El Diario del centro del país

Buscan apertura de las empresas para dar a conocer sus servicios

Jonatan Jusid, Rosana Pajón y Julio Peralta, ayer en su visita a El Diario

OLIVA – Cooperativa de trabajadores ciegos

Jonatan Jusid y Julio Peralta son dos ciegos que dan batalla con la Cooperativa de Trabajo Inclutel, junto a otros dos integrantes. Ofrecen servicio de atención telefónica (call center) y software, a la que se pueden asociar otros ciegos del país para una fuente de empleo inclusiva, sin demagogia y desde sus casas

Jonatan Jusid y Julio Peralta buscan ampliar el mercado de la Cooperativa de Trabajo Inclutel Limitada, que ofrece atención telefónica y desarrollo software. Junto a dos socios más, Bruno Broiero y Mara Schönfeld (esta última de Cosquín) sostienen desde hace dos años (fue fundada el 2 de diciembre de 2016), “la única empresa de este tipo, atendida por ciegos”, tal lo marcaron.

El presidente del Consejo de Administración de este emprendimiento nació desde la organización de la economía social es Jusid, en tanto Peralta se desempeña como secretario y además integra el programa de inclusión Agora, de FAICA, la Federación Argentina de Instituciones de Ciegos y Amblíopes (personas con disminución visual).

A partir de esto, al equipo se le sumó recientemente la trabajadora social Rosana Pajón, de Cáritas Parroquial Oliva, perteneciente a la Diócesis de Villa María, con la tarea de “tender puentes”, por lo que ayer concretaron una serie de entrevistas iniciadas semanas atrás, difundieron su propuesta, en el marco del programa mencionado celebraron la firma de un compromiso con Grupo de Empresas Sociales de Trabajo Asociado (GESTA), que le permitirían mayor difusión y marketing estratégico a los olivenses, en pos de obtener contratos para brindar sus servicios.

“El programa nacional brinda capacitación e inserción laboral, por lo que va en el orden de lo solicitado, en cuanto a un experto en marketing para difundir y lograr clientes”, explicaron.

 

Mayor apertura

“Hace falta más acompañamiento de las empresas de la región. La sociedad y las firmas a las que ofrecemos el servicio a veces ignoran la capacidad de trabajo que podemos poner a su disposición, o quizás algo estamos haciendo mal”, expresó Jusid.

En esa línea, sostuvo que “hay algo de reticencia, pero es necesario que tengan la apertura suficiente para trabajar en conjunto. Seguro que con la gestión y el trabajo vamos a dar con las piezas para cambiar desde la inserción. Inclutel es una linda palabra, pero de nada sirve si nos quedamos ahí, por eso siempre la propuesta es sumar”.

En ese sentido, afirmaron que el emprendimiento “es una fuente de trabajo inclusiva” y a la hora de revisar en qué trabajan o se desempeñan otros ciegos del país, indicaron que en muchos de los casos, están relacionados al arte, como el Coro Polifónico de la Nación, o sea que depende del Estado y son más de 70 personas, también hay una orquesta y demás.

 

Tres objetivos

En cuanto a los objetivos de Inclutel, remarcaron que “siempre se trata de sumar” a personas ciegas o disminuidos visuales “de todo el país, que pueden ser parte de esta propuesta, desde sus casas, desde sus lugares de origen”, y subrayaron que “se trata de hechos, no de demagogia”, manifestaron en contra de los falsos conceptos que remiten a la creación de puestos como “depósitos de ciegos”.

“Solo desde la equidad podemos llegar a construir un espacio digno para todos, de iguales”, resaltó Peralta. “También como sujetos de derecho”, acotó Pajón.

 

Una evaluación

Con la Cooperativa de Servicios Públicos de Oliva, el único cliente hasta el momento a quien brindan “la atención de todos los llamados, la derivación correspondiente a cada área, la creación de la orden y carga de la misma en el sistema, más la información del estado de cuenta de cada socio (prepago)”. Antes también realizaban los aviso de deuda y se generaba el compromiso de pago, aunque esta habría sido delegado a otro personal.

Sobre la autoevaluación de la actividad y servicio ofrecido a esta entidad, también de la economía social y que los acompañó desde el primer momento, indicaron que “la cooperativa (de servicios) tiene una gran virtud y es que son auténticos y han valorado con 10 lo que hemos realizado hasta hoy, aunque siempre piden mejorar, no quedarse en lo que se llama una zona de confort”.

“Cuando tuvimos los primeros contactos, debimos repasar y preguntar sobre esa evaluación para saber en dónde estábamos parados, y nos encontramos con que el producto a ofrecer es excelente”, aportó Rosana Pajón, por parte de Cáritas.

 

Todavía no

De los tres principales ejes planteados a la hora de crear Inclutel, dan cuenta que cumplieron “en la apertura de puestos de trabajo para personas ciegas de la ciudad, aunque resta que se acoplen” a la iniciativa algunos pares de otras latitudes; que en segundo lugar, “la inserción social que da el trabajo se va construyendo”; pero lamentaron que “todavía no” hayan alcanzado un ingreso digno, como tercer ítem en las expectativas, y es justamente uno de los factores que los moviliza.

También en la jornada de ayer mantuvieron un encuentro con el rector Luis Negretti, de la Universidad Nacional de Villa María (UNVM), para acceder en capacitación para estrategias de marketing y firma de un compromiso de difusión de la Cooperativa Inclutel.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

En la búsqueda de una alimentación saludable

Alexis Loudet

Mamógrafo móvil en Chilibroste

Daniel Rocha

La educación técnica festejó una década

Noemí Bramardo