Con la esperanza puesta en el frigorífico

Comienza hoy la gran fiesta con un amplio programa que prevé jura de ejemplares, capacitaciones, exposiciones comerciales y artesanales y un anuncio esperado por los productores: la puesta en marcha en un año del frigorífico

Gerardo Colombano, presidente de la CAPOC

“No me corresponde a mí hacer los anticipos, pero sí se puede decir que están dadas las condiciones para que el año que viene en esta época estemos ya con el frigorífico, que permitirá llegar a cada carnicería con carnes de cordero”, dijo entusiasmado Gerardo Colombano, presidente de la Cámara de Productores Ovinos de Córdoba (CAPOC).

Cabe recordar que ya está el proyecto para erigir un establecimiento en Villa María que permitirá faenar los corderos en la región y la provincia.

El trámite estaba estancado y tras los reclamos de la CAPOC lograron reactivarlos y esperan que en el marco de la próxima Fiesta de la Cría del Cordero Cordobés estén en condiciones de inaugurarlo.

Sobre la actual edición del festejo, Colombano destacó que ayer ingresaron 60 machos y 65 hembras de 10 razas para la jura de admisión. Hoy, el experto de Venado Tuerto Roberto Gallo determinará cuáles son los mejores de cada raza. “Es un jurado internacional que se ha distinguido en distintos países del mundo”.

Para el mediodía está previsto el acto inaugural, del que participará el secretario de Ganadería de la Provincia y autoridades municipales.

Para el domingo, que se realizará un almuerzo “a puro cordero” -del que participarán unas 600 personas-, estará el ministro de Agricultura, Sergio Busso, quien ratificó el subsidio de siete mil pesos para los que adquieran carneros en el remate de Villa María.

Además, para hoy hay un amplio programa de capacitación que acreditará para las bonificación de Buenas Prácticas Agropecuarias.

 

Para toda la familia

“Todos los stands que pusimos se vendieron”, destacó Colombano.

“Hay maquinaria y todo lo que se necesita para la actividad, alimentos, suplementación”, dijo, pero además se podrá ver algo de lo que resulta de la cadena de valor del cordero, como tejidos y sus procesos. “Habrá trabajos en fieltro, cueros y ruecas”, informó.

Estarán presentes los integrantes de la Estancia Yucat con sus productos y alimentos artesanales.

Uno de los espacios más llamativos es el paseo de los niños, donde además de juegos hay ovejas a las que podrán alimentar con mamaderas.

Finalmente, hay que recordar que el Ateneo de la Sociedad Rural sumó una carpa para la mujer, donde además de videos y exposiciones estará el Ministerio de Salud vacunando contra la Fiebre Hemorrágica Argentina o mal de los rastrojos.

Finalmente, hay una nutrida agenda de espectáculos de todos los géneros musicales.

 

JORGE PIANCATELLI de Bell Ville: “Más rentable que la soja”

Jorge Piancatelli (foto), de Bell Ville, dijo que “este es un buen año para nosotros porque en las cinco principales exposiciones hicimos las cinco grandes Campeones Hembras”, al referirse a los logros obtenidos con la raza Hampshire.

Valoró el trabajo de la CAPOC “porque muy poca gente en el país está haciendo por los ovinos lo que hacen Colombano y la Cámara”.

Ellos vienen trabajando en el sector desde hace 45 años “y con pedigree, 39”.

Su apellido está asociado a los porcinos, pero “siempre tuvimos Hampshire y en un momento mi hijo, con 11 años, presentó un ejemplar y tuvo un premio de Reservado Gran Campeón. Eso nos entusiasmó y seguimos adelante”.

Económicamente entiende que es más rentable que la soja. “En una hectárea podés manejar 20 a 25 ovejas por hectárea, quiere decir que estamos sacando mínimo 35 a 40 corderos por año a 1.900 o dos mil pesos que vale un cordero, creo que si sacás la cuenta, es más rentable que una hectárea con soja. La diferencia es que hay que estar en el campo”, concluyó.

 

PABLO SORASIO de La Esperanza, en Laborde: El campeón de las Pampinta

Pablo Sorasio (foto), de la cabaña La Esperanza, de Laborde, cría la raza Pampinta desde hace 18 años, a lo que le sumó la cabaña de Hanser hace unos ocho años atrás. “Empecé de manera fortuita, porque un amigo compró una jaula de ovejas en La Pampa y le compré la mitad. Empecé a tomar cariño y dije: ‘Si lo vamos a hacer, lo hacemos bien y armamos la cabaña’”, dijo.

Ya tuvo grandes satisfacciones: “El año pasado en Palermo sacamos el Reservado Campeón y este año obtuvimos el Gran Campeón y la Reservada Gran Campeona. O sea que los dos grandes premios de Palermo los trajimos. Es una alegría indescriptible”, dijo.

Sobre el sector ovino dijo que, lamentablemente, “los argentinos nos olvidamos que fuimos grandes ovejeros”. “De 60 millones de cabezas pasamos a 16 millones. Un poco porque la gente se fue del campo, otro poco por la ganadería vacuna, se fue dejando. Pero hay que seguir, es una producción ecológica y da resultados. Tenemos que recuperar la majada para que la gente vuelva al campo, porque la gente no sabe que Argentina tiene una cuota para exportar en ovinos y hace 15 años no estamos cubriendo. Producir cordero no tiene techo”, concluyó.

 

CARLOS BERGIA de Pichi Maicono, en Arroyo Cabral: Texel: “La mejor raza para la zona”

Carlos Bergia (foto), de Pichi Maicono, apuesta al sector con la cría de Texel. “Creo que para nuestra zona es lo que mejor anda. Nosotros en el campo de Arroyo Cabral utilizamos rastrojos, pasturas de verano; entonces este es un cordero de un tamaño mediano a grande que va perfectamente al tipo de campo que tenemos y para acompañarlo con agricultura, porque al no ser demasiado pesado no daña los suelos”, indicó.

Trajo a la Fiesta del Cordero dos ejemplares adquiridos en Palermo. “Los adquirimos a una cabaña de Ayacucho: ambos fueron Reservado Campeón en esa muestra, en hembras y en machos”, señaló.

Al hablar de las ventajas de la raza dijo que “es muy precoz”. “Estoy vendiendo corderos de 2 meses que pesan 12 kilos limpios. Otra ventaja es que son corderos magros, por lo que resultan saludables y sabrosos”, agregó. “Además es de lana blanca, por lo que tiene un valor más alto que la que tiene pigmentación”, concluyó.

 

CABAÑA La Gama de Coronel Moldes: “Hay que trabajar”

Nelson Piola (foto), de la cabaña La Gama de Coronel Moldes, hace 45 años que se dedica a la actividad. “Teníamos Corriedale de toda la vida, después le sumamos Hampshire y Texel y las circunstancias de mercado nos llevaron a hacer nada más que Hampshire, que en esta zona que se hace cordero para carne; es el que mejor anda”.

“Creo que es una actividad que tiene mucho futuro, porque se sabe que la carne de vaca va a ser difícil seguirla consumiendo y la de cordero está creciendo”, agregó.

“A nosotros, que nunca dejamos la actividad, incluso en los años malos, nos trataban de locos porque es un sector que exige mucho trabajo, pero ahora anda bien y tiene futuro. Comprar una vaca es mayor inversión que un cordero, pero hay que trabajar”, concluyó.

 

ALUMNOS DE Villa de María del Río Seco: Práctica y aprendizaje

Facundo Gorozito y Ramiro Carrizo (foto) son estudiantes de la Escuela Agrotécnica Leopoldo Lugones de Villa de María del Río Seco. Trajeron ejemplares de la raza Santa Inés, que crían en la institución educativa, y fueron activos colaboradores en la jura de admisión que se llevó a cabo ayer. Uno se crío en el campo y el otro es de Córdoba capital y coinciden en que aman las actividades agropecuarias. “Se aprende mucho participando en estas exposiciones”, dijeron. En la escuela tienen, además de ovejas, cabras, cerdos y ponedoras.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus