Caricias mundiales

El gato tiene una enfermedad que contagia a seres humanos, pero Elaine le dio la tranquilidad en el abrazo
El gato tiene una enfermedad que contagia a seres humanos, pero Elaine le dio la tranquilidad en el abrazo

Existen historias que surgen repentinamente y se instalan con fuego en el mundo de los animales.

Le sucedió a una mujer, en un lugar de siempre y con la rutina de siempre, en Estados Unidos, pero desatando una historia que recorrió el mundo.

Para Elaine Seamans, lo que podría haber sido una visita de rutina al refugio de animales de su ciudad, se transformó en una experiencia que tocó el corazón de miles de personas.

Elaine se encontró en el refugio con un animal que le llamó la atención apenas pasó por su jaula. Se trataba de un gato mestizo que había sido rescatado.

“Vi cuatro perros que necesitaban ayuda, y luego lo vi a él”, contó Seamans a ABC News, quien lidera una fundación sin fines de lucro que provee cuidados médicos a perros de la calle. “Normalmente no ayudamos gatos, pero no había manera de que lo ignorara”, agregó.

El gato malherido se las arregló para darse vuelta y maullarle a Seamans.

“Se me acercó y lo tomé en mis brazos. Era tan flaco y tan débil… Enseguida puso su cabecita en mis hombros”, contó emocionada.

 

Sufrido

Valentino es un gato con un pasado misterioso, pero no hay duda de que ha llevado una vida difícil. Sucio, con heridas, y aún no castrado, nadie quería tocar al gatito enfermizo en ese refugio de animales en Los Angeles. Sin embargo, cuando consiguió quién le dé cariño todos lo celebraron, llegando a cautivar a usuarios de Facebook de todo el mundo.

Los ojos de Valentino estaban cerrados por estar muy embarrados e hinchados, dificultándole la visión. Además, el felino padecía sarna sarcóptica, una condición que es contagiosa para animales y seres humanos.

La vida de Valentino cambió cuando Elaine Seamans pasó por esa jaula en el refugio de animales de Baldwin Park.

“El estiró su patita e hizo un pequeño maullido, era como si estuviera llorando sin verbalizarlo: ‘Ayúdame…’ Hay ocasiones cuando seguir caminando no es una opción”, dijo Seamans. “Tienes que parar. Este fue una de estas veces”, añadió.

Lo que no sabía ella en ese entonces es que el gato sufría de una enfermedad altamente contagiosa que requiere de muchos cuidados. Sin embargo, ella asegura que no se arrepiente del riesgo que corrió ese día.

Seamans sabía que Valentino estaba en muy mal estado. Le envió un mensaje a su amigo Toby Wisneski, CEO de una fundación que se encarga de animales con enfermedades terminales.

Wisneski respondió inmediatamente y se acercó al refugio. Le prometió que Valentino iba a recibir el mejor cuidado posible.

“Escuché un pequeño ‘miau’ y eso cerró el trato”, contó Wisneski a ABC News.

Gracias a estas personas, Valentino se está recuperando bajo cuidados intensivos. Además de sarna, el animal sufría de bajos niveles de glucosa, infecciones que le dejaron los ojos cerrados por la hinchazón, deshidratación y gastroenteritis. Sin embargo, la veterinaria Michelle Dulake, que se estuvo ocupando de su recuperación, aseguró que va a mejorar.

“Somos optimistas y creemos que va a tener una muy buena vida”, afirmó Dulake. “Es un gato muy dulce. Me alegra mucho que lo hayan encontrado”, añadió.

El apoyo que empezaron a recibir del público alrededor del mundo cuando difundieron la historia fue abrumador, según contó Wisneski.

“Las personas que colaboraron son maravillosas. Recibimos donaciones de Suecia, Australia, Austria. Sólo hacíamos lo correcto: ayudar a aquellos que no pueden ayudarse a sí mismos y a aquellos que nadie quiere”, aseguró.

Curioso destino entonces el de Valentino (se llama así en honor al Día de San Valentín), quien de ser un gato que nadie quería tocar, llegó a recibir caricias mundiales, mientras espera recuperarse pronto.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus