Clásicos y divertidos

Entre los múltiples atractivos de la localidad vecina al San Roque, destacan sus espacios recreativos, que pueden ser rotulados como “parques de diversiones”. Aquí, los cinco más famosos

Eterno candidato, recurrente opción en nuestro listado de “posibles”, Villa Carlos Paz levanta la mano cada vez que hablamos de viajes, de vacaciones, de escapadas. Esta vez, el enfoque de la ciudad vecina al lago San Roque viene por el lado de sus variados espacios recreativos. “Parques de diversiones”, si cabe el término, sobre todo teniendo en cuenta el contento que reparten entre los chicos, y grandes también. Aquí, un listado de las propuestas más célebres:

Peko’s: inaugurado en el año 1983, es el parque más antiguo y probablemente más conocido de la ciudad. En sus ocho hectáreas de juegos y variopinta actividad, destacan fundamentalmente los juegos eléctricos, y espacios como el mini-zoológico, la jungla ecológica, el laberinto de cristal, el tobogán gigante y el show de lobos marinos. (Dónde: Villa Santa Cruz del Lago, ruta 38, empalme a Tanti).

Mundo Fantástico: el otro gigante de la villa sobresale con entretenimientos mecánicos de gran porte. Con las montañas cubriéndole las espaldas y potenciando la postal, lo magno del cuadro se verifica rápido en espacios como la rueda gigante, la montaña rusa, la pirámide, el caballo de Troya, el cubo especial y mundosaurio. Entre futurista y clásico, el parque deslumbra todo el año. (Dónde: ruta 38, empalme a Tanti).

Acuatitobogán: en este complejo ubicado en la salida hacia Tanti, lo que sobra es agua. Al respecto, hay que nombrar a un impresionante tobogán de casi 130 metros de largo que se reparte en tres canales distintos, desembocando en una piscina. También cuenta con una pileta de natación y, para cuando no hay días de calores (o sí), con un tobogán denominado “Alfombra Mágica”, donde los usuarios se deslizan desde las alturas envueltos en bolsas arpilleras y pura adrenalina. Cuenta asimismo con quinchos, asadores, vestuarios y bufé. (Dónde: Sarmiento 1810, dirección Tanti).

Complejo Aerosilla: otro clásico local, el complejo tiene a la aerosilla o telesilla como la estrella de cada verano, invierno, otoño y primavera. Un recorrido de más de 600 metros domina las laderas, otorgando majestuosas postales del Valle de Punilla y dejando a los paseantes a una altura máxima de 15 metros respecto al piso. El lugar cuenta asimismo con el aerotren (de corto recorrido), acuario (70 peceras), serpentario, sendero autóctono, miradores, locales de productos regionales, un pequeño museo de la primera aerosilla y un circuito de tirolesa de casi 600 metros de extensión. (Dónde: Florencio Sánchez sin número, unas 15 cuadras al sur del Reloj Cucú).

Montaña Mágica: ¿quién no ha visto, en el paseo por las calles de Carlos Paz, a esos carritos deslizándose por las montañas? Se trata del parque Montaña Mágica. Un emprendimiento local que también lleva varias décadas haciendo divertir al visitante, a través de un circuito que transcurre en pequeñas vías (tipo montaña rusa). Original aventura, en la plenitud de las Sierras Chicas . (Dónde: Córdoba esquina Los Cerros, unas 10 cuadras al sureste del Reloj Cucú).

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus