El Diario del centro del país

Criollaza

AGENDA/Festival de la Tradición

Ubicado al norte de la provincia de Buenos Aires, 500 kilómetros al sureste de Villa María y a sólo 110 de la Capital Federal, San Antonio de Areco se arroga el derecho de vestir el título de Capital Nacional de la Tradición. De la mano, la localidad de rasgos criollos y aires camperos organiza cada año la Fiesta de la Tradición, que del viernes al sábado próximo celebrará nada más y nada menos que su 79° edición.

Un evento de larga historia y mucha raigambre tradicionalista, nacida en los mismos pagos donde un tal Ricardo Güiraldes (oriundo de Buenos Aires, pero criado en San Antonio de Areco) diera vida a Don Segundo Sombra. Una de las obras más importantes de la literatura gauchesca, a la que por estos pagos se le rinde tributo casi cotidiano.

A tono con aquello, un muy buen número de paisanos andan vestidos con bombacha, boina y facón bien colocado en la espalda, abrazado al cinto. “Viva la Patria” grita uno de tupidos bigotes, recién salido de las tareas del campo. “Y viva la tradición”, le responde otro, cuyas botas de brillo impoluto difícilmente hayan experimentado el tierral de los sembrados, o la mugre de un corral.

 

Viernes

La cita comenzará a en la noche del viernes, con un gran fogón en el patio de la Pulpería La Blanqueada. Sin grandes estrellas, pero con todo el ímpetu y el talento de fervientes solistas y bandas locales (muchos de ellos de alto nivel), la grilla promete un espectáculo portentoso, con toda la fuerza del folclore puro y delicioso.

 

Sábado

En tanto, el sábado comenzará con un homenaje por el 184º aniversario del natalicio de José Hernández. Un mimo al autor del Martín Fierro, quien vio la luz un 10 de noviembre (por él, en esa jornada se festeja el Día de la Tradición). El acto, cargado de simbolismo, tendrá lugar en el Monolito José Hernández, a las 10.

Tras ello, empieza la parte fuerte. La sede es el muy bien dispuesto y emperifollado para la ocasión Parque Criollo Ricardo Güiraldes, donde a partir de las 14.30 la Fiesta se enciende de veras. Primero, con la jineteada (grupa), siguiendo la carrera a la sortija, jura y entrevero de tropillas y la carrera de potros. A las 19 se celebrará la clásica misa en el Museo Ricardo Güiraldes, mientras que a las 21 arranca el gran Baile Campero, con cantidad de artistas autóctonos de sobrada trayectoria.

 

Domingo

En tanto, el domingo las actividades arrancan en la plaza (principal) Ruiz de Arellano, con un gran desfile donde los protagonistas de fuste serán las agrupaciones gauchas y las bandas musicales. Vale la pena ver el colorido que enciende al corazón de la localidad (repleta de casonas antiguas, tan a tono con la impronta de tiempos viejos) durante el evento.

De allí, el movimiento se traslada nuevamente al Parque Criollo, lugar escogido para lo más granado de la Fiesta: Vuelta Inaugural (con abanderados, escoltas y tropillas premiadas), jineteada, carreras de potros, bandas musicales y entrega de premios.

 

DONDE San Antonio de Areco (provincia de Buenos Aires)

CUANDO Del viernes al domingo próximos.

 

HUMOR VIAJERO – Platón etíope

Por el Peregrino Impertinente

En la plenitud de su territorio, Etiopía cobija cantidad de sitios de espléndida belleza y comunidades que a nuestros occidentales y yanquilizados ojos nos parecerán de lo más exóticas. Es el caso de los mursis, “Un pueblo con mursísima historia”, comenta creyendo ser gracioso el antropólogo Elcor Tadoverde, justo antes de ser apedreado por una monja.

Los mursis no son más de 10.000 y viven fundamentalmente en las regiones montañosas centrales del país africano. Allí, desarrollan sus milenarios modos de vida, lo que incluye el trabajo de los suelos mediante agricultura tradicional, la cría de ganado, y la “Dunga”, que era el ocho de Brasil y también un tipo de danza en la que los jóvenes pelean utilizando una caña: “La mayoría elije Legui, que para mí es intomable”, insiste el cada vez más odiado Elcor Tadoverde, quien ahora sí será brutalmente apaleado por la barra brava de Juventud Antoniana de Salta.

Sin embargo, el rasgo más llamativo de esta tribu animista hay que buscarlo en las mujeres. Son ellas quienes continúan fogueando una costumbre ancestral, la cual consiste en colocarse platos de arcilla de hasta 20 centímetros de diámetro en la zona inferior de sus labios. La práctica es utilizada por las damas como símbolo de autoestima, y herramienta de seducción.

Entonces, los piropos no se hacen esperar: “Qué brillo que tiene tu plato”, “qué hermoso Plato Donald” o “cómo me gustaría vivir en la antigua Grecia, para estar cerca de ese Platón”, son algunos de ellos. Dicho comportamiento explica, asimismo, porqué los hombres mursis tienen menos actividad sexual que Majul.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Abrazado al agua

Noemí Bramardo

El norte más británico

Alexis Loudet

El paraíso no está tan lejos

Noemí Bramardo