Cavigliasso y Urquía, dos dakarianos en el museo

Un momento de la charla de los dos protagonistas junto al periodista Roberto Alassia (foto, gentileza Carlos Monjes)

Charla en Don Iris

Con una interesante cantidad de asistentes se llevó a cabo el pasado viernes en el Museo Don Iris de nuestra ciudad la charla con los representantes cordobeses en el Dakar 2018, Nicolás Cavigliasso y Sebastián Urquía. Ambos pilotos tuvieron la fortuna de ver la rampa final en la reciente edición de esta competencia extrema que en esta oportunidad concluyó en la ciudad de Córdoba.

Durante la charla, ambos pilotos fueron contando sus vivencias de las exigencias que debieron sortear para completar la carrera más exigente y extensa del mundo.

A su turno, Sebastián Urquía (oriundo de General Deheza) manifestó: “Fue una noche muy linda porque uno, a medida que cuenta cosas, va recordando los caminos y las situaciones. Todavía no tengo determinado si voy a correr el año próximo, mucho depende de por dónde va a transitar. Al respecto, todo se va a definir en abril, lo único confirmado es Perú, nuestro país tendría un recorrido acotado, pero habrá que esperar. La idea es continuar con la moto KTM que utilice este año, pero no obstante adquirí un UTV y la idea a mediano plazo sería correr con esa unidad, pero por ahora hay moto para rato”.

Nicolás Cavigliaso (oriundo de General Cabrera) declaró: “Quiero agradecer a la gente del Museo por el recibimiento; la verdad que no conocía este espacio y me sorprendió. Para correr el Dakar, me preparé todo el año, corrí varias competencias en el país y en el exterior, entre ellas en Marruecos, donde gané. Pensé que le podía dar batalla y a medida que avanzaban las etapas me iba entusiasmando; no me considero un heredero de los hermanos Patronelli, ojalá pueda llegar a obtener los resultados que ellos lograron, vamos por buen camino. Respecto a la decisión de correr con un cuatriciclo de 450 cc, lo hice porque me sentía más cómodo porque es la cilindrada que manejo desde hace 10 años. La verdad es que en lo trabado les hacía diferencias, pero en la parte recta perdía bastante. Ahora voy a preparar un 700 cc y luego voy a comparar y allí sacaré mis conclusiones”.

Al cierre Alberto Fenoglio entregó sendas plaquetas a los ilustres visitantes, que además dejaron presentes para el museo. Sebastián Urquía obsequió un casco y un par de guantes usados en la última competencia.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus