Compañeros de una alumna le fabricaron una mano ortopédica

Jacqueline se abraza a su mamá luego de recibir el elemento ortopédico

Y mandaron otra mano a La Rioja

Son 60 chicos del taller de ciencia de la Escuela José Ingenieros. Usaron la impresora 3D de la Tecnoteca

 

Jacqueline Díaz, una alumna de cuarto grado de la Escuela José Ingenieros, recibió ayer una mano ortopédica elaborada con la participación de sus compañeros.

Fue en un acto al que asistieron todos los alumnos del turno matutino, así como autoridades de la Tecnoteca, donde se utilizó el sistema de impresión 3D para dar forma a los elementos de la mano artificial.

Jacqueline nació sin dedos en su mano izquierda, a la que ahora pudo añadir algunas funciones, que le servirán por ejemplo para jugar al handball, su deporte preferido.

Con el acompañamiento de la docente Analía Ramírez, 60 niños que asisten al taller de ciencia de la escuela ubicada en Santa Fe 1217 participaron desde junio en la investigación y en la producción de la mano, guiados por personal de la José Ingenieros y de la Tecnoteca. El taller, para siempre, llevará el nombre “Choque los cinco”, en alusión al proyecto concretado ayer.

En el acto de ayer también se entregó otra mano ortopédica para Santiago Bravo, un adolescente riojano con una patología similar a la de Jacqueline. El contacto con el taller villamariense lo hizo Julio Poblete, un amigo de la humilde familia del joven norteño, que reside desde hace seis años en nuestro medio.

Santiago tiene 17 años, asiste a la secundaria y, pese a sus discapacidad, pertenece a un equipo competitivo de natación.

Ayer no estuvo presente, pero tiempo atrás viajó desde Chilecito, donde reside, para conocer a los niños del taller, quienes le tomaron los datos antropométricos.

El director del centro educativo, Héctor Godoy, felicitó a los talleristas y dijo que gracias a ellos “Jacqueline ahora podrá chocar los diez” y destacó que “Santiago está muy lejos, pero cerca de nuestros corazones”.

Por su parte, el secretario municipal de Gobierno, Rafael Sachetto, dirigiéndose a los numerosos escolares que lo escuchaban sentados en el suelo del salón resaltó “lo lindo que se siente haber ayudado a alguien”.

El riojano Santiago (con gorro) durante su visita a los escolares

Asimismo, subrayó que la mano se hizo en la Tecnoteca municipal y recomendó a los niños “seguir apostando a la ciencia, a la tecnología y al arte”. También transmitió el saludo del intendente Martín Gill, exalumno de la José Ingenieros, quien dijo sentirse “orgulloso” por el logro, que será mostrado en un stand de la venidera Feria Zonal de Ciencias y Tecnología.

Ahora, el taller de ciencia se abocará a fabricar una mano especial para el papá de otro compañero, que perdió dos dedos en un accidente. Con los dos elementos distribuidos ayer, ya son nueve los entregados y, según se conoció, todos están en buenas condiciones de funcionamiento.

Desde el punto de vista económico, el costo es considerado mínimo, ya que entre las dos manos se gastaron menos de 500 pesos de materiales.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus