Arrendamientos a la suba

La primera estimación del costo de los alquileres de campos para la cosecha 2017-2018, arroja una clara tendencia a la suba. La Bolsa de Cereales de la provincia indicó que el promedio provincial está en unos 10,2 quintales por hectárea. Impulsan novedosas modalidades de arrendamiento

Si bien desde la Bolsa de Cereales de Córdoba aclaran que aún no están completos los datos, con la información de la red de productores que tiene la entidad en toda la provincia, se realizó la primera estimación del costo de los alquileres de campos en el territorio cordobés, que marca una clara tendencia alcista.

“El promedio provincial para la campaña 2017/2018 es de 10,2 quintales de soja por hectárea. El aumento frente a la campaña 2016/2017 es de 8,5% ó 0,8 quintales, siendo el más elevado de las últimas cinco campañas”, explicaron, aunque detallan que hay casos en los que se paga más de 17 quintales por hectárea, particularmente en zonas del Departamento Unión (ver recuadros con el detalle de cada localidad de la zona de influencia de Villa María).

“Si se mide en dólares, el precio de los alquileres asciende a 256 dólares por hectárea, lo que representa una suba del 12,5%”, agregaron. Entienden que la mayor suba en dólares se debe “a que las cotizaciones de los futuros a mayo 2018 se encuentran un 5% por sobre los valores que se registraron al momento de la cosecha del presente año”.

En departamentos del sur y este de la provincia, así como en sectores del norte de La Pampa y oeste de Santa Fe, persisten problemas de suelos y caminos por efecto de excesos hídricos, por lo que las empresas agropecuarias que trabajaban sobre campos alquilados se han desplazado sobre otras zonas de Córdoba generando una presión alcista sobre los alquileres, principalmente en la región centro norte de la provincia. En la zona sureste se verifica una recuperación en los valores, dado que en el ciclo 2016/2017, los departamentos Unión y Marcos Juárez sufrieron una caída de 1,5 y 4 quintales de soja por hectárea, respectivamente, debido a los daños causados por fenómenos climáticos extremos.

 

Arrendamientos “especiales”

En cuanto a las modalidades de arrendamiento, existe una caída en contratos a porcentaje frente a la opción de quintales fijos. Sin embargo, las modalidades a porcentaje se están utilizando en campos y zonas de la provincia que han sido afectados por situaciones de anegamiento y que no llegarían en las mejores condiciones para el nuevo ciclo. En este sentido, una de las principales novedades es la aplicación de contratos a quintales fijos donde únicamente se paga por la superficie efectivamente cosechada, a los efectos de reducir el riesgo productivo. Otra de las opciones utilizadas son esquemas mixtos donde se pacta una parte en quintales fijos y un saldo a porcentaje según los rendimientos obtenidos a cosecha. Puntualmente estas modalidades se han registrado en zonas circundantes a las localidades de Porteña, San Francisco, Leones, Marcos Juárez, Hipólito Buchardo, Jovita, Serrano y Laborde.

 

El caso del maní

Otra novedad de la presente campaña tiene como protagonista al cultivo de maní, donde se están incluyendo cláusulas específicas en los contratos para que, al finalizar la cosecha, el propietario del lote esté obligado a realizar un cultivo de cobertura, cuyo costo se afronta con parte de lo cobrado por el arriendo. Asimismo, existen campos que se están ofreciendo con descuentos de un quintal por hectárea respecto al promedio para aquellos productores que siembren maíz. Estas prácticas de rotación y conservación de suelos contribuyen a mantener una producción sustentable en el tiempo.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus