El Diario del centro del país

Autoconvocados dieron 15 días de plazo para erradicar agrotóxicos

Un avión en plena fumigación

MARCOS JUAREZ – Fueron recibidos en el Concejo Deliberante

Un grupo de vecinos se dirigió ayer a la Municipalidad para exigir el cumplimiento de la ordenanza sancionada hace cuatro años para erradicar del casco urbano las empresas que trabajan con agrotóxicos

Como lo hizo buena parte de los habitantes de Monte Maíz, como lo hicieron las madres del barrio Ituzaingó Anexo en Córdoba capital, vecinos de Marcos Juárez se autoconvocaron para transitar por el mismo camino, alarmados por “la gran cantidad de casos de cáncer que tenemos en la ciudad”.

Luego de una serie de acciones, llegaron el viernes pasado a una reunión en la sede de la Cooperativa de Trabajo Aby Yala, de la cual surgió la convocatoria de ayer a la Municipalidad, donde esperaron en vano ser atendidos, según relató una integrante del colectivo a un periodista de El Diario. “Sí, fuimos recibidos después de mucho esperar por la presidenta del Concejo Deliberante, Sara Majorel”, añadió.

En el intercambio con quien encabeza el Legislativo local, los ciudadanos autoconvocados aceptaron dar un plazo de dos semanas para que se adopten las medidas necesarias que lleven al cumplimiento de lo establecido por la legislación vigente en la materia.

 

La ordenanza

La ordenanza de agroquímicos/agrotóxicos se votó hace cuatro años “y dejaba espacios en blanco respecto de las zonas donde podían trasladarse las empresas que no podían seguir trabajando dentro del ejido demarcado por la misma normativa”, se explicaba en el portal de Radio Ciudad.

La Municipalidad había avanzado el año pasado en un Plan de Ordenamiento Urbano luego de convocar a particulares, empresarios e instituciones. En ese marco determinó que las empresas que trabajen con esos productos nocivos para la salud se tienen que ubicar en el sector noroeste.

“Una vez establecido el lugar, tenemos que darles un plazo a las empresas para que puedan marcharse”, había comentado Majorel a la misma emisora antes de recibir a los vecinos autoconvocados.

Pero la urgencia de los autoconvocados ante los reiterados casos de enfermedades precipita los tiempos: para dentro de dos semanas esperan respuestas.

Les preocupan los depósitos y también “una pista desde donde despega un avión fumigador cargado con contaminantes, y que además son manipulados en el interior del predio (carga, descarga, lavado, etcétera), ya que el desarrollo urbano ha dejado a la misma en zona de viviendas”.

“La salud de la gente no es una mercancía, no se negocia. La única manera de poder lograr la voluntad de un pueblo es con este en la calle pidiendo por que no se vulnere el derecho a la salud, consagrado por el artículo 41 de la Constitución Nacional”, resolvieron en la última reunión.

Allí mismo “se escucharon las experiencias y relatos de quienes padecen por cercanía o en propia persona las enfermedades, producto los contaminantes, la mayoría de las veces tan solo por vivir en un lugar que el estado olvida al hacer primar intereses económicos particulares de unos pocos en detrimento de muchos”.

Coincidieron además en que “los tiempos de la política y la Justicia no son los mismos que los de la gente que se nos muere”.

Es por ello que ayer fueron a entrevistarse con las autoridades, como esperan hacerlo con más ciudadanos todavía dentro de dos semanas.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Consagradas en la madrugada

Daniel Rocha

Más para sumar

Noemí Bramardo

Distribuyeron los cargos en la Cooperativa de Servicios Públicos

Daniel Rocha