darle detalle a nuestros diseños a partir del uso de la mampostería o del hormigón armado ya sea como viga o columna, para que se puede ejecutar durante la obra gruesa (etapa económica de la construcción) de modo que nos aseguremos que no se pierdan, como suele suceder, cuando el detalle está en una terminación o revestimiento (aspecto que se vuelve muy difícil de costear para el bolsillo casi agotado del cliente en la etapa final de la obra).

Casa AP

La premisa principal por parte del comitente fue la de lograr una casa súper compacta.

Es por eso que se organizó en 120 metros cuadrados con cochera quincho, tres dormitorios, cocina sectorizada y un generoso estar-comedor.

Además, el terreno contiene un árbol de procedencia autóctona y de copa frondosa que pasó a ser nuestro referente en la conformación estética de la fachada.

Para reforzar esta idea generamos un vacío, casi como un patio enfrente, que le aporta privacidad al ingreso.

El cribado de ladrillo es el recurso perfecto para acompañ̃ar este espacio intermedio, nos permite abrir la casa y conectarnos, pero sin perder intimidad en los habitantes de la misma.

Casa PI

A continuación les presentamos un proyecto diseñado como vivienda para inversión que no debía superar los 130m2.

La casa, de estilo minimalista, posee, hall, estar-comedor, cocina con barra, garage simple con posibilidad de expansión, dos dormitorios, baño y lavadero.

En una parcela de 10×30 se organizó la casa en dos bloques, el primero en la parte frontal, con espacios públicos y el segundo, con el sector privado, por detrás.

Para lograr calidad espacial, iluminación y ventilación cruzada en todos los ambientes, se plantea un patio de luz con presencia de vegetación.

Por último, en su fachada se plantea una gran superficie vidriada, protegida por parasoles verticales que le dan un carácter distintivo, aportando además seguridad y protección solar.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Los edificios por los que pasó la Municipalidad

Juan Pablo Morre

Ciudades y comunidades sustentables

Mercedes Dagna

Elección para Latinoamérica y España: La obra de 2018 es el foro Boca

Alexis Loudet