El Diario del centro del país

Cinco condenas en cuatro juicios

En primer plano, Juan Alexander Gallardo; detrás, en el banquillo, su “socio” en la venta de drogas, Yair Aseff

Procesos abreviados – Por narcomenudeo, violencia de género, robo y otros delitos

Las penas recayeron en Juan Gallardo, Yair Aseff, Claudio Fiora (recibieron tres años de prisión efectiva), Jorge Azcurra (un año efectivo y declaración de reincidencia) y Carlos Gerhauser (dos años en suspenso). Los cuatro primeros continúan privados de la libertad

Cinco hombres fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen de Villa María, en una maratónica jornada de cuatro juicios orales y públicos que se realizaron bajo la modalidad de trámite abreviado, luego que todos confesaran los delitos que se les atribuían.

Las sanciones más altas les fueron impuestas a dos jóvenes que se dedicaban al narcomenudeo en esta ciudad y a un vecino de Pampayasta por hechos de violencia de género en perjuicio de su expareja, quienes en dos audiencias diferentes recibieron sanciones de tres años de prisión de cumplimiento efectivo.

En los otros dos procesos penales, en tanto, un vecino de Río Tercero fue sentenciado a un año de cárcel y se lo declaró reincidente porque tenía una condena anterior, mientras que a un arquitecto villamariense se le impuso una pena de dos años de prisión en suspenso y fue el único que compareció en libertad y que conservó el estado al concluir el debate.

 

Vendían drogas

En el primero de los cuatro juicios, el camarista Félix Martínez condenó a Yair Juan Aseff (30) y a Juan Alexander Gallardo (29), luego de declararlos coautores responsables de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización” y “comercialización de estupefacientes”.

Aseff fue detenido el 22 de diciembre del año pasado en un domicilio de calle Belgrano al 100, en barrio Centro sur de Villa María, donde la Fuerza Policial Antinarcotráfico (FPA) secuestró 766 dosis de cocaína y 36 de marihuana, fraccionadas para la venta, además de dinero en efectivo, dos balanzas digitales y otros elementos relacionados con la actividad ilegal que se ejercía en el lugar.

Producto de la investigación, dirigida por el fiscal de Lucha contra el Narcotráfico, Walter Gesino, el 31 de enero de este año la FPA arrestó a Gallardo, alias “Flaco”, quien se encargaba de repartir los pedidos que receptaba su “socio”.

Ambos sujetos se declararon culpables de los hechos por los que fueron procesados, lo que posibilitó que el juicio se abreviara en su desarrollo. Sin embargo, a la hora de los alegatos el fiscal Francisco Márquez y las abogadas María Cristina Valles (Aseff) y Florencia Vottero (Gallardo) discreparon en el monto de las penas.

El acusador público solicitó para los dos narcomenudistas condenas de cuatro años de prisión efectiva, el mínimo previsto por el artículo 5 de la Ley Federal Nº 23.737, mientras que las defensoras plantearon la inconstitucionalidad de la escala penal y pidieron penas de tres años de cárcel, pero de ejecución condicional (es decir, en suspenso), porque ninguno de sus clientes registraban antecedentes.

Al dictar sentencia, el juez Martínez hizo lugar al planteo de las dos letradas e impuso sanciones de tres años, pero de cumplimiento efectivo, por lo que tanto Aseff como Gallardo quedaron en situación de acceder a la “libertad condicional”.

 

Celos desmedidos

En otra audiencia realizada en la víspera, la jueza Eve Flores le impuso tres años de prisión efectiva a un hombre oriundo de Hernando por una serie de hechos de violencia de género cometidos en la vecina localidad de Pampayasta Sud.

Se trata de Claudio Luis Fiora (36), alias “Chapu”, quien fue declarado culpable de los delitos de “amenazas”, “desobediencia a la autoridad reiterada” (nueve hechos) y “violación de domicilio reiterado” (ocho hechos) en perjuicio de quien había sido su pareja, María José Civallero.

Como dato llamativo, hay que señalar que entre el 12 de diciembre de 2017 y el 26 de febrero del corriente año, Fiora se contactó en 530 oportunidades con la mujer (enviándole mensajes de texto o llamándola por teléfono), violando así una orden judicial de restricción.

Fiora admitió los hechos y el juicio se abrevió. Previo al debate, el fiscal Correccional, Horacio Vázquez; el representante de la Querella, José Luis Volando, y la abogada defensora, la ya mencionada Cristina Valles, habían pactado solicitar la pena finalmente aplicada.

El celoso trabajador rural fue detenido el 22 de abril y como es un convicto primario, con buena conducta y una pericia psicológica favorable accederá a la “libertad condicional” en un par de semanas, por lo que posiblemente podrá pasar la Nochebuena con su familia.

 

Ladrón reincidente

En tanto, un albañil nacido en Río Tercero recibió una sanción de un año de prisión efectiva por hechos de “robo” y “violación de domicilio”, pero como registra una condena anterior, dictada en 2014, se lo declaró reincidente y deberá cumplir toda la condena.

Se trata de Jorge Sebastián Azcurra (33), quien el pasado 13 de abril ingresó a un Pago Fácil ubicado en avenida Porfirio Seppey y calle Darío David Ramonda, en barrio Lamadrid, y se apoderó de cinco mil pesos en efectivo y 50 atados de cigarrillos. Como dicho comercio posee cámaras de seguridad, el ladrón se llevó la tarjeta de memoria del sistema de grabación para no ser identificado.

La audiencia fue presidida por el juez Martínez y contó con la participación del fiscal Márquez y de los abogados defensores María Florencia Zanoni y Eduardo Rodríguez.

Del mismo modo que en los otros juicios, la confesión lisa y llana de los hechos por parte del acusado posibilitó que el debate se abreviara.

 

Con armas ilegales

Finalmente, un arquitecto oriundo de La Carlota, pero domiciliado en Villa María, recibió una condena de dos años de prisión en suspenso al cabo de otro juicio de trámite abreviado realizado en el quinto piso de Tribunales.

Carlos Hernán Gerhauser (30) fue declarado autor penalmente responsable de “portación ilegal de arma de fuego”, “tenencia ilegal de arma de guerra” y “resistencia a la autoridad”, a raíz de un hecho ocurrido el 17 de marzo del año pasado en la zona rural de esta ciudad, cuando fue detenido preventivamente por efectivos de la Patrulla Rural.

Gerhauser fue aprehendido portando un fusil sin la debida autorización. Previo a ello, intentó eludir el accionar de los uniformados y se dio a la fuga, y cuando le dieron alcance, se resistió al arresto ya que forcejeó con uno de los policías.

De todos modos, el profesional compareció ayer en libertad y mantuvo ese estado ya que la pena aplicada es de ejecución condicional.

Llamó la atención que la Cámara del Crimen se constituyera con sus tres vocales (la jueza Eve Flores presidió el debate, acompañada por sus pares Martínez y René Gandarillas), además del fiscal Márquez y del abogado Marcelo Martín Silvano, que ejerció la Defensa de Gerhauser.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Diversos allanamientos en el municipio

Diego Bengoa

Inauguraron el nuevo Juzgado de Faltas y Medina entró en funciones

Daniel Rocha

“El pueblo necesita justicia social”

Alexis Loudet