El Diario del centro del país

¿Cómo es la ley de alquileres en otros países?

DIA DEL CORREDOR INMOBILIARIO

Tal vez un escueto panorama internacional en el tema de los alquileres nos ofrezca una perspectiva diferente del asunto.

 

En México

En México, por ejemplo, los contratos son anuales y pueden ser firmados directamente entre particulares o a través de una inmobiliaria. De las dos formas, se requiere un garante que cuente con una propiedad en la misma ciudad donde se va a alquilar y, en algunos casos, se pueden solicitar referencias y comprobantes de ingresos.

En la Ciudad de México la mayoría de los alquileres de departamentos o casas se realiza entre particulares y a veces de manera muy irregular. Además, el inquilino tiene un plazo de gracia por seis meses para desocupar el inmueble, siempre y cuando no tenga pagos pendientes.

 

En España

En España los contratos se firman por un plazo mínimo de tres años y son las partes las que definen previamente cómo evolucionará el valor del alquiler en ese plazo. Lo más frecuente es a través de la inflación, pero también puede pactarse un incremento fijo que cambie todos los años.

El inquilino tiene que cumplir un año obligatorio. Luego, puede irse de la propiedad cuando quiera, con un preaviso de un mes. Al cumplirse los tres años, el propietario puede cambiar las condiciones o el precio con un mes de anticipación y, si se acepta, el contrato se prorroga por un año.

La ley española establece que el propietario debe pedir “un mes de fianza” para cubrir desperfectos en la vivienda y permite que ambas partes acuerden garantías adicionales, que puede ser un depósito o un seguro. Los montos estipulados en los contratos no tienen un tope y dependen de la “libre oferta y la demanda”. Sin embargo, existe una oferta de viviendas públicas con alquileres regulados, que tienen precios especiales, a los que pueden acceder personas en situación social más vulnerable.

 

En Uruguay

Por su parte, la legislación uruguaya contempla contratos de alquiler por uno o dos años que, además, pueden establecerse en pesos uruguayos o en dólares en el caso de las propiedades construidas después de 1967. El plazo y la moneda del contrato quedan siempre al criterio de cada propietario.

Una de las principales diferencias con la Argentina es que las garantías suelen ser bancarias o provistas por una compañía aseguradora. La comisión por la operación de alquiler se cobra tanto a propietarios como a inquilinos y corresponde a un mes de alquiler para cada uno.

 

En Estados Unidos

En la ciudad de Miami, por ejemplo, el tiempo mínimo de alquiler es de seis meses y un día y el máximo es de un año, que puede ser renovable.

Aunque no está regulado por ley, la comisión de la inmobiliaria la paga solamente el propietario.

En Estados Unidos las exigencias para los inquilinos son mayores y, si bien el precio se acuerda entre dueño e inquilino, muchos propietarios buscan alquilar a personas que ganen al menos el triple del costo del alquiler como garantía.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

La industria representa el 20% de la actividad económica de Villa María

Lucas Bertolino Desatec

“Es el Estado quien habla a través del escribano”

Daniel Rocha

Astiz: “No tiene sentido dibujar una ley que no va a cambiar nada”

Mercedes Dagna