Con nuevos testigos, sigue el juicio por el “caso Piva”

De izquierda a derecha, los jóvenes Diego Destéfanis, Walter Pajón, Juan Carlos Heredia y Nelson Destéfanis

Para hoy está previsto receptar una decena de testimonios y, si hay acuerdo entre las partes, el resto de la prueba se incorporará “por lectura”. De ese modo, es probable que mañana mismo haya alegatos y se dicte sentencia. Pero todo está por definirse

De izquierda a derecha, los jóvenes Diego Destéfanis, Walter Pajón, Juan Carlos Heredia y Nelson Destéfanis

Diez testigos fueron citados para la tercera audiencia del juicio que se les sigue a cuatro jóvenes villamarienses por el asesinato de Lautaro Andrés Piva (19), quien murió tras recibir una brutal golpiza y un ladrillazo en la cabeza la madrugada del 18 de diciembre de 2011, a la salida del boliche Bugarú de Arroyo Algodón.

La continuidad del debate de está prevista para las 9 en la sala que la Cámara del Crimen posee en el quinto piso de Tribunales, donde desde el lunes se está llevando a cabo el proceso oral y público a Nelson Armando Destéfanis (23), su hermano Darío Diego Destéfanis (22), Walter Ezequiel Pajón (26) y Juan Carlos Heredia (24).

El pasado martes, poco antes de concluir la segunda audiencia, el presidente del tribunal, René Gandarillas, solicitó a las partes que evaluaran la posibilidad de acordar la lista de testigos que quieren escuchar en el recinto y que el resto se incorpore “por lectura”, es decir que no será necesario que presten declaración.

El fiscal de Cámara, Francisco Márquez, prestó conformidad ante tal requerimiento, del mismo modo que el abogado de la Querella, Sebastián Elía, mientras que la asesora letrada Silvina Muñoz, defensora oficial de los cuatro imputados, dejó supeditada su decisión a que hoy concurran aquellos testigos que considera “importantes” para la causa.

 

¿Se define mañana?

En definitiva, si las partes quedan satisfechas con los testimonios que se escucharán durante la presente jornada, es muy probable que mañana mismo haya alegatos y en las primeras horas de la tarde se conozca el veredicto de jueces y jurados. De lo contrario, la etapa final del juicio pasará para la semana venidera.

Al margen de las especulaciones que puedan hacerse sobre la definición del “caso Piva”, cabe señalar que hasta el momento prestaron declaración 12 testigos (seis el lunes y otros tantos el martes), aunque el dato procesal más relevante se produjo sobre el final de la primera audiencia, cuando se dictó la prisión preventiva de los cuatro jóvenes, quienes habían llegado al juicio en libertad.

A pedido del fiscal Márquez y con la oposición de la Defensa, el tribunal que integran los jueces Gandarillas, Félix Martínez y Eve Flores dispuso la detención de los acusados ante el peligro de fuga de alguno de ellos o de los cuatro, sobre todo a partir de algunos testimonios que los comprometieron seriamente.

El mismo lunes, al presentar el caso, el titular del Ministerio Público opinó que el crimen de Lautaro debe encuadrarse legalmente como un “homicidio doblemente calificado, por alevosía y con el acuerdo premeditado de dos o más personas” (artículo 80, incisos 2º y 6º, del Código Penal de la Nación), delito que tiene como única sanción la prisión perpetua.

En definitiva, si alguno de los imputados o los cuatro son declarados culpables bajo esa figura penal, recibirán la pena máxima que prevé la legislación argentina, que en términos numéricos representa 35 años de prisión efectiva.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus