El Diario del centro del país

Charla sobre temas claves para el tambo

Ana María Canal, docente de la carrera de Veterinaria de Esperanza, Santa Fe

ACA Tío Pujio organizó la actividad con dos especialistas en control de tuberculosis y en crianza artificial de terneros

Más de 100 productores tamberos de la región participaron de la charla que se llevó a cabo ayer en la Sociedad Rural de Villa María. Disertaron Ana María Canal, sobre tuberculosis bovina y Raquel Vissani, sobre crianza artificial de terneros

Raquel Vissani, ingeniera zootenista de Bell Ville

Desde el departamento de Nutrición Animal de la Asociación de Cooperativas Argentinas (ACA) Tío Pujio impulsaron una actividad de capacitación para productores tamberos en base a dos áreas claves: sanidad y crianza.

La charla se realizó ayer y convocaron a las dos especialistas más destacadas en la materia: Ana María Canal y Raquel Vissani.

La primera viene trabajando hace tres décadas en acciones para controlar la tuberculosis y es docente de la carrera de Veterinaria de Esperanza, Provincia de Santa Fe. La segunda, puso en marcha lo que ella llama “guardería” de terneros en la Escuela de Agronomía de Bell Ville.

 

Tuberculosis

“La tuberculosis es una enfermedad que afecta a todas las especies, pero en bovinos se puede transmitir a las personas y también a otras especies como gatos, perros y animales de compañía”.

El problema en los rodeos vacunos es que un animal con tuberculosis transmite al resto “ya sea por vía aerógena o a través de la leche a los terneros”. En consecuencia, cada animal positivo a la enfermedad “corre el riesgo de hacer progresar el mal dentro del establecimiento”.

Valoró que desde el año 2012 hay una Resolución del Senasa por la cual se obliga a los tambos y cabañas a controlar hasta llegar a la erradicación. “Es fácil decirlo, pero difícil concretarlo. Pero hay que empezar a hacer el control para llegar a erradicarlo”, planteó.

Recomendó a los productores que antes que nada “trabajen con los veterinarios”, que cumplen un rol “que va más allá de la prueba tuberculínica, sino que también haga un plan de saneamiento”.

“Hay que saber qué animales están afectados, qué contacto tienen entre ellos, qué posibilidades de transmisión hay. Todo eso hay que trabajarlo entre el productor, el tambero y toda la familia que trabaja en el tambo. Todos tienen que tener la misma capacitación”, expresó la especialista.

Dijo que en Argentina se viene trabajando intensamente para controlar la tuberculosis “por lo que a nivel general se puede decir que va bajando la incidencia”.

“El mejor dato que tenemos es el de los animales que van con lesiones a frigorífico y eso viene gradualmente bajando. Pero siempre quedan nichos, o establecimientos que no trabajan bien y que señalan que tienen tal porcentaje de prevalencia. Pero eso no basta. Hay que saber si son las vacas, vaquillonas o toros”, señaló.

En definitiva, “no hay que aflojar”. “Sabemos que el Gobierno no paga por el control y todo el plan de saneamiento corre por cuenta del productor y no son muy sencillos de llevar a cabo. Pero también hay que hacer un análisis de costo beneficio, porque con la tuberculosis se pierde. Si entra un animal positivo al establecimiento, se pierde todo lo que se hizo”.

“Por eso, hay que empezar cuando uno compra, muchas veces el productor va a una feria y adquiere un buen animal, un reproductor con genética y lo compra sin preguntar por la sanidad”, agregó.

Por eso, más allá de los costos, hay que pensar en la ecuación con los beneficios, porque sin control el productor “pierde porque las vacas con tuberculosis producen menos leche, pierde porque produce abortos, hay falta de preñez. Si llevan un animal al frigorífico lo decomisan. Eso es lo que hay que analizar y poner sobre la mesa para calcular el costo del plan de saneamiento”, concluyó.

 

Crianza artificial

Raquel Vissani, ingeniera zootenista, señaló que la crianza exitosa define el éxito del tambo. “La crianza y la recría de nuestras terneras es fundamental, desde el punto de vista sanitario y desde la alimentación”, planteó.

Abordó la charla desde lo técnico, lo productivo y desde lo operario. “Estos tres actores que participan en el sistema deben organizar un trabajo en equipo”, señaló.

Al referirse a la experiencia en Bell Ville, la profesional que manejó durante una década “la guardería de terneros”, con momentos en los que tenían a su cargo la crianza de 800 ejemplares, dijo que fue “una experiencia que me ayudó desde el punto de vista profesional saber dónde uno tiene que poner el ojo. Fundamentalmente, cuando la vaca está seca, cuando está por parir y allí empezar a poner toda nuestra mirada para hacer las cosas bien, de manera tal que cuando llegue el ternero a la crianza las cosas no se compliquen”.

Recomendó a los productores trabajar tranqueras adentro “con los factores que podemos modificar, porque a los vaivenes económicos no los manejamos”.

Dijo, en ese punto, que muchas veces el productor comete el error de “hacer grandes inversiones construyendo una estructura espectacular, pero deja de lado detalles pequeños, de manejo, que tiran por la borda esa inversión. Acá hay una cuestión que tiene que ver básicamente con la sanidad, la alimentación y el ambiente y fundamentalmente el manejo, que es lo que cierra un círculo exitoso”, concluyó

 

En el Día de la Mujer, fueron precisamente dos mujeres las que disertaron sobre los temas en los que son referentes nacionales.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

El terror del maíz

Juan Pablo Morre

Mejoraron las exportaciones

Daniel Rocha

Capacitaron a las Pymes para el Fontar

Mercedes Dagna