Colón descubrió a Pereyra

Diego Pereyra (11) acaba de anotar su segundo gol y todo Colón lo celebró junto a él

Con dos goles del debutante delantero, el Rojinegro venció a Rivadavia por 2 a 1 y se quedó con el clásico cabralense. Gayoso había empatado para el Verde

Diego Pereyra (11) acaba de anotar su segundo gol y todo Colón lo celebró junto a él (fotos, Osvaldo Carballo)

Escribe Federico Gazzoli

Comenzar un campeonato ganando un clásico es seguramente uno de los escenarios favoritos para muchos dentro del fútbol y así lo entendió Colón, que superó en su cancha 2-1 a Rivadavia y se quedó con el “derby” cabralense de la primera fecha del Torneo Clausura de la Liga Villamariense.

En el comienzo del encuentro el renovado elenco dueño de casa, que volvía a tener como DT a Martín Conti, fue superior ante un Rivadavia que también mostraba en cancha a varias incorporaciones, pero que seguía bajo la conducción del mismo entrenador que el pasado certamen, Marcelo Santoni.

Esa supremacía “rojinegra” se basó en mayor tenencia de la pelota y en una mejor administración de ella, en comparación con un rival que durante los primeros minutos se mostró lento, impreciso e inseguro a la hora de poseer el balón.

Luego de unos primeros minutos de estudios, en los que el dueño de casa tradujo su superioridad en algunos ataques aislados que no llegaron a bueno puerto, la primera situación de riesgo llegó por el lado del “Verde” cuando se jugaban 20’ y Gustavo Rodríguez ejecutó de manera rasante un tiro libre que pasó cerca del palo izquierdo.

Fue una tímida insinuación, porque apenas un minuto después Colón apretó el acelerador y logró ponerse en ventaja. Joaquín González ganó por la izquierda, tocó atrás para Martín Barrionuevo y éste habilitó a Diego Pereyra, quien en cercanías del punto penal y mano a mano con Diego Frandino definió de zurda contra el palo izquierdo para decretar el 1 a 0.

El gol envalentonó a los dirigidos por Conti, que inmediatamente, aprovechando el estado de desconcierto que reinaba en Rivadavia, fueron a buscar ampliar la ventaja.

Y pudieron lograrlo, pero una cuestionada decisión arbitral los privó de ese cometido. Iban 24’ cuando José Navarro ejecutó un tiro libre hacia el arco, Frandino cacheteó una pelota que pegó en el travesaño y el rebote Federico Tottis definió de derecha para anotar lo que era el 2 a 0, pero increíblemente el referí Marcos Romera, sin consultar con el segundo asistente, lo anuló por posición adelantada.

Las protestas del local se hicieron sentir y fueron en vano, pero el local no se resignó a pelear por aumentar la ventaja y sobre la media hora de juego casi lo logra nuevamente; Lucas Morre impulsó un córner desde la derecha, por el segundo palo apareció Ramiro Giraudo y metió un cabezazo que Frandino desvió al córner volando contra su poste derecho.

Recién después de todos esos sobresaltos, a los 33’, reaccionó la visita y lo hizo por intermedio de una “guapeada” del defensor Pascual Gudiño, que tomó la lanza para mandarse al ataque y desde larga distancia metió un derechazo bombeado que Federico Pedernera envió al saque de esquina retrocediendo sobre sus pasos.

Cuatro minutos más tarde volvió a avisar el equipo de Santoni, con Nicolás Gayoso entrando al área por la izquierda y superando a un arquero adelantado, para luego tocar al corazón del área donde Marcos Berterame se acomodó para definir de derecha una pelota que el portero local despejó sobre la línea con su pie izquierdo.

Era el mejor momento de Rivadavia, ante un Colón que mermó considerablemente su andar de los primeros minutos, y antes del final lo pudo plasmar en el tanteador. Gustavo Rodríguez mandó centro al área, Gudiño cabeceó en soledad, Pedernera despejó mediante una gran estirada y en el rebote apareció Gayoso para definir de derecha y establecer el 1 a 1.

Con empate finalizó un primer tiempo en el que Colón dominó al inicio pero luego se relajó y dejó crecer a un Rivadavia que hizo los méritos necesarios para alcanzar la igualdad.

Esos minutos finales de la parte inicial hacían suponer un complemento más parejo, pero en los primeros instantes de la segunda parte el “Verde” volvió a estar dormido y dejó crecer al “Rojinegro”.

Iba apenas un minuto cuando Martín Barrionuevo habilitó a Andrés Ferrero, quien entrando al área por la derecha intentó definir sobre la salida del uno, pero Frandino estaba atento y alcanzó a manotear el balón para despejar el peligro.

Fue el preanunció de lo que sucedería tres minutos más tarde; González habilitó de gran manera a Pereyra y el delantero, que se coló por la espalda de un pasivo Nicolás Pedernera, remató de derecha para anotar el 2 a 1. Colón estaba nuevamente en ventaja, gracias a la efectividad que demostró al pisar el área rival.

El clásico que hasta el momento venía siendo una fiesta del fútbol tuvo un instante de oscuridad cuando a los 15’ la hinchada de Rivadavia agredió a Lucas Morre con un cubo de hielo que impactó sobre la cabeza del experimentado defensor. Afortunadamente no le causó mayores daños y el encuentro pudo seguir.

En esa continuidad Rivadavia volvió a estar cerca del empate, pero falló en la conclusión de las jugadas que generó y no pudo volver a empardar el tanteador. Las dos más claras del “Verde” fueron un tiro libre de Bustamante desde la derecha que en el corazón del área cabeceó Nicolás Pedernera y el arquero local atrapó volando hacia su derecha y un nuevo remate de Bustamante, esta vez con destino de arco, en el que Federico Pedernera cacheteó el balón para mandarlo al córner.

En medio del dominio de Rivadavia, el dueño de casa tuvo la suya para liquidar el pleito. Pedernera sacó con los pies desde su área, Pereyra la peinó de espaldas al arcos y en la medialuna el ingresado Matías Bendazzi metió un violento derechazo que Frandino controló en dos tiempo.

A la visita le quedó una más, pero al igual que en el primer tiempo Pedernera despejó otro remate bombeado de Gudiño y el local también tuvo la suya, con un disparo de González que Frandino desvió hacia el saque de esquina.

Ganó Colón y comenzó el campeonato con el pie derecho, con el importante aliciente de haberlo hecho nada más y nada menos que ante su clásico rival de toda la vida. Tres puntos muy valiosos para un equipo que se reforzó con varios nombres y que mientras trata de encontrar su identidad de juego se quedó con un resonante triunfo.

 

La figura

Diego Pereyra. Fue para el delantero el debut soñado con la casaca “rojinegra”. Anotó los dos goles para el triunfo de Colón en el clásico y además complicó a la defensa rival cada vez que merodeó el área rival con la pelota en los pies. Se destacó entre otros puntos altos como Federico Pedernera, Andrés Ferrero y Joaquín González.

 

El árbitro

Marcos Romera. Flojo arbitraje, no estuvo a la altura del clásico. Por momentos dejó prevalecer demasiado la pierna fuerte, generando que el partido se “calentara” varias veces. Increíblemente cobró posición adelantada, sin consultar al segundo asistente, y anuló lo que hubiese sido el 2-0 de Colón.

 

El último del Puli

El de ayer fue el último clásico de Marcos “Puli” Berterame, quien le contó a EL DIARIO que abandonará la práctica del fútbol debido a que próximamente se irá a vivir a Buenos Aires.

Si se adelanta la segunda fecha del Clausura para antes de las elecciones del próximo domingo, y si Marcelo Santoni desea incluirlo en la formación del Verde, Berterame jugaría ante Alem su último encuentro.

Así, el fútbol de la Liga Villamariense pierde a una gran figura que dio sus primeros pasos en Asociación Española y que también supo brillar en otras geografías.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus