El Diario del centro del país

Compartieron más que el nombre

Cippollone termina cabeceando para despejar desde atrás. Unión Central y Unión de Algodón quedaron a mano, sin demasiadas diferencias, más que los puntos en la tabla

Clausura – 9na. fecha

Unión Central y Unión de Arroyo Algodón empataron 1 a 1 en Plaza Ocampo. Los goles llegaron por pelotas detenidas, ambos sufrieron por el mal de ausencias y carecieron de tranquilidad en la definición

Escribe Juan Manuel Gorno

Entre un Unión y el otro no hubo grandes distancias en Plaza Ocampo. Ni la pilcha de puntero del local, ni la obligación del visitante, ni las siete unidades de holgura en la tabla que los de calle Rucci ostentan contra los de Arroyo Algodón. Nada.

Los dos Unión, en definitiva, compartieron más que el nombre.

En primer lugar, se asemejaron en el mal de ausencias, porque uno, el local, hubiese preferido tener la profundidad de los pases de Rodrigo Solís. Y el otro, el visitante, quizás necesitó de alguien de peso en el área como José Ledesma. Sin embargo, las suspensiones conspiraron contra algo más positivo y el encuentro terminó con el 1 a 1 que no sirvió demasiado, pero tampoco disgusta tanto. En definitiva, Unión Central sigue en lo más alto, mientras el Unión de afuera entendió que sacarle un punto al líder es mostrar que estuvo a la altura.

En el juego de las semejanzas compartieron también los problemas para tranquilizarse en las zonas de definición, donde había que plasmar la eficacia.

El equipo de Juan Lazos no supo cómo ser más punzante con Nicolás Ponce y el atrevido Jonatan Ludueña, que encara lo que venga con zurda. No obstante, el arma más peligrosa fue la pegada de Mayco Basualdo, de principio a fin, solo que pocas veces encontró un destinatario decidido a completar la trayectoria de una pelota envenenada.

Curiosamente, Unión Central, que se mantuvo dubitativo en los primeros minutos, se puso arriba en el marcador por un tiro libre, a los 19 minutos de juego. Fue cuando Joel Guilhen ejecutó con derecha sin darle demasiado violencia y a media altura, pero el arquero Matías Gómez (muchas veces figura en esa cancha durante el torneo nacional, atajando en Alem) se confió demasiado cuando se inclinó antes y la pelota le picó mal frente a sus narices, para terminar en el fondo de la red.

Unión Central quiso ganar en tranquilidad con ese gol de ventaja, pero no contó con demasiado tiempo.

Solo cinco minutos después, tras una gran jugada de Ludueña que hizo volar magistralmente a Dante Alaniz, el conjunto de Arroyo Algodón empató por la misma vía de la pelota detenida.

En el tiro de esquina, Basualdo acarició de nuevo la pelota, ubicándola sobre el segundo palo, y allí asomó –embravecida- la cabeza de Luis Salvatori, que venció la férrea resistencia de Alaniz y rubricó el 1 a 1.

 

Clausurados

Con el empate en un cuarto de partido, se esperaba que el resto fuese de mayor vértigo y entusiasmo, pero las emociones no volvieron.

Unión Central, guiado por un Guilhen hiper activo, que supo trasladar bastante, estuvo cerca de igualarlo cuando aprovechó una mala salida del fondo visitante: A los 29 minutos, Torres la recibió con el pecho y mandó lejos del arquero Gómez una pelota que terminó reventando el palo.

No se modificó esa postura en el segundo tiempo, a pesar de algunas falencias y más allá de los cambios de nombres.

En esa etapa complementaria, incluso, se repartieron una parte para cada uno.

En los primeros minutos, los de Algodón anduvieron cerca, primero con Ludueña (otra vez se lució Alaniz) y luego con otro tiro libre de Basualdo que cabeceó Salvatori, aunque esta vez la redonda se perdió cerquita.

En los últimos minutos, con el ingreso de Facundo Castro y el adelantamiento de las líneas, fue Unión Central el más incisivo.

Entre lo más peligroso que generó el local participó Zuccotti, sin fortuna ni precisión, ya que le pegó en la espalda a un compañero que se cruzó justo y, más tarde, tras un rebote de Gómez (por tiro libre que remató Guilhen), el joven volante la tiró por encima del travesaño.

El empate cayó entonces por decantación. Ni uno ni otro halló la brújula de la victoria, por eso con el silbatazo final se fueron todos silbando bajito, sabiendo que el futuro para ambos será totalmente diferente, a pesar de haber sido iguales por 90 minutos.

La figura: Mayco Basualdo
Cada uno de sus tiros libres fue una encrucijada para el fondo de Unión Central, lo que valió ser figura en un partido sin grandes individualidades. En el local, bien Guilhen y el arquero Alaniz.

El árbitro: Federico Nieto
Sin demasiados inconvenientes. Le pegó una pelota en un momento que caminó mal la cancha, motivo por el cual también falló en un par de faltas, pero estuvo bien, manteniendo el pulso del partido.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Uriel Ferreyra se trajo el cinturón

Noemí Bramardo

Sparta, cerca de clasificar

Mercedes Dagna

Argentina fue segunda con presencia villamariense

Mercedes Dagna