El Diario del centro del país

Con tratamiento, la esquizofrenia no impide una vida normal

La Asociación de Ayuda a Familiares de Personas con Esquizofrenia lanzó una campaña contra el estigma que acarrea la enfermedad

Mañana es el Día Mundial de la Salud Mental

La mencionada enfermedad mental es crónica y afecta al 1% de la población del planeta. Se estima que en nuestro país la padecen unas 400 mil personas. Como solo el 10% de los pacientes cumple correctamente el tratamiento, se han desarrollado nuevas terapias de acción prolongada dirigidas a mejorar la adherencia

 

La esquizofrenia es un trastorno mental grave que afecta a más de 21 millones de personas en todo el mundo de los cuales, se estima, 400 mil son argentinos. Es una enfermedad que se caracteriza por una distorsión del pensamiento, las percepciones, las emociones, el lenguaje, la conciencia de sí mismo y la conducta. Algunas de las experiencias más frecuentes son las alucinaciones (oír voces o ver cosas inexistentes) y los delirios (creencias erróneas y persistentes).

El avance de la ciencia y la proliferación de grupos de ayuda son factores claves y sumamente alentadores para el tratamiento de la enfermedad: “Las evidencias actuales muestran que con el oportuno y adecuado tratamiento integral, las personas con esquizofrenia pueden alcanzar una vida totalmente satisfactoria, viviendo independientemente con su propia familia e hijos, estudiando o trabajando en el ámbito laboral competitivo, gozando de las actividades recreativas y de relaciones sociales”, asegura Pedro Gargoloff, asesor médico de la Asociación de Ayuda a Familiares de Personas con Esquizofrenia y miembro de la red educacional de la Asociación Mundial de Psiquiatría.

Si bien los pacientes pueden permanecer estabilizados, solo el 10% cumple correctamente el tratamiento y esto implica la aparición de recaídas (reaparición o empeoramiento de los síntomas o brotes). Cada vez que esto sucede empeora el pronóstico del paciente, ya que en cada recaída hay un deterioro de las funciones intelectuales o cognitivas.

“Las terapias de larga duración tienen mejor desempeño que aquellas que se administran oralmente. El paciente presenta menos síntomas residuales, hay mayor tolerancia y eficacia de la medicación y se observa un mejor funcionamiento global (cognitivo, familiar, social, laboral). Estas nuevas terapéuticas permiten que el paciente esté menos indefenso ante la sociedad porque le permiten adaptarse mejor y llevar una vida más apacible y placentera,” analiza Carlos Morra, presidente de la Asociación de Psiquiatras de la Provincia de Córdoba.

 

El entorno del paciente, clave en el tratamiento

“El entorno cumple un rol esencial en la recuperación de la enfermedad: es imprescindible que el familiar, además del natural afecto y contención, esté debidamente informado” explica Gargoloff.

“El familiar, en muchos casos, tiene que hacerse cargo del seguimiento del paciente. Esto no es solamente acompañarlo a las consultas, sino también asegurarse de que tome los medicamentos todos los días. Además es una responsabilidad del médico realizar el seguimiento exhaustivo del tratamiento, no solo limitarse a preguntar si tomó la medicación. En muchos casos, deben comunicarse regularmente por teléfono con algún familiar, amigo o incluso algún vecino del paciente, ya que cuando estos se comprometen, puede realizarse un mejor seguimiento de la evolución, tanto de la enfermedad como del tratamiento,” concluye el doctor Morra.

 

#NoEtiquetes: una campaña contra el estigma

En el marco del Día Mundial de la Salud Mental -que se celebrará mañana por impulso de la Organización Mundial de la Salud- la Asociación de Ayuda a Familiares de Personas con Esquizofrenia lanzó la campaña #NoEtiquetes para generar conciencia sobre el estigma que rodea a la enfermedad. “Los pacientes con esquizofrenia sufren una fuerte discriminación. Es frecuente la errónea identificación con sujetos que son peligrosos, incapaces de tomar decisiones, incompetentes laboralmente, inhábiles para estudiar o irrecuperables de su enfermedad. Estos mitos son falsos, distan muchísimo de la verdad,” explicó Gargoloff.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

El programa de Islandia que logró apartar a los chicos de las adicciones

Mercedes Dagna

“Villa María le dice basta al ojo vago”

Mercedes Dagna

La vacunación supera las expectativas

Juan Pablo Morre