Citarán a declarar al villanovense que denunció una golpiza policial

La instructora de la causa, Silvia Maldonado

 

La Justicia intervino de oficio – Tratan de identificar al uniformado que fue acusado

Enterada a través de las páginas de EL DIARIO, la fiscal Silvia Maldonado impartió directivas para que comparezca Leandro Sosa, el joven que dijo haber sido brutalmente golpeado por un efectivo de la Comisaría de Distrito Villa Nueva

 

La fiscal de Instrucción del Primer Turno dispuso ayer que se cite a declarar a la Unidad Judicial a Leandro Raúl Sosa (28), el joven que realizó una grave denuncia periodística contra un policía de Villa Nueva por una supuesta golpiza recibida en la Comisaría de la vecina ciudad.

Silvia Maldonado decidió intervenir de oficio para tratar de esclarecer el hecho denunciado por el propio Sosa a través de las páginas de EL DIARIO e incluso impartió directivas para que el denunciante sea revisado hoy mismo por un médico policial.

La funcionaria judicial se hizo eco de la acusación pública formulada por el vecino villanovense y decidió avanzar en la investigación, pese a que todavía no se formalizó denuncia alguna.

Además, pudo saberse que hasta anoche no se había identificado a ningún sospechoso, aunque Maldonado ya tendría en su poder las identidades de todos los policías que estaban de servicio cuando se habría producido el hecho.

“Un policía me pegó en la cara con la parte metálica de su botín y me quebró el hueso maxilar izquierdo”, fue la grave acusación formulada por Sosa al concurrir el lunes por la mañana a la Redacción de este medio para hacer pública una agresión que dijo haber sufrido el viernes pasado.

Siempre según el relato del denunciante, el incidente que derivó en la agresión comenzó alrededor de las 8.30 de aquel viernes, cuando estaba conversando con otro joven en el barrio Florida, donde está radicado, cuando: “De repente llegó un móvil policial y se bajó una persona de civil que me dio una trompada en el rostro”, relató el joven, quien precisó que es viudo y padre de seis hijos.

Supuestamente, el agresor creía que Sosa le había robado un teléfono celular. De inmediato, el policía que conducía el patrullero se bajó, lo detuvo y lo llevó a la Comisaría.

Siempre según la narración de Sosa, cuando estaba en la sede policial, otro efectivo le ordenó que posicionara el rostro para sacarle una foto, pero al aclarar el detenido que no podía por el dolor que le quedó luego de la trompada, el uniformado le pegó en el costado izquierdo de la cabeza, fracturándole el hueso maxilar.

En otro pasaje de la declaración formulada en EL DIARIO, Sosa dijo que “el muchacho que hablaba conmigo en la calle se hizo cargo de haber robado el celular, pero igualmente quedé detenido hasta la madrugada del sábado”.

Luego de sostener que en el Hospital Pasteur le informaron que a raíz de la grave lesión sufrida en el rostro deberá ser intervenido quirúrgicamente en la ciudad de Córdoba, Sosa aseguró que nunca estuvo detenido y que tampoco tuvo “problemas con la Justicia”.

Si embargo, los archivos periodísticos dicen otra cosa con respecto al prontuario judicial del denunciante, sin que ello signifique que haya mentido en relación a la presunta agresión policial.

En efecto, pudo saberse que entre 2011 y 2012 Leandro Sosa estuvo alojado en el Establecimiento Penitenciario Nº 5, en el marco de una causa por infracción a la Ley Federal de Estupefacientes Nº 23.737, hasta que fue excarcelado.

Previo a ello, el 17 de noviembre de 2011 las autoridades del penal de barrio Belgrano le impusieron a Sosa una sanción de cinco días de suspensión total de las comunicaciones telefónicas, recreos individuales o en grupo, participación en actividades recreativas, culturales y deportivas, ni acceso a los medios de comunicación social, por entender que había cometido “faltas disciplinarias” consistentes en “no observar la consideración y el respeto debido a funcionarios” y “no acatar el cumplimiento de órdenes legalmente impartidas” por los agentes penitenciarios.

Cabe señalar que el joven villanovense había sido imputado por el juez federal local Roque Rebak como presunto autor del delito de “tenencia de estupefacientes con fines de comercialización”, en el marco del expediente Nº 1.317/2011.­­­

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus