El Diario del centro del país

Cinco y tres años de prisión para cuatro muchachos de Las Playas

De izquierda a derecha, los abogados defensores Jorge Bustos, Darío Sosa, Francisco Argañaras y Silvina Muñoz (semioculta), y después aparecen Luis González (el único que fue absuelto) y los cuatro condenados

Cámara del Crimen – Absolución y libertad para el padre de uno de los sentenciados

Se trata de Brian Gómez, Brian Vílchez, Diego Oliva y Carlos González. Los dos primeros fueron condenados por un asalto a mano armada y los restantes por comercializar drogas. En tanto, absolvieron a Luis González y fue liberado cuando finalizó el juicio

 

Cuatro jóvenes domiciliados en barrio Las Playas fueron condenados ayer en la Cámara del Crimen de Villa María por diferentes hechos delictivos, mientras que el padre de uno de ellos fue absuelto y recuperó la libertad ni bien concluyó la audiencia.

Las penas más altas recayeron en Brian Roberto Gómez (23), Brian Agustín Vílchez (19) y Diego Luis Oliva (25), quienes fueron sancionados con cinco años de prisión de cumplimiento efectivo; a Carlos Alexander González (25) se le impuso una condena de tres años y con buena conducta y una pericia psicológica favorable podría obtener la “libertad condicional” en los próximos días. Asimismo, el camarista Félix Martínez absolvió a Luis Alejandro González y ordenó su inmediata libertad.

Gómez y Vílchez llegaron al juicio acusados como coautores de “robo calificado por uso de arma de fuego”, aunque el primero también tenía una causa por un “robo simple” y otra por “hurto simple” junto al coimputado Oliva.

Este último, en tanto, estaba involucrado en un hecho de narcomenudeo (“comercialización de estupefacientes”) con González y su padre, por el que fueron detenidos a mediados de 2017 luego de un allanamiento realizado en una vivienda ubicada en las inmediaciones de Alaska y Salto Grande, en el populoso barrio villamariense.

La conexidad de causas, en la que el común denominador era Diego Oliva, generó que los cinco tuvieran que sentarse juntos en el banquillo de los acusados.

 

“No tiene nada que ver”

Con respecto a la acusación que se les atribuía a padre e hijo y a Oliva por venta de drogas, Carlos González se hizo cargo del hecho y desvinculó a su progenitor (“él no tiene nada que ver”, afirmó durante la audiencia), circunstancia que derivó en su posterior absolución, aunque por el “beneficio de la duda” ya que había indicios de su participación en los hechos.

En relación al robo atribuido a Vílchez y Gómez, ambos jóvenes adoptaron posturas procesales diferentes en la sala del quinto piso de Tribunales: el primero admitió haber intervenido en el hecho, mientras que Vílchez negó su participación. No obstante, ambos fueron declarados culpables y recibieron la misma sanción penal.

Al respecto, cabe señalar que el asalto se produjo el 2 de agosto 2017 en el domicilio de Pedro Alberto Baigorria, ubicado en Puerto Rico 3258, en barrio Las Playas, donde también tiene un bar.

Alrededor de las 7 de la mañana ingresaron dos sujetos armados y sorprendieron a Baigorria y a su esposa mientras dormían, y luego de golpear al hombre en la cabeza (le dieron un culatazo), le sustrajeron 500 pesos.

Además del juez Martínez, participaron de las deliberaciones el fiscal Francisco Márquez y los abogados defensores Silvina Muñoz (asistió legalmente a Luis González y a Oliva), Francisco Argañaras (González hijo), Darío Sosa (Gómez) y Jorge Bustos (Vílchez), mientras que Patricia González fue la secretaria actuante.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Casi la mitad de los pediatras ya no está trabajando en el Hospital

Juan Pablo Morre

Chacón designó defensor y será indagado el jueves

Mercedes Dagna

Una mujer fue detenida con cocaína en uno de los accesos a la ciudad

Daniel Rocha