El Diario del centro del país

Con renovada atracción entre jóvenes y adolescentes

JUEGOS DE MESA

Escribe José Glanzmann ESPECIAL PARA EL DIARIO

Martín Oddino es un joven emprendedor local, músico y docente, que ha generado en un trabajo conjunto a tres amigos diversos proyectos vinculados a juegos de mesa y videojuegos para celulares. Lanzó el juego de la “Ciudad del aprendizaje” en el Vive y Siente

En tiempos de estímulos audiovisuales frenéticos, donde lo instantáneo penetra en cada uno de los que empleamos dispositivos electrónicos y redes sociales, ¿dónde quedaría el viejo rito de sentarse en una mesa, entre amigos, a pensar estrategias para ganar o avanzar en un juego con fichas y cartas?

Para personas como Martín Oddino, todo se asienta en mantener el espíritu de pasión por los que hacía desde niño, en cambiar reglas o crear ideas para nuevos desafíos en los tableros.

Sí persiste, en todo caso, un entrecruce entre los fanáticos de los juegos de tablero, con los que prefieren consolas como la Play, de acuerdo a lo narrado por este joven de 28 años, que debe la Tesis para recibirse de Lic. en Música en la UNVM.

Magus nació en 2015, como una artesanía, un trabajo que realizaba por mi cuenta, yo fabricaba las copias del juego y me las llevaba a Buenos Aires y a otros eventos de juegos que había para venderlo. En un momento las dejé de hacer por mi cuenta, justo coincidió en que armamos un estudio con tres amigos, enfocados en un principio en videojuegos. Pero estaba este proyecto dando vueltas, y les propuse encararlo a nivel más industrial, con mejor producción, arranca contando Martín, sobre uno de las creaciones con más repercusión hasta el momento.

 

-¿Cómo se reparten las tareas en el interior del grupo de trabajo?

-Lucas Charra hace principalmente las ilustraciones, María Luz Cantisani hace las animaciones y diseño gráfico, David Rimoldi es el programador, y yo me encargo de la música y el Game Design.

Lo creamos en 2016 empezamos a trabajar, en un comienzo enfocados en el tema de videojuegos. En 2017, una vez que lanzamos “Magus”, generamos un juego para celular que todavía no está publicado porque lo queremos lanzar con otra empresa que lo publicite fuera de la Argentina.

Y tenemos otro videojuego con el que ganamos una instancia provincial, un subsidio en un concurso a finales de 2017.

Quisimos apuntar un poco más afuera del país con esos productos.

-¿Por una cuestión de más difusión o de mejores mercados?

-Más que todo por una cuestión de difusión. En Argentina el mercado todavía es muy chiquito, acá es muy difícil entrar en un circuito de jugueterías, se puede, pero demanda inversiones que no tenemos. Por eso nos manejamos con tiendas chicas, por Internet y en pedidos personales o en eventos.

 

-Juego de mesa interactivo sobre Villa María en el Vive y Siente.

-Nos hicimos cargo del juego de Villa María, que fue una idea de la subsecretaria de Cultura, Gabriela Redondo, quien me la planteó. Se trata de un juego que retrata a nuestra ciudad en relación al concepto de Ciudad del Aprendizaje. Realizamos un juego de mesa, y videojuego con las mismas características, mediante una plataforma digital. Además, estará acompañado de una App para celular, para que los jugadores, en ciertas reglas, se puedan mover del “mundo físico” al “virtual”.

Consiste en un desafío que el usuario tiene que hacer visitando ciertos lugares de la ciudad, en donde los players tienen que tratar de recorrerla antes que se les acabe el tiempo juntando cartas, y cada una de ellas les brindará información específica o aprendizaje sobre nuestras tierras.

Las cartas, al mejor estilo Pokemon Go, permiten ser “escaneadas” por la App de los celulares acercando data e imágenes sobre lugares de la Villa.

La idea con este producto es exponerlo, y luego difundirlo a los circuitos de las Ciudades del Aprendizaje que se puedan.

 

Proyectos a corto plazo: del Apple Pie a juegos de mesa

Martín destacó que están enfocados en la publicación de su primer jueguito para celular que se llama Apple Pie. “En cada evento que concurrimos estamos en la búsqueda, con productores de juegos para que los tomen para su catálogo internacional”.

También, se concentran en la finalización del juego con el que ganaron el premio en el Polo audiovisual de Córdoba.

 

El mejor videojuego de Villa María en 2017

El creador de Magus comenta que el año pasado se organizó un plan de fomento a las producciones audiovisuales de la provincia de Córdoba, que luego se convirtió en la primera Ley de financiamiento de producciones de este tipo.

Este plan consistió en un concurso donde se podían presentar equipos de Córdoba en categorías audiovisuales como documental, largometraje, serie web y videojuego. Cada una contaba con su propio presupuesto y los equipos se podían presentar a la categoría “con antecedentes” o “sin antecedentes”.

En el rubro de videojuegos se presentaron seis carpetas de Villa María, y la propuesta del equipo que integra Martín, RunDos Estudio, fue seleccionada (consiguiendo además el primer puesto). Se hicieron acreedores de un premio-subsidio de 150 mil pesos para impulsar el desarrollo del juego.

Al respecto, detalló: “Ya cobramos el 50% del subsidio, y en lo que resta del año nos deberían abonar la otra parte. Tenemos que cumplir en la realización del juego en diciembre, de acuerdo a la pautado con la Provincia”.

El nombre del videojuego es Growing Forest y está apuntado para mercado local e internacional, y pensado para celular.

 

-El conocimiento para la realización y programación de los juegos electrónicos, ¿lo obtuvieron a partir de algún curso o especialidad?

-Los cuatro somos estudiantes universitarios, pero en carreras como Música o Diseño audiovisual. Salvo María Luz que sí hizo alguna especialización en Buenos Aires, en el Image Campus, el resto somos más bien autodidactas.

 

-Te estás formando en la música popular en la UNVM y, a la vez, estás muy enfocado en otro campo diferente, ¿cómo explicás esto?

-Pasa que desde que era muy chiquito me interesaban todos los juegos. Siempre tuve una cuestión de que me gustaban crearlos. En los de mesa les modificaba las reglas, me inventaba las propias. El primero que organicé de manera más seria fue el Magus, pero tenía otros que compartía con mis amigos.

-Ante la competencia del uso generalizado de celulares, consolas y redes sociales, ¿hay público masivo interesado en los juegos de mesa en nuestra ciudad?

-Sí, totalmente. Desde 2014 que voy a eventos de juegos y han crecido mucho. Lo que pasa es que los juegos de mesa tienen eso de atrapante, por ejemplo, en la última edición Geek Out Fest, el año pasado, había 2.500 personas jugando en tres pisos, jugando juegos de mesa, de a cuatro o cinco persones.

Tienen una cosa muy interesante, que generan esa cosa social, física, que por ahí la tecnología no tiene. No lo considero ni mejor ni peor que un videojuego o la tecnología digital, pero es distinto.

 

Martín reafirma esta adhesión y el nivel de interés de muchos jóvenes, contando que en su taller de juegos de mesa que ofrece los martes, en la Medioteca Municipal, suelen asistir entre 15 a 20 personas, en su mayoría todos adolescentes.

Y manifiesta que la concentración y el placer en algunos de estas experiencias lúdicas, genera, por ejemplo, que los alumnos del taller muchas veces no se toman el recreo permitido entre hora y hora. “Se quedan sentados jugando durante las dos horas”, sentencia.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“Hacemos un teatro que busca provocar y convocar”

Alexis Loudet

El ciclón del 28 en Caras y Caretas

Noemí Bramardo

Pintura colectiva

Mercedes Dagna