Crecidas: ministro dijo que se avanza hacia un manejo adecuado del Embalse

Según el ministro, el año pasado hubo lluvias similares a las de 2014 y 2015 pero se evitaron crecidas como las de aquellos años. En Villa María, en 2014 el agua invadió costanera y barrios (archivo)

Contó por qué no funcionaban desde hace décadas unas válvulas. Dijo que la remoción de islas debe ser analizada “una por una” y en similar sentido habló sobre el dragado del Ctalamochita

Según el ministro, el año pasado hubo lluvias similares a las de 2014 y 2015 pero se evitaron crecidas como las de aquellos años. En Villa María, en 2014 el agua invadió costanera y barrios (archivo)

La reparación de válvulas en el Embalse de Río Tercero permitió el año pasado que con precipitaciones “similares” a las de 2014 y 2015 ya no se inundaran zonas pobladas en Villa María, Villa Nueva y otras localidades del curso del Ctalamochita, como se había registrado en aquellos años.

Eso es lo que dijo el ministro de Agua, Ambiente y Servicios Públicos de la provincia, Fabián López, entrevistado por EL DIARIO. Y si bien no descartó futuras inundaciones, indicó que el manejo del caudal va camino a ser el “adecuado”.

El funcionario fue consultado sobre el recambio de descargadores de fondo en el Embalse. En este marco, López repasó que dicha infraestructura, construida a fines de la década del 30 y comienzos del 40, “tuvo como diseño original determinados elementos de control de crecida que a lo largo del tiempo -en particular en los años 70 – fueron desactivándose, porque la hidrología de aquella época marcaba que no hacía falta tener válvulas como colas de novias en cada una de las turbinas”.

Sin embargo, el cambio climático tornó necesario volver a ponerlas en marcha.

López apuntó que “se tomó nota del efecto del cambio climático sobre la cuenca, y por lo tanto de un incremento importante en el caudal como tuvimos en los años 2014, 2015 y también 2016, y se decidió revertir esa situación”.

Especificó que se instalaron tres válvulas de chorro hueco, “tres válvulas que generan esa famosa cola de novia en cada una de las tres turbinas, de manera de permitir una mejor regulación de los caudales”.

“El tener esos órganos de control que permiten abrir y sacar agua en momentos en que el embalse sube en demasía -conforme a lo que marcan las estrategias regulatorias que tiene la provincia- permite generar un pulmón de reserva de las aguas en el embalse, dado que no lo tiene Piedras Moras”, detalló y recordó que este último “no es un embalse de regulación sino simplemente de cabecera, de absorción de pico de generación, no de regulación”.

De acuerdo a sus palabras, esas tres válvulas permitieron que en 2016 “con precipitaciones similares a escalas de 2014 y 2015” el caudal que saliera del embalse “fuera mucho más regulado y no se tuvieran los picos de años anteriores”.

El integrante del Gabinete de Juan Schiaretti especificó también que ahora se está avanzando en la mejora de órganos de control de los descargadores de fondo, que “van a imprimir aún una capacidad mayor de regulación del dique, con lo cual creo que vamos a alcanzar los objetivos que queríamos para regular de manera adecuada toda la cuenca”.

Cuando se le preguntó si todo esto posibilita descartar futuras inundaciones de zonas pobladas, dijo que ratificar esto “es fuerte, porque las inundaciones se pueden deber también a lluvias locales por mal desempeño o manejo de correntías urbanas locales”, pero sí afirmó que “permitirá una mucho mejor regulación del caudal del Ctalamochita que sale del último embalse que tiene el sistema, que es el Piedras Moras”.

Al ministro también se le preguntó sobre la pertinencia, o no, de sacar islas del Ctalamochita. “Los ríos son ambientes naturales, no son canales construidos artificialmente por el hombre sino que son ambientes naturales que hay que preservar, hay que tener una mirada de conservación, una mirada sustentable sobre los mismos, porque tenemos que aprender a convivr ambientalmente con los ríos”, fue la primera parte de su respuesta.

“Muchas veces nuestras ciudades crecieron de espaldas a los mismos, y esa tendencia se ha ido revirtiendo y hoy la gente quiere crecer mirando, aprovechando, disfrutando y conviviendo con el río”, añadió.

“Toda decisión que se tome debe ser evaluada puntualmente. Nuestro marco de política ambiental es muy claro y creo que entonces no hay una definción general sobre las islas, es un caso particular que hay que analizar de a una”, precisó. En similar sentido se pronunció al ser preguntado sobre los dragados. “Los ríos transportan agua y arena, cuando el transporte de arena se deposita en determinados lugares e imposibilita el transporte de agua hay que analizarlo, como en todos los ríos del mundo”, contestó.

Finalmente, al planteársele si generaron las alertas tempranas de las que se habló tras las últimas inundaciones, explicó que esa cuestión es competencia del Ministerio de Gobierno.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus