El Diario del centro del país

Bosio pidió la elevación a juicio de la causa contra Eduardo Brandolín

Si el requerimiento del fiscal queda firme, Eduardo Brandolín será juzgado en Villa María antes de fin de año

Caso Roganti – El sindicalista cordobés quedó a un paso de sentarse en el banquillo

El funcionario villamariense considera que “la investigación está concluida” y solicitó que el hecho que se le atribuye al dirigente lucifuercista sea ventilado en juicio oral y público. De todos modos, la Defensa puede oponerse a la medida procesal

El fiscal René Bosio solicitó ayer la elevación a juicio de la causa penal que se le sigue al sindicalista cordobés Eduardo Angel Brandolín (63) por la presunta autoría intelectual del atentado contra la vida de Alejandro “Caño” Roganti (57), ocurrido en esta ciudad hace casi 11 años.

El funcionario judicial considera que “la investigación penal preparatoria está concluida”, por lo que en las últimas horas dictó el requerimiento de citación a juicio y notificó a las partes, aunque los defensores tienen tiempo hasta el 1 de abril para oponerse a la medida procesal.

Brandolín está acusado de haber mandado a matar a Roganti a raíz de una serie de denuncias que había realizado el exlegislador provincial sobre supuestas irregularidades en la administración de la Seccional Villa María del Sindicato Regional de Luz y Fuerza, hecho que fue perpetrado el 14 de abril de 2008 en barrio Rivadavia, en uno de los sucesos policiales más impactantes de las últimas décadas.

La resolución adoptada por el fiscal Bosio alcanza al gremialista de la capital provincial y a los otros dos imputados que tiene la causa: el también cordobés Miguel Angel Valente (64), “mano derecha” de Brandolín y encargado de la Casa del Estudiante que el gremio posee en la capital provincial, y la santafesina Dévora Raquel Eve (47), hermana mayor de Sebastián Baltazar (45) y Maximiliano Francisco Eve (41), ya condenados como coautores materiales del brutal ataque a balazos.

Miguel Valente, “mano derecha” del dirigente lucifuercista de Córdoba

Grave acusación

El dirigente lucifuercista está imputado como presunto autor de “homicidio triplemente calificado, por precio o promesa remuneratoria, por alevosía y por uso de arma de fuego, en grado de tentativa y en calidad de instigador” (autor intelectual), mientras que a Valente y a Eve se les atribuye el mismo delito, pero en calidad de “partícipes necesarios”.

Cabe recordar que en los primeros días del pasado mes de febrero, en un nuevo traspié judicial del sindicalista y sus presuntos cómplices, la Cámara del Crimen de la ciudad de Río Tercero rechazó las apelaciones presentadas por los abogados defensores y ratificó las acusaciones que se les atribuyen a los tres.

La Justicia no solo rechazó los pedidos de cese de prisión, sino que confirmó por segunda vez todo lo actuado por Bosio, quien sostiene que Brandolín le encargó a Valente contratar a dos sicarios para asesinar a Roganti y que, para ello, Valente contactó a la hermana de los santafesinos, a quienes les habrían pagado 10.000 pesos para ejecutar el plan criminal.

El gremialista domiciliado en la capital provincial está detenido desde el miércoles 25 de julio del año pasado, luego que el fiscal ordenara su captura al atribuirle la autoría intelectual del alevoso ataque a balazos, mientras que sus presuntos cómplices fueron privados de la libertad un día antes.

 

Pueden oponerse

Tras la requisitoria del instructor de la causa, los letrados cordobeses Ernesto José y Ernesto Alfredo Gavier (padre e hijo, codefensores de Brandolín), Lucas Colazo (Valente) y Tomás Aramayo (Eve), tienen tiempo hasta el lunes 1 de abril para oponerse a la elevación a juicio.

En caso de hacerlo, será nuevamente la jueza de Control de los Tribunales locales, Edith Lezama de Pereyra, quien deberá resolver la cuestión. Sin embargo, como en su momento la magistrada confirmó las prisiones preventivas de los tres imputados, todo hace presumir que fallará en consecuencia.

 

Un atentado mafioso

El alevoso atentado contra la vida de Roganti no solo conmocionó a la opinión pública villamariense, sino que causó estupor en toda la provincia -e incluso tuvo una amplia repercusión a nivel nacional- por sus características mafiosas.

La noche del lunes 14 de abril de 2008, Sebastián Eve golpeó la puerta de la casa del exdirigente gremial de Luz y Fuerza, ubicada en calle Las Heras al 1200, y cuando Alejandro lo atendió, sin mediar palabra le descerrajó cinco balazos sobre su humanidad, ocasionándole graves heridas que pusieron en serio peligro su vida.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

El barrio Los Olmos fue el más premiado de los Carnavales

Noemí Bramardo

“Pilín” Sosa ya está en la cárcel y lo van a indagar la semana que viene

Mercedes Dagna

Impulsan a Accastello como gobernador

Noemí Bramardo