Con el carácter de un León

Todo Alem festeja con Dichiara, el autor del primer gol del León. Alem dio un paso importante en sus aspiraciones, pero la serie todavía está abierta

A pesar de que en el primer tiempo fue superado por Universitario, en el segundo tiempo Alem de Villa Nueva sacó chapa de finalista y con mucha personalidad logró imponerse 2-0 en el primer round de la serie decisiva

Todo Alem festeja con Dichiara, el autor del primer gol del León. Alem dio un paso importante en sus aspiraciones, pero la serie todavía está abierta

Escriben Beto Arce, Federico GazzoliDiego Pellegrini

Que las finales primero hay que ganarlas y luego jugarlas parece una frase bastante trillada, pero se adapta a la perfección a lo que sucedió a Alem de Villa Nueva en la primera final del Torneo Apertura de la Liga Villamariense frente a Universitario.

Es que, luego de un primer tiempo en el que la Uni fue superior y generó más riesgo en el arco rival, en la parte complementaria el León se encontró rápidamente con el gol y luego se aferró al triunfo basándose en el oficio y en la experiencia de sus protagonistas, ante un elenco de la casa de altos estudios que nunca ofreció respuestas al verse abajo en el tanteador.

Ni bien comenzado el encuentro, cuando apenas iban 30 segundos y ante un buen número de público que se llegó hasta Plaza Ocampo a pesar del intenso frío, Universitario avisó a través de un Brian Sanabria que probó desde larga distancia con un remate que Matías Gómez controló en dos tiempos. Poco después, antes del segundo minuto, Juan Acosta ganó en velocidad por la derecha para enviar un centro al corazón del área, donde Gastón Moyano metió un cabezazo y la pelota se fue apenas arriba del travesaño.

El Tricolor respondió a los 3’, mediante una guapeada de Maximiliano Páez que el delantero culminó con un violento derechazo que reventó el larguero.

Un inicio alentador y a puro ritmo tras el cual los decibeles bajaron rápidamente y el partido pasó a ser más de lucha y estudio que de juego ofensivo.

La primera incidencia de la tarde fue la lesión del defensor Carlos Jacobi, quien a los 10’ tuvo que dejar la cancha y en su lugar ingresó Yamil Elhall.

Desde el primer cuarto de hora comenzó a verse marcadamente el planteo de cada uno de los equipos. Universitario apostó a controlar la pelota, algo que logró gracias a la superioridad (basada en la recuperación) que durante la etapa inicial sus mediocampistas tuvieron sobre los volantes rivales, a pesar de que el esquema villanovense apostó a superpoblar la mitad de la cancha con un claro “triple cinco” (Fernández, Elhall y Pedernera) más los dos que iban por afuera (Martínez y Dichiara).

Mientras tanto los del Chopo trataron de estar bien ordenados en los metros finales, para no sufrir sobresaltos ante una delantera por momentos muy explosiva y con el afán de tratar de meter algún contragolpe.

En ese contexto prevaleció el planteo del representativo de la UNVM, que después de la media hora volvió a inquietar en un par de oportunidades. La primera, a los 33’, fue un zurdazo rasante de Tomás Pratti que rosó en Cristian Agosto para desviarse en su trayectoria y obligó a Gómez a retroceder sobre sus pasos para controlar el esférico. En la siguiente, a los 43’, mano a mano con el uno, Lucas Barengo definió de zurda, Gómez tapó con el cuerpo y en la segunda jugada volvió a aparecer Barengo para probar desde media distancia con un derechazo que Gómez envió al córner volando de gran manera sobre su palo derecho.

El primer tiempo finalizó sin goles, aunque Universitario hizo suficientes méritos para convertir al menos uno, mientras que Alem mostró una floja producción y se fue al vestuario preocupado y pensando cómo revertir la historia.

 

El que pega primero, pega dos veces

Todo lo bueno que hicieron los de Bernadó durante el primer tiempo se derrumbó rápidamente en la segunda mitad, porque en la primera que tuvo Alem la mandó a guardar, mostrando una efectividad de la que careció Universitario. El reloj marcaba 8’ cuando, tras un lateral en zona ofensiva, Pablo Fernández recibió en la derecha y mandó un centro al corazón del área, donde Mayco Dichiara le ganó la posición a Cristian Sanabria y definió de derecha para decretar el 1-0.

Fue el clic del partido. Universitario estaba perdiendo a pesar de haber hecho el mayor gasto y Alem, que inmerecidamente pasaba a ganar el encuentro, sacó chapa de finalista y a partir de la ventaja comenzó a crecer en su juego, aprovechándose de la falta de reacción que ofreció Universitario para intentar empardar el tanteador.

Mientras tanto el Chopo Morales, a pesar del triunfo parcial, entendió que su equipo no estaba jugando del todo bien e introdujo dos variantes para intentar levantar; entraron Ricardo Juárez por Dichiara y Gustavo Cerutti en lugar de Diego Acosta.

Las variantes surtieron efecto en un Alem que, aprovechando el shock del rival, comenzó a crecer en volumen de juego y a hacer los méritos para ampliar la ventaja. Promediando el segundo tiempo Márquez habilitó magistralmente a Juárez para que el Ricky, entrando al área por el medio, rematara de derecha una pelota que Mellano desvió al córner con un gran manotazo.

Poco después Universitario generó la única chance en la que estuvo cerca del descuento, pero Moyano definió suave y a las manos de Gómez luego de una buena combinación entre Pratti y Barengo.

En la siguiente el León no perdonó y en un contragolpe, en el que aprovechó todos los espacios cedidos por un rival que se adelantó en el terreno para ir a buscar la igualdad, liquidó el pleito. Cerutti se la llevó por el medio e ingresando al área tocó a la izquierda para el “Ojito” Páez, quien definió de derecha a un costado de Mellano para anotar el 2 a 0. Alem era una fiesta y Universitario la desazón total.

A pesar de que quedaba mucho por jugarse, la Uni tuvo la pelota, pero no logró llevar peligro sobre el área rival.

A pesar de la tranquilidad que significaba la ventaja de dos goles en Alem, el Chucho Cerutti cometió una dura falta sobre Cipolat, Trucco le mostró la segunda amarilla (la primera había sido por tocar la pelota con la mano cuando estaba en una barrera) y eso generó la consecuente expulsión del ingresado delantero. Ya en tiempo de descuento, Gómez tapó un tiro libre de Pratti.

Ganó Alem y explotó de alegría toda su gente, mientras que Universitario se fue cabizbajo por no saber plasmar en el tanteador la superioridad demostrada en el primer tiempo.

Ahora queda tiempo para la revancha, que será en siete días en escenario a confirmar. El local será Alem, que deberá decidir si se aferra a su sentido de pertenencia y juega el desquite en la Leonera o si lo hace en Plaza Ocampo para garantizar la comodidad del público y para recaudar más dinero por entradas.

Del otro lado, Universitario deberá mejorar y lograr un triunfo para estirar la definición a un tercer partido.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus