El Diario del centro del país

Creen que algunas especies del plan agroforestal dañarán el ambiente

Luciano Ayala y Wenceslao Duclo, militantes ambientales que integran una asamblea local, contaron que hubo respuestas escuetas a interrogantes planteados

Preocupa a ambientalistas la incorporación de especies invasoras a la lista recomendada para reforestar la provincia de Córdoba

Tras conocerse el listado con las especies recomendadas y prohibidas, se levantó polémica entre ecólogos y biólogos. En Villa María, la Asamblea Socioambiental El Monte Nativo Vuelve cree que este plan traerá a largo plazo mayores problemas

En consonancia con biólogos y ecólogos de la provincia que también alzaron su voz, integrantes de la Asamblea Socioambiental El Monte Nativo Vuelve sostuvieron que algunas de las especies recomendadas por la provincia para cumplir con la ley agroforestal atentarán contra el ambiente.

“Desde el Gobierno provincial se hace difusión del plan y ya desde las publicidades se muestran paisajes compuestos por plantas exóticas, normalizándose ese futuro paisaje”, advirtió Wenceslao Duclo en la Redacción de El Diario.

Recalcó que esto se plasma en la lista de plantas recomendadas.

“En uno de sus decretos, la ley detalla especies recomendadas nativas y exóticas y en el anexo 2 las especies exóticas prohibidas. Hay una serie de contradicciones a nivel normativo, porque, por ejemplo, en el artículo 3 se señala que para la forestación y reforestación las especies a ser utilizadas no tienen que ser invasoras, pero en la lista de especies exóticas recomendadas la mayoría son pinos y eucaliptos, que tienen precisamente un comportamiento invasor”, apuntó el estudiante de la Licenciatura en Ambiente y Energías Renovables de la Universidad Nacional de Villa María.

Duclo consideró que “hay un trasfondo político en relación a cómo se dan los convenios con viveros que realizan la clonación de pinos y eucaliptos”.

Indicó que “la provincia no tiene una tradición forestal, ya no quedan árboles y ahora se trata de introducir un nuevo sistema productivo, obligando a productores a reforestar del 2% al 5% de la superficie de su terreno” pero con estas particularidades.

El joven contó que estuvieron presentes en la presentación del plan en la casa de altos estudios local, donde “se reafirmó que uno de los objetivos fue la preservación de cuencas hídricas y la recuperación de masa arbórea, y se dieron ejes como reivindicar el lado productivo con especies básicamente exóticas”.

“Hay invasoras que pueden ser nativas o exóticas. La mayoría son exóticas. La característica que hace a una especie invasora es la capacidad que tiene de adaptación a un nuevo ambiente y su dispersión con mayor facilidad. En esa adaptación desplaza a otras especies propias del medio. Si uno observa, abajo de los pinos no queda nada”, explicó.

En este marco, contó que desde el Estado cordobés no se brindaron estudios científicos que demuestren que un tipo de pino en particular -sobre el cual pidieron informes- no es invasor, algo que descuentan varios especialistas.

“La respuesta que nos dieron fue escueta”, subrayó.

“Hay preocupación porque la forestación con especies invasoras tendrá un impacto negativo a nivel paisaje y afectará mucho más a las cuencas”, sostuvo el entrevistado.

Advirtió que se argumentan estas circunstancias a veces desde escenarios de inundaciones -se sabe que algunas de estas especies son grandes consumidoras de agua- algo que criticó.

“Esa es una visión muy cortoplacista. No se tiene en cuenta la complejidad de los sistemas socioambientales y cómo la introducción de nuevas especies en un ecosistema generará un millón de interacciones que escapa a un solo significante”, precisó.

Además recalcó que en su anexo 2, la ley de política ambiental de la provincia dice que tiene que darse un estudio de impacto ambiental en el caso de aquellas especies invasoras de las que no haya registros de estudios sobre su presencia en la provincia. Y precisamente, “en la lista hay dos de estas especies sin referencia de su presencia en Córdoba, por lo que se necesita de un estudio de impacto ambiental que no se está solicitando”.

Para el estudiante avanzado en la materia, “se está buscando una solución económica a una problemática ambiental, que es la falta de masa arbórea”.

“Está muy claro que esto es intencional”, sostuvo y ante una pregunta de este cronista consideró que “a largo plazo esto será peor que no hacer nada, porque estamos modificando estructuralmente la complejidad de un paisaje ecosistémico”.

“Si bien una de las notas dice que la lista solo es de especies “recomendadas”, lo que es cierto, a su vez están presentando una actividad productiva y de negocios en base a esas especies”, manifestó.

Por su parte, Luciano Ayala, también integrante de la citada asamblea, evaluó que “falta el incentivo a la producción viverista de nativas”, esto teniendo en cuenta los números “modestos que maneja la ley para forestar y reforestar, que son 200 árboles por hectárea, lo que en base a las 150 mil hectáreas serían 30 millones de árboles a plantar en los 10 años que prevé el plan, por lo que de ninguna manera hay forma de cubrir esto con especies nativas”.

“Hace falta un posicionamiento mucho más fuerte del Estado para cumplir con las expectativas de saneamiento de servicios ambientales de ecosistemas a lograr”, interpretó el joven.

 

Cara y ceca de la iniciativa

A través de la ley agroforestal, sancionada en agosto del año pasado, el Gobierno aspira a que se planten entre 30 y 50 millones de árboles en Córdoba. La provincia lo plantea como una gran cruzada por el medio ambiente ya que la forestación contrarresta el cambio climático, porque los árboles absorben el dióxido de carbono atmosférico, el principal gas responsable del sobrecalentamiento del planeta.

En septiembre pasado se conoció el listado (elaborado por expertos según el Estado cordobés) con las especies recomendadas y las especies exóticas invasoras prohibidas, y surgió la controversia.

El diario La Voz del Interior publicó que biólogos y ecólogos de la Universidad Nacional de Córdoba advirtieron que algunas de las especies recomendadas serían perjudiciales para el ambiente.

Se trata de especies exóticas e invasoras que demandan gran cantidad de agua, por lo que lesionarían las cuencas hídricas provinciales. Además, el Instituto Multidisciplinario de Biología Vegetal advirtió que dentro de los árboles recomendados figuran especies que generaron daños ambientales y planteó formalmente que se eliminen del listado los pinos y eucaliptos y que se prohíba su implantación en las zonas serranas y de pedemonte.

En el citado matutino, Ricardo Renaudeau, de la Secretaría de Agricultura, dijo que “no hay una percepción generalizada de que el pino sea una especie invasora” y que en su carrera no vio “un pino que se haya escapado de Calamuchita”. Añadió que los predios que están a más de 1.600 metros de altura están excluidos de forestar, por lo que “no se van a afectar las cuencas hídricas más altas”.

Los campos tienen hasta fin de este mes para declarar cuántos árboles hay y en 2019 tendrán que presentar su plan para una década.

 

El ministro Busso estuvo en Villa María el jueves pasado y se le preguntó sobre los puntos que despertaron cuestionamientos. Dijo estar convencido de que la ley es muy positiva

El ministro resaltó que la ley fue “muy consensuada”

“Está bien que haya críticas al plan agroforestal, no me asusta que se critique esta obligación que hemos impuesto a través de una ley muy consensuada, muy legitimada, que impone llevar adelante la implantación de más de 50 millones de árboles en Córdoba, en 150 mil a 160 mil hectáreas”, fue lo primero que dijo el ministro de Agricultura de la provincia, Sergio Busso, cuando el jueves estuvo en Villa María y se le preguntó sobre el tema.

“No es fácil tener por delante esta obligación, por eso por ahí el productor genera desconfianza, miedo, temor, pero es una ley, hay que hacerlo y creo que todos estamos de acuerdo con los objetivos. Necesitamos darle a lo productivo un matiz distinto desde el punto de vista de la sustentabilidad ambiental y sobre todo no tengo dudas que aparecerá una nueva oportunidad económica en la provincia: lo forestal va a ser tan importante como cualquier producción agrícola o ganadera”, indicó el funcionario del Gabinete de Juan Schiaretti.

Cuando El Diario le habló de especies invasoras, Busso dijo que “hay las que están permitidas y las que están prohibidas y después viene la discusión sobre si un eucalipto o un pino es exótico o no, y hay respuestas técnicas para ello”.

“Nosotros tenemos el aval de importantes estudios científicos y técnicos y está el aval de las universidades. Siempre en estos temas va a haber miradas distintas, lo importante es que estemos de acuerdo en el objetivo final, que es implantar árboles. Obviamente prohibimos algunas especies que nos parece que son nocivas, pero hay que dejar de lado los extremos”, manifestó.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Inician campaña solidaria para enviar ayuda a los inundados en el Litoral

Daniel Rocha

Tras el temporal, la respuesta solidaria de los vecinos fue absoluta

Alexis Loudet

La Incubadora de Empresas recibe proyectos a desarrollar en este año

Alexis Loudet