Confirmaron que Luna fue abusada por “Marianito” Gutiérrez Cingolani

La pequeña Luna Viera en una fotografía difundida por el Ministerio Público Fiscal a través de su sitio en Internet, www.mpfcordoba.gob.ar

En el cuerpo de la pequeña, asesinada en Tío Pujio hace tres meses, se hallaron restos de ADN que pertenecen al acusado. El estudio genético es concluyente y corroboró lo que se presumía. Falta conocer el informe de la segunda pericia psiquiátrica

La pequeña Luna Viera en una fotografía difundida por el Ministerio Público Fiscal a través de su sitio en Internet, www.mpfcordoba.gob.ar

En los primeros días de septiembre, una pericia forense confirmó que Luna Viera (5) fue abusada antes de morir, en las primeras horas de la tarde del miércoles 19 de julio a pocos metros de su casa, en la vecina localidad de Tío Pujio.

Sin embargo, lo que no estaba corroborado entonces, al menos desde el punto de vista científico, era la identidad del autor del letal sometimiento sexual, aunque desde un primer momento hubo un único sospechoso, quien está detenido desde el mismo día del hecho: Mariano Angel Gutiérrez Cingolani (30).

El acusado es un vecino de la niña, al que todos conocen en el pueblo como “Marianito” por tratarse de un hombre con un importante retraso mental, según lo determinó una primera pericia psiquiátrica realizada pocos días después del tremendo suceso.

En efecto, el examen de Psiquiatría Forense, cuyo resultado se difundió el 1 de agosto, determinó que Gutiérrez Cingolani “no pudo comprender la criminalidad de sus actos ni dirigir sus acciones”, por lo que -en principio- es una persona inimputable.

No obstante, a los efectos de profundizar la investigación y despejar cualquier tipo de dudas, el fiscal que instruye la causa, René Bosio, ordenó que “Marianito” fuera sometido a una segunda pericia psiquiátrica y en la oportunidad solicitó, además, un minucioso examen de ADN para obtener muestras del cuerpo de Luna y poder compararlas con el perfil genético del presunto homicida.

Pues bien, en las últimas horas el propio fiscal confirmó a EL DIARIO que el pasado viernes le comunicaron el resultado oficial de la pericia (aunque recién ayer llegó el informe a su despacho), que confirma que en el cadáver de la niña se hallaron restos de semen que se corresponden con el perfil genético de Gutiérrez Cingolani.

El ADN, sigla de ácido desoxirribonucleico, es una proteína compleja que se encuentra en el núcleo de las células y conforma el principal constituyente del material genético de los seres vivos y es responsable de su transmisión hereditaria.

Ahora sólo resta conocer el resultado de la segunda pericia psiquiátrica, para la cual se llevaron a cabo varias entrevistas al acusado e incluso se pidieron algunos estudios complementarios.

Mientras tanto, por razones sanitarias (como consecuencia de tratarse de una persona con capacidades diferentes) y de seguridad, Gutiérrez Cingolani se encuentra alojado en el Hospital Aurelio Crespo de Cruz del Eje, donde quedó internado con custodia a cargo de personal del Establecimiento Penitenciario Nº 10 ubicado en esa misma localidad del noroeste cordobés.

 

Un gravísimo delito castigado con la pena máxima

Mariano Gutiérrez Cingolani está imputado como presunto autor de “abuso sexual agravado”, en concurso real con “homicidio doblemente calificado” por críminis causa y violencia de género, un delito que es castigado con prisión perpetua. Si la segunda pericia psiquiátrica determina que comprendió la criminalidad del acto, será declarado imputable y será sometido a juicio bajo la gravísima acusación que le atribuye el fiscal Bosio. En tanto, si el informe coincide con el resultado de la primera pericia, lo más probable es que se lo declare inimputable, aunque no habría que descartar que, en ese caso, se realicen nuevos estudios médicos.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus