Chicos con aciertos grandes

En Plaza Ocampo y con eficacia en la definición, el seleccionado villamariense le ganó 4-2 a su par de Río Cuarto. Con la victoria en la ida (1-0), el equipo de los Moretti sigue en carrera en su objetivo por clasificar al Nacional

Los festejos de los pibes locales repitieron en Plaza Ocampo

Apelando a su poder de gol y a la categoría individual de sus atacantes, y también al esfuerzo colectivo para controlar a un rival que mostró su poderío en gran parte de la serie, los pibes de la Liga Villamariense superaron 4 a 2 (5-2 global) en Plaza Ocampo a su par de Río Cuarto y sigue en carrera en su afán de representar al fútbol local en el plano nacional.

Nuevamente, fueron claves los arranques contundentes de los juveniles de la Liga local, sin perdonar cada avance o falla defensiva de los juveniles de Río Cuarto, que siempre debieron remarla de atrás en la serie y con un muy buen papel colectivo, pero careció de la profundidad que sí tuvieron los atacantes del equipo conducido por los hermanos Moretti.

Entonces, con eficacia y practicidad, la LVF superó con un resultado amplio la serie de semifinales del Torneo que desarrolla la Unión de Ligas de la Región Centro, más allá de que en el campo de juego todo navegó con una marcada paridad.

A los 4’, Lautaro Barrenechea (de trabajo firme y consistente en toda la serie desde el fondo), envió el pase profundo para que Isaías Candiotto ingresará al área y, con jerarquía, definiera con el pie abierto al palo más lejano del arquero rival.

Ese 1 a 0 (2 a 0 global) parecía ir definiendo la historia, pero dicha estocada no detuvo el andar del visitante, que captó el dominio y atacó esencialmente por la banda izquierda.

De todos modos, el tanto del empate llegó en una acción de pelota parada: a los 20’, en un tiro de esquina, Coronel ganó en el área rival, Piola logró atajar con estupenda reacción, pero con la mala fortuna de que la pelota impactó en Bencivenga -quien venía acompañando la trayectoria del balón- y, con ese gol en contra, llegó el 1 a 1.

No obstante, otra vez y como sucedió en el inicio de cada período, a los 30’’ Gabriel Caudana (de mayor participación en la complementaria) del segundo tiempo fue derribado por el arquero y el referí cobró un claro penal que Candiotto, con tiro cruzado y rasante, canjeó por gol: 2 a 1.

Nuevamente, el rival se vio obligado a ir por la heroica y atacó con todo el arco de Piola, quien respondió muy bien a los 7’, pero en la siguiente, a los 13’, calculó mal un envío aéreo y Ruffinengo anotó el 2 a 2.

Pero, ante otro panorama complicado, el combinado de la liga local respondió con contundencia, algo de fortuna y la jerarquía individual de Isaías Candiotto; es que, un minuto después del gol rival y ubicado por derecha, el pibe de Argentino eludió a su rival, mandó el centro atrás para que González disparará de primera y la pelota, tras desvió en un rival, se metió en el arco: 3 a 2.

Y, en la siguiente, Candiotto robó una pelota en la salida del adversario, metió doble pisadita y un pase filtrado para que Caudana, a pura velocidad, se metiera al área y tirará fuerte al primer palo y el balón, ante una floja respuesta del arquero rival, se incrustó en el fondo del arco: 4 a 2.

Dicho gol, definitivamente, definió el cotejo, ejemplo de eso fue que ambos cuerpos técnicos hicieron ingresar a todos los juveniles que no habían tenido acción en la serie. Y, tras el pitazo final, llegó el festejo de los juveniles de la Liga local, que logró superar a un rival de fuste y ahora espera por Punilla o Ischilín, que el miércoles definen su cruce y, de reojo, a Béccar Varela, el potencial rival en caso de pasar la instancia que se viene y con el cual definirá el pasaje al certamen nacional de la categoría.

 

“Marcamos en los momentos justos”

“Hicimos los goles en los momentos justos y creo que eso fue agrandando a los pibes; acá había que salir a buscar el triunfo, el 1 a 0 allá no era garantía de nada y por suerte los chicos lo entendieron a la perfección”.

“Salimos a buscarlo al partido porque tenemos delanteros muy veloces y era clave encontrarlos; se dio como lo habíamos planteado ya que tuvimos poco de tiempo para preparar esta serie, pero gracias a Dios salió todo bien y ante un rival que demostró que juega bien, con jugadores que podían desequilibrar en todo momento”.

“Entre nosotros (los hermanos Moretti) hablamos de que era uno de los partidos más importantes en nuestra carrera, que tenemos la posibilidad de participar en esto, de representar a la Liga y queremos dejarla bien arriba, como se lo merece. Por lo que, hasta el Nacional, no vamos a parar”.

Gustavo Moretti

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus