El Diario del centro del país

Con números positivos en general

Bomberos vendió “muchísimo”, el Jockey necesitó más espacio, la Agrupación y Los Soñadores están conformes con lo realizado, el Rotary sumó más sillas, La Cantina amplió su oferta gastronómica y la Cooperadora del Hospital fue afectada por la ubicación de sus patios. Los food trucks también tuvieron su aprobación

Balance de peñas y patios de comida

Gustavo Tacconi, de la Agrupación Folklórica: “En venta estuvimos muy parecidos a lo que fue el año pasado”

“El balance fue positivo. Fijate que veníamos del mes de enero, con una perspectiva en cuanto al clima adversa y, gracias a Dios, llovió una sola noche y tampoco fue un viernes o un sábado. En términos de cantidades de lo que se ha vendido, estuvimos muy parecidos o un poquito por debajo de lo que fue el año pasado. Ahora, hay que ver las utilidades porque no hemos trasladado toda la inflación a los precios y tampoco era nuestra intención de entrada. Por el lado artístico, estamos viendo cómo la calidad se va incrementando año tras año y también, cómo se va federalizando la peña. Muchos artistas vienen de Cosquín y de Jesús María, que obviamente nos favorece, pero también han venido varios por su propia iniciativa”.

La peña, vale decir, también contó con transmisión por YouTube y mejoró su puesta escénica y de sonido.

 

Juan Carlos Salas, de Los Soñadores: “Nos fue bien a pesar de la situación actual”

“Estamos muy agradecidos a la gente que asistió a la peña, a nuestras familias, a la gente que colaboró, al servicio de Mario Ludueña que lleva 14 años con nosotros y a la organización del Festival que permitió que nuestro grupo ganador haya podido actuar en el Anfiteatro (Los del Olivo de Bengolea se presentó el viernes). Además, en la peña nos fue bien dentro de todo lo que se vive en la actualidad, con una situación complicada. Pensábamos que podría haber sido peor, pero por suerte no fue así. En cuanto al clima, salvo el día domingo que llovió, tuvimos muy buenas noches con mucha gente”.

Cabe indicar que este año, la peña contó con transmisión en vivo vía YouTube y una puesta de luces y pantallas.

 

Ricardo Pigni del Jockey: “Queremos agrandar un poco más el espacio”

“Después de un arranque flojo, fue mejorando día a día. Tuvimos días en los cuales nos desbordaron en el locro, la parrilla y las empanadas. El domingo que llovió, sacamos todo el locro a 2×1 como oferta. Creemos que se cumplieron las expectativas de ventas. Aún no tenemos un número, pero estaríamos cerca de lo que habíamos estimado. Creemos que si tuviéramos más espacio, podríamos vender más, tenemos alrededor de 400 sillas, con 150 más nos mejoraría la venta. Por lo demás salió todo muy bien y esperemos que el año que viene podamos agrandar un poco más el espacio”.

 

Gustavo Nicola de Bomberos: “Hemos vendido muchísimo”

“El balance fue muy bueno. Hemos vendido muchísimo, la verdad. Incluso, el día de domingo, a pesar de la lluvia, se vendió bastante ya que tenemos el patio techado (el único de todo el recorrido peñero este año), y eso da lugar a que la gente se haya quedado adentro. Ningún sobró nada y se vendió todo. Gracias a Dios nos fue muy bien”.

 

Hugo Dellavédova del Rotary: “Habría que revisar los costos”

“Salvo las dos primeras noches donde no hubo mucha gente, y creo que se debía a que todavía muchos no habían cobrado, los demás días fueron muy buenos. Exceptuando el domingo, que es un día fuerte y la lluvia afectó la venta. No obstante, se repartió lo que teníamos ese día a un comedor del barrio La Calera. Este año sí se ha vendido mucho más locro y sándwiches de pata flambeada respecto a años anteriores. Cabe agregar que nosotros pudimos sumar 100 sillas más. En cuanto a los costos, creo que habría que revisarlos. Estamos más que de acuerdo con todos los controles municipales, pero me parece que gastos como los adicionales de policía son excesivos. En total, un patio de comidas debe invertir 200 mil pesos de arranque. Respecto a lo recaudado, lo vamos a destinar a ampliar el Banco de Elementos Ortopédicos y a colaborar con el proyecto del albergue del Hospital. Por último, queremos agradecer a la gente que colaboró con nuestro espacio”.

 

Fabela Crognali de La Cantina: “La gente aceptó nuestra propuesta”

“Es cierto que arrancamos flojos (el jueves 31 de enero), pero terminó siendo un éxito. Toda la gente que fue aceptó muy bien nuestra propuesta. Y el domingo, el día de la lluvia, trabajamos igual a pesar del clima adverso. También quiero destacar al municipio por la muy buena atención brindada”.

En este patio no solo hubo platos tradicionales sino que también se ofrecieron: shawarma, churrascos, chori gourmet, cerveza artesanal y jugos naturales, entre otros.

 

Desde la Cooperadora del Hospital: “Incidió la ubicación de nuestros patios que estaban alejados”

“Es cierto que el jueves y los primeros días arrancó bastante floja la venta y eso tiene que ver con la incidencia de la ubicación de nuestros patios. Uno estuvo al final del recorrido, frente al Anfiteatro, y el otro en Buenos Aires y Bolivia, alejado de donde se concentra la mayor cantidad de personas hasta que comienza el Festival. Eso sí, cuando iniciaron las noches en el Anfi, las ventas repuntaron. El sábado, por ejemplo, se vendió todo lo que teníamos. El domingo, el día de la lluvia, fue más bien atípico por el clima y vendimos el locro a precio de costo. También fue un año experimental para nosotros porque esta vez tercerizamos el servicio y la Cooperadora no se hizo cargo de la logística. En esta ocasión, uno de los patios estuvo a cargo de Paradela (frente al Anfiteatro), y el otro de Tressen (Bolivia y Buenos Aires, que comenzó a funcionar dos días después del primero). Fueron ambos excelentes servicios gastronómicos y por eso, nos gustaría poder replicar el año que viene con ambos. Por último, agradecemos a la gente que asistió y especialmente a los voluntarios que colaboraron desinteresadamente”.

 

César Favalli de los food trucks: “La gente nos acompañó y disfrutó”

“La gente nos acompañó, disfrutó y lo pasó muy bien. Fue una apuesta muy grande con una mucha variedad de comidas, más nueve canillas de cerveza”.

Se trató del tercer año consecutivo de este espacio donde se ofrecieron platos desde sushi, sándwich de cordero, panini de molleja hasta la cerveza Berlina. También se incluyó un tráiler especial para sentarse cómodamente a comer y tomar. Por supuesto, continuó el escenario animado por Diego “Pito” Rosano donde hubo karaoke y shows en vivo.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Crónica lunes

Noemí Bramardo

Rayos Láser brindará “Un regalo tuyo”

Noemí Bramardo

“Con Sebastián Yatra no estamos juntos ni somos novios”

Noemí Bramardo