El Diario del centro del país

Colón se metió con sufrimiento

Silva, en el piso, anotó el definitivo 3-2 y desató la euforia de Colón, que volverá a estar en los cuartos de final (foto de Osvaldo Carballo)

LIGA VILLAMARIENSE – Torneo Clausura – Penúltima fecha – Zona B

El Rojinegro derrotó 3-2 a Yrigoyen y se metió en los cuartos de final, en un partido en el que debió luchar más de lo que esperaba para conseguir el objetivo. El próximo domingo jugará el clásico en cancha de Rivadavia

Escribe Federico Gazzoli

Aunque sufrió más de la cuenta para obtenerlo, Colón de Arroyo Cabral consiguió merecidamente el triunfo que tanto necesitaba para meterse en los cuartos de final. Lo hizo como local, por 3 a 2, frente a un Hipólito Yrigoyen de Tío Pujio que por momentos lo puso en aprietos y lo hizo dudar a cerca de la posibilidad de acceder a los playoffs, aunque la certeza que tuvo para cambiar por goles las situaciones que generó terminó siendo el factor fundamental para hacerse con los tres puntos, como para llegar con una cuota de tranquilidad a lo que será el próximo domingo, nada más y nada menos que en cancha de Rivadavia, la definición de la Zona B.

El inicio del encuentro fue electrizante, puesto que en cinco minutos los dos ya habían inflado la red del arco contrario. El primero en golpear, a los 3’, fue el dueño de casa, cuando Ferrero se la robó a Chiappero en el mediocampo, se proyectó por la derecha y metió centro pasado para que Morre parara la pelota y rematara cruzado de zurda una pelota que entró pegada al palo derecho. Un verdadero golazo con el que Colón se puso rápidamente en ventaja.

Pero poco le duró la alegría al Rojinegro, puesto que un par de minutos después la visita igualó el tanteador. Aprovechando una distracción del fondo rival, Estaban Oliva se metió al área con pelota dominada, quedó cara a cara con Pedernera y definió de zurda contra el parante izquierdo, estableciendo así el 1 a 1.

Un comienzo a toda orquesta, tras el que posteriormente el ritmo disminuyó notablemente porque el partido pasó a jugarse mayormente en la mitad de la cancha, donde se estableció una lucha en la que ambos intentaron hacerse fuertes para dominar la posesión del esférico.

En esa pelea se impuso Colón, que promediando la mitad comenzó a dominar el trámite y generó las situaciones más claras de ese momento de la tarde.

Primero, Ferrero intentó desde media distancia con un derechazo que pasó cerca del palo izquierdo. Luego, Medina ganó por la derecha, llegó al fondo, mandó centro al corazón del área y Ferrero remató rasante de derecha una pelota que encontró las manos de Ezequiel Oliva.

En tanto, Yrigoyen solamente llevaba peligro cada vez que Esteban Oliva, un verdadero dolor de cabeza para los centrales “rojinegros” intentaba algún arresto personal. Fue así que a los 35’ el habilidoso atacante quedó cara a cara con Pedernera pero esta vez definió ancho.

Fue un susto para la parcialidad local, pero 3’ después llegaría el desahogo con un nuevo grito de gol. Tottis mandó centro desde el centro hacia la izquierda y Depetris metió un cabezazo que parecía no llevarle complicaciones al arquero visitante, pero la pelota picó antes de llegar a la posición del uno y se le coló entre la cabeza y su palo derecho, convirtiéndose en el 2 a 1 para los cabralenses.

Antes del final, pudo ampliar Colón con un derechazo de Tottis que se fue apenas elevado y la visita tuvo la tuya para volver a empardar el anotador, pero Chiappero definió defectuosamente luego de quedar en un inmejorable mano a mano con Pedernera.

Se fue el primer tiempo y, con los resultados que llegaban desde otras canchas, que sumados a su victoria parcial le estaban dando la clasificación, todo hacía suponer que Colón afrontaría la segunda mitad con la madurez necesaria para sostener el triunfo parcial, pero lejos estuvo de hacerlo durante la primera parte del complemento, en la que Yrigoyen lo apretó desde el arranque y volvió a lastimarlo.

Primero avisó el defensor Rodrigo Bosio, quien desde afuera del área metió un potente derechazo que se estrelló en el poste derecho de un estático Pedernera.

En la siguiente, una nueva alegría tiopujiense. Esteban Oliva recibió cerca de la medialuna, superó la marca de Alvarez y dentro del área definió de derecha contra el palo derecho, señalando así el 2 a 2.

El local estaba desconcertado y casi vuelve a pagarlo caro, cuando López Leiva metió un derechazo por el que Pedernera tuvo que esforzarse por desviar la pelota hacia el córner.

Pasado el cimbronazo, Colón se puso el overol y comenzó a trabajar a destajo para pasar a ganar nuevamente el cotejo, algo que comenzó a gestar cuando volvió a hacerse ganador del duelo que se planteó en la mitad de la cancha.

Así fue adelantándose paulatinamente en el campo de juego, hasta que a los 23’, tras una buena combinación entre Ferrero y Tottis, Giraudo remató de derecha, Ezequiel Oliva tapó dando rebote y allí apareció Silva, con el arco libre, para empujar la pelota con el pie derecho y decretar el 3 a 2.

El triunfo volvía a meter a Colón en los cuartos de final y allí definitivamente el dueño de casa comprendió que debía sostener, como fuera, esa victoria parcial.

Y así lo hizo, porque más allá de algunos intentos aislados que tuvo la visita, los de Leonardo Comba atravesaron la recta final del cotejo sin sobresaltos, en parte gracias al ingreso de Torelli, quien permitió un incremento en la tenencia del balón, y más allá de la expulsión del volante Santiago Comba, quien se fue expulsado junto al defensor rival Facundo Quiroga, por agresión mutua, cuando el reloj marcaba 32’.

El cuarto final transcurrió sin mucho para destacar, hasta que llegó el pitazo final y el desahogo de Colón, que acababa de confirmar su clasificación a los cuartos de final como un buen aliciente para lo que será, el próximo domingo, la visita nada más y nada menos que a Rivadavia.

 

La figura

Andrés Ferrero. Aportó el habitual e incansable despliegue por el sector derecho de Colón, con una gran cantidad de pelotas recuperadas y de proyecciones fructíferas en ataque. Recuperó la pelota y metió el centro en la apertura del marcador. También Tottis hizo un gran partido y en la visita el mejor fue Esteban Oliva.

 

El árbitro

Paul Cresatti. Buena tarea. Se mantuvo firme y convencido en sus decisiones durante los 90 minutos y su manera de dirigir el encuentro fue fundamental para evitar protestas fuera de lugar de parte de los protagonistas. Utilizó bien las tarjetas.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Hoy vence el plazo para ser parte del Regional Amateur

Alexis Loudet

Marcelo Córdoba, brillante ganador del premio mayor

Mercedes Dagna

Alumni y el Lobo, con bajas

Juan Pablo Morre