El Diario del centro del país

“Cristina representa un liderazgo fuerte, firme y sólido”

MANO A MANO con Ernesto Manuel Bertoglio

Nació en Villa María, el 24 de abril de 1992. Está cursando la Tecnicatura en Administración de Empresas. A los 15 años inició el camino de la militancia en una organización de izquierda. Pasó un tiempo alejado de la actividad partidaria hasta que en 2012 retomó su participación en las filas del peronismo identificado con la expresidenta y actual senadora Cristina Fernández de Kirchner. Es secretario político de La Cámpora Villa María, organización liderada a nivel nacional por el diputado Máximo Kirchner

 

Escribe Nancy Musa

Denuestra Redacción

Empatía, solidaridad, colectivo. Palabras que forman parte sustancial de las convicciones de un joven que lleva el nombre del Che Guevara. Nacido en cuna peronista, identificado con la clase trabajadora, movilizado por los más vulnerables, Ernesto Bertoglio es uno de los tantos jóvenes que encontraron en el proyecto de Cristina un pasaje al horizonte donde espera pacientemente la utopía.

“La utopía sirve para caminar”, decía Eduardo Galeano. Y Ernesto y sus compañeros caminan, ponen plata de su bolsillo, sacrifican tiempo, enfrentan el desafío de aportar su granito de arena para construir una “Patria para todos”.

 

-¿Es complicado ser militante de La Cámpora en este momento?

-No sé si complicado, pero nuestra organización ha sido víctima de una estigmatización constante por parte de los medios de comunicación concentrados y por supuesto que hay dificultades. No es fácil la relación con el contexto. Y hay algo que genera bronca, algunas personas tienen una visión errada de cómo somos las y los militantes que componemos esta organización, el sacrificio que hacemos y cómo nos desvivimos por los que están al último de la fila, por los más humildes, por los trabajadores.

Y desconocen que arriesgamos nuestro bienestar económico, nuestro tiempo en función de un proyecto colectivo. Nos desvivimos por el bienestar de los otros, porque nosotros creemos que la Patria es el otro.

Tenemos esos valores que tienen que ver con una Patria para todos, justa y solidaria.

 

-Teniendo esa visión de una Patria para todos, ¿qué sienten frente al avance del individualismo y el aumento de las desigualdades?

-Nos genera mucha tristeza el egoísmo y el individualismo. También vemos otra sociedad que se maneja en términos más solidarios, más comprensivos y nosotros tratamos de dejar en claro cuáles son nuestras ideas y sabemos que nuestro país necesita un cambio cultural muy importante en ese sentido.

El individualismo y el egoísmo son la esencia del capitalismo, somos conscientes de eso y dentro de ese marco tratamos de luchar por otro tipo de sociedad.

 

-¿Pensás que la juventud actual es una juventud comprometida?

-Sí, creo que la esperanza de este país está en la juventud, que por ahí no viene contaminada de muchos vicios y de costumbres que hoy por hoy son un retraso.

Creo que la juventud es más comprensiva en muchos aspectos y pensamos que en la política el trasvasamiento generacional es fundamental para la subsistencia de nuestro proyecto nacional y popular.

 

-Cuando dialogan en sus reuniones, ¿analizan todas las denuncias de corrupción que afectan al gobierno anterior y a la expresidenta?

-Sí, es un tema que debatimos, somos conscientes de que pudo haber irregularidades cometidas por algún funcionario, pero no creemos que la corrupción sea exclusiva de un partido, de un proyecto o de una fuerza en particular porque es algo que trasciende a todo el sistema político.

Y si queremos, de verdad, tratarlo seriamente, en primer lugar tenemos que discutir un paso previo a la corrupción política, que es la corrupción empresarial.

Ese es un factor necesario para que exista la corrupción política y tenemos que discutir la corrupción en términos generales y no en términos excluyentes para un partido político.

 

-Una parte de la sociedad culpa al peronismo de todos los males del país, prácticamente, ¿cuál es tu pensamiento al respecto?

-El peronismo es el factor histórico que posibilitó y posibilita que este país tenga una calidad de vida superior a los países de la región. En términos de cobertura social, salarios, empleo, salud y educación gratuita.

Si no hubiese existido el peronismo, este país sería mucho más injusto, mucho más desigual y mucho más pobre.

 

-Ernesto, ¿qué mirada tenés con relación al triunfo de Jair Bolsonaro en Brasil?

-Es un retroceso para la región el reciente triunfo de Bolsonaro, siendo autocrítico creo también que al candidato del PT Fernando Haddad le faltó rebeldía. Una rebeldía que por ahí Bolsonaro tuvo, al plantarse como un candidato antisistema. Y creo que tenemos que ser más firmes, más rebeldes a la hora de exponer nuestras ideas y no caer siempre en el correctismo político, por decirlo de alguna forma.

Por otro lado, creo que fue un error de Lula entregarse a la cárcel, no pudo ni apoyar a su candidato y no haber recurrido al exilio como podría haber hecho.

 

-De cualquier manera, estos tiempos parecen llevar el sello del Mercado y la izquierda va perdiendo espacio, ¿por qué?

-Creo que estamos en un punto de inflexión, no creo que el giro a la derecha sea irreversible. Pienso que tenemos que iniciar una contraofensiva política en toda la región para que la derecha no siga avanzando.

Cada país donde gana la derecha pierde ese país y pierde la región porque se profundizan las divisiones. Bolsonaro podría llegar a irse del Mercosur, la victoria de la derecha favorece a la división de la región, que es lo que quieren las grandes potencias.

 

-Quedamos muy atados a Estados Unidos y despegamos de China.

-A Estados Unidos y a la Unión Europea y nos alejamos de China, sí. Lo que ocurre es que China se plantea otro tipo de alianza, no es una alianza donde uno pierde y otro gana, sino que es una alianza en términos comerciales y diplomáticos justa para ambos países, lo mismo que Rusia.

Imaginan un mundo bilateral, mientras que los imperios imaginan un mundo unilateral.

-Estás estudiando economía, ¿cuál es tu análisis sobre la actualidad económica?

-Argentina tiene un problema histórico que es la escasez de dólares, Cambiemos ni bien asumió el gobierno cometió dos errores que profundizaron esta problemática; el primero fue la apertura de importaciones, que intensificó la salida de dólares del país, para comprar productos que provienen del exterior, estrangulando la balanza comercial, y por el otro lado decidió liberar el tipo de cambio, lo que facilitó la compra de dólares para fugarlos al exterior a cuentas de paraísos fiscales mediante la ingeniería financiera que proporciona el JP Morgan, Deutsche Bank, fondos comunes de inversión, empresas que fugan divisas.

Todo eso ejerció una presión fundamental sobre el tipo de cambio que generó que el dólar subiera 100% en cuestión de meses. La inflación que vamos a tener es de un 50% con un grave riesgo para el año que viene de hiperinflación, una situación muy similar a la de 1988.

A su vez veo el endeudamiento fenomenal e irresponsable generado por Mauricio Macri, que es la entrega del bienestar de las generaciones presentes y futuras.

En el año 2015 la deuda era el 15% del PBI y hoy representa casi el 80% del PBI.

 

-¿Pensás que Cristina va a ser candidata el próximo año?

-Eso es algo que tiene que decidir ella, pero quiero que Cristina sea candidata por dos razones: todas las encuestas dicen que es la candidata peronista con mayor cantidad de votos y porque es la única capaz de activar una fuerza espiritual en la militancia que cuando se enciende puede arrasar con cualquier escollo, que se interponga en términos políticos, para volver a ser gobierno en el año 2019.

Tenemos esa responsabilidad de ganar y ganar bien.

 

-¿Por qué aman tanto a Cristina, se lo preguntan alguna vez?

-(Sonríe) Es una relación que tiene que ver con el amor, por supuesto, con un proyecto colectivo y tiene que ver con que Cristina representa la esperanza más genuina de que se puede vivir mejor, en un país más justo, menos desigual, donde uno no sienta angustia cotidiana por la situación económica.

Que puedas ir a comer algo sin angustiarte, que puedas calentarte en el invierno sin preocuparte por la boleta de gas, que puedas salir en auto sin angustiarte por el costo del combustible, un país mejor, eso representa Cristina.

 

-¿Y qué errores cometió para generar odio en una parte de la sociedad?

-Creo que todo proyecto político que realmente se proponga romper con el statu quo, con el orden imperante, genera odios. Porque hay una parte de la sociedad que está agarrada a ese orden conservador y no le gusta que las cosas se transformen. Y también pienso que ese odio va a existir en una parte de la sociedad, nosotros lo tenemos identificado desde el punto de vista sociocultural.

También los entendemos, pero hay nuevas generaciones que pensamos diferente, que priorizamos lo colectivo a lo individual, la solidaridad al egoísmo y tenemos diferencias, quizás irreconciliables, pero como argentinos, a pesar de todo eso, debemos aprender a convivir y a respetarnos. Sostengo que el odio a Cristina no es por la corrupción, el odio a Cristina es por la inclusión. Es la aporofobia, el odio a los pobres, eso es lo que veo en una parte de la clase media, odio a los débiles.

 

-Ahora también parece haber un rechazo a los extranjeros.

-Sí, pero no odian a los alemanes, al estadounidense, al inglés, odian al extranjero pobre.

Es el odio a los pobres.

 

-¿Cuándo conociste a Cristina?

-A Cristina la conocí personalmente en El Calafate, a principio del año 2017. Fue una experiencia inolvidable, me sorprendió mucho ver que estaba al tanto de la situación local, de nuestra región, estaba muy preocupada por la situación del sector primario lácteo y del sector industrial.

Tuve la posibilidad de intercambiar unas palabras con ella, fue muy interesante. Es una referente política de primer nivel.

 

-¿Habías ido de vacaciones a El Calafate?

-Sí, hicimos un viaje con mi familia al sur, nos tocaba pasar por El Calafate, pasamos por la casa de Cristina y se dio la situación que justo salió. Me quedé mudo, la que más hablaba era mi mamá (risas), yo estaba impactado.

 

-¿Venís de una familia muy politizada?

-Sí, vengo de una familia muy politizada. Mi mamá, Viviana Ardiles, y mi papá, Richard Bertoglio, se conocieron militando en el Ateneo Arturo Jauretche, encabezado por Eduardo Accastello, en la década del 80.

Mis padres son peronistas, mi abuelo fue tesorero de la UOM, mi abuela paterna es Ranco de apellido.

 

-Tuviste una infancia con peronismo en acción.

-(Risas) El peronismo siempre estuvo presente en mis ideas, por la influencia de mi familia. Para empezar, me llamo Ernesto por el Che (Guevara), me educaron con los valores del trabajo voluntario, de la mujer nueva, el hombre nuevo, una sociedad más solidaria. Y lo que más me impactó, a pesar de que era muy chico, fue lo de 2001. Tengo muy presente esas imágenes.

Los 90 tampoco fueron buenos, mi papá se quedó sin trabajo, a mi mamá le bajaron el sueldo, no vimos nada de la “fiesta” menemista, pero lo más impactante fue 2001. La crisis económica, social, las rebeliones populares, el helicóptero. Yo estaba muy asustado de esa situación, fue muy angustiante y ojalá no la tengamos que volver a vivir.

 

-¿Desde chico te interesaste por temas políticos?

-Mi infancia fue como la de la mayoría, por ahí tenía un interés muy marcado por la historia, mi papá es profesor de Historia. Me gustaba mucho leer y lo demás se fue dando solo, en mi casa se veían los programas políticos en televisión. Así fui aprendiendo, me fui interesando.

Y de pronto uno ve situaciones sociales que lo afectan a uno y quiere encontrar una solución para eso, es natural en el ser humano que cuando uno ve cosas que no están bien empiece a pensar en que alguna solución debe haber, no puede ser que estemos en esta vida para tolerar las injusticias y sufrir nada más.

Siempre está presente la idea de transformar el país y el mundo.

 

-¿Tenías algún sueño cuando eras un pibe?

-Me hubiera gustado ser músico, tener talento para eso. Toco la guitarra, pero mi talento no está ahí precisamente (risas).

 

-¿Comenzaste tu militancia en una agrupación de izquierda?

-Sí, a los 15 años empecé y estuve hasta los 19. Después vino un período de inactividad hasta que en el año 2012 empiezo a militar en el peronismo y en el kirchnerismo. Fijate que no llegué en los tiempos de euforia por el triunfo, llegué después del triunfo de Cristina en 2011.

Hubo muchas cosas que me pasaron, antes, aprendizaje, empecé a leer a John William Cooke, que decía que “el movimiento peronista representa todo el socialismo posible” y en todo caso, si aspiramos a algo más, no puede ser sin el peronismo.

Entonces, comencé a ser más realista desde el punto de vista político en muchas cosas, a interpretar mejor la realidad y a ver que en un inicio las ideas deben adaptarse a esa realidad.

 

-¿Inauguraron una Unidad Básica hace pocos días?

-Sí, inauguramos una Unidad Básica en Las Violetas 320, barrio Las Acacias, que es del Partido de la Victoria. Lanzamos el Partido de la Victoria, fue un evento muy lindo, muy genuino, muy peronista.

Hubo mucha gente y fue muy grato y ahí vamos a hacer lo que hacemos mejor, el trabajo territorial, organizar compras comunitarias, tenemos un ropero comunitario, apoyo escolar y probablemente iniciemos el merendero para los chicos.

Es un espacio de organización social y vecinal.

 

-¿Están trabajando también con la agrupación Somos?

-Sí, venimos trabajando con la agrupación Somos de Eduardo Accastello. Tenemos una buena relación y nos sentimos cómodos ahí.

 

-¿De qué manera se sostiene económicamente La Cámpora local?

-La mayoría de los que militamos tenemos trabajo, no trabajamos en el Estado, lo aclaro, trabajamos en el sector privado y la mayoría ponemos plata de nuestro bolsillo. Y después hacemos rifas, venta de comidas y con eso se sostiene la organización.

A veces la gente tiene una idea muy equivocada de lo que es La Cámpora, invitamos a las personas que quieran conocer cómo trabajamos, con qué recursos contamos y les aseguro que se van a llevar una sorpresa en ese sentido.

 

-¿Quiénes integran la mesa de conducción local?

-Camila Perazzi, Daniela Fonseca y yo. Después a nivel provincial la referente es la diputada Gabriela Estévez y a nivel nacional Máximo Kirchner.

Con Gabriela Estévez tenemos un diálogo constante, es una gran compañera, está en cualquier conflicto que haya, siempre está asistiendo a la militancia, es muy inteligente y muy capaz.

 

-¿Qué planes tienen para el año que viene, un año movido en materia electoral?

-En el plano nacional, nosotros esperamos un escenario de unidad que ojalá pueda darse. Vamos a poner lo mejor de sí para que eso pueda llegar a concretarse. Sin embargo, veo dos peronismos. Uno que está dispuesto a construir, que tiene ganas de aportar, entre ellos están Felipe Solá, Alberto Rodríguez Saá, gran parte del massismo.

Y, por otro lado, veo un peronismo que es una fuente inagotable de legitimidad para Mauricio Macri y sus políticas de ajuste. Cada vez que esos compañeros levantan la mano a favor de medidas de ajuste como el recorte de las jubilaciones o el recorte presupuestario a la salud, a la educación, son funcionales a Macri y esperamos que hagan una revisión de lo que están haciendo.

 

-Ese peronismo que algunos llaman “perdonable” afirma que lo hacen por la gobernabilidad, ¿qué opinás?

-Cuando hablan de gobernabilidad, creo que en realidad quieren decir “legitimidad” a las políticas de ajuste que el Gobierno ejecuta y que son respaldadas y aplaudidas por una parte de la oposición. Macri aún cuenta con legitimidad, a pesar de la crisis, gracias a una parte de la oposición que le es funcional.

 

-¿Y el movimiento obrero está cumpliendo un rol en defensa de los trabajadores?

-Creo que hay algunos sectores bastante flexibles y pacientes, entre comillas, con Cambiemos, pero cada vez menos. Veo que los dirigentes sindicales son cada vez más conscientes de la situación.

 

-¿Qué opinión tenés sobre el sindicalismo?

-Bueno, vengo de una familia con mucha trayectoria sindical, mi papá fue secretario gremial de UEPC, mi abuelo tesorero de la UOM, mi mamá trabaja en un sindicato. Creo que son estructuras fundamentales para la defensa de los intereses de los trabajadores, que son la columna vertebral del movimiento peronista.

Me parece que un país con sindicatos débiles es un país con una calidad de vida en retroceso.

 

-Ernesto, desde tu mirada juvenil, ¿cuáles serían las acciones necesarias, en el marco de la democracia, para evitar la profundización del ajuste?

-La oposición y el peronismo tienen que tener firmeza, rectitud, inflexibles y tolerancia cero a las políticas de ajuste. La esencia del peronismo es resistir esas políticas porque van a contramano de sus ideas fundacionales.

Creo que Cristina tiene una gran virtud porque representa un liderazgo fuerte, firme y sólido. Y en algunos compañeros percibo debilidad y sumisión ante el avance de Macri, me refiero a los compañeros que no la quieren. Tienen miedo, están acobardados.

 

-¿O tienen miedo de que falte dinero en sus provincias y tengan problemas para gobernar?

-Mirá, pongo un ejemplo, los diputados justicialistas de Formosa votaron en contra del Presupuesto y los de Córdoba votaron a favor. ¿Tiene más recursos Formosa que Córdoba? Es ideológico, a la larga todo es ideológico.

 

-En los incidentes que hubo en la marcha apuntaron a los K, ¿qué análisis hacés de los disturbios?

-Tengo la impresión de que son grupos aislados y tengo la sospecha que son agentes de inteligencia. De hecho, cuando hay alguna represión se ve cómo esos mismos agentes salen a cazar manifestantes. No tengo nada para decir, tampoco es un hecho tan significativo, el que nos odia nos va odiar igual, haya o no haya incidentes. Le va a buscar la vuelta para odiarnos.

 

-Otra de las críticas que hacen al proyecto que vos defendés es el tema de los planes.

-Nosotros terminamos con el clientelismo. La Asignación Universal por Hijo era para todos, los kirchneristas y los no kirchneristas y sin los punteros como intermediarios.

Para nosotros eran políticas expansivas para consumo interno y generaban empleo. El consumo genera empleo, un país sin consumo como el que estamos viendo es un país sin empleo.

Le guste o no le guste a la clase media, depende del consumo de la clase baja para sobrevivir.

 

-Y la clase media está muy castigada por el ajuste.

Sin duda, se está empobreciendo a un ritmo que da miedo. Me considero de clase trabajadora, y el impacto se está viendo.

 

-¿Con la diputada Estévez han hablado de los temas que se vienen, como la reforma jubilatoria o laboral?

-Sí, por supuesto. Ya estamos evaluando las estrategias de resistencia en el Congreso para ponerle un freno si el FMI quiere avanzar con esas políticas, que lo único que van a lograr es empeorar la situación.

No es que uno se sacrifica ahora y después hay bienestar en el futuro. No, se pierde ahora y se pierde todavía más en el futuro.

Es un sinsentido, en ningún país del mundo las políticas del Fondo Monetario Internacional tuvieron éxito, no lo tuvieron acá en su momento, esas políticas terminaron con un presidente yéndose en helicóptero, y tampoco van a tener éxito ahora.

Es así.

 

-En los análisis que hacen dentro de su espacio, ¿ven riesgos de conflictos sociales más serios?

-Antes me preguntaste sobre la gobernabilidad, Cambiemos debería estar agradecido con nosotros porque si la situación se sostiene, es porque nosotros dejamos un país blindado socialmente.

Le dejamos la mejor garantía de gobernabilidad cuando nos fuimos del gobierno, que es la contención social.

Pero si esa contención es perforada, sí existen riesgos de catástrofe social. Si siguen implementando las mismas políticas que nos llevaron hasta acá, veo un grave riesgo de que terminemos en una catástrofe social y económica.

 

-¿Cristina puede ir presa?

-La verdad que no lo sé, pero nosotros estamos muy atentos y no estamos dispuestos a permitirlo, hay personas que no se pueden tocar. Nuestra prioridad es cuidar a la gente, cuidar nuestro proyecto político y cuidarla a Cristina.

 

-¿Van a trabajar por Accastello 2019?

-Nosotros creemos que es muy pronto para hablar de candidaturas, pero con Eduardo tenemos una muy buena relación. En lo personal creo que es el candidato que puede lograr hacer convivir en un mismo espacio a las distintas vertientes del peronismo, desde La Cámpora hasta Unión por Córdoba.

 

-¿A nivel gobernación tienen algún candidato?

-Es demasiado pronto para hablar en términos electorales, hay muchas cosas que tienen que conversarse, a nivel provincial y a nivel nacional.

 

-¿Te gustaría ser concejal o no pensás en cargos electivos?

-Por ahora, elijo no pensar en eso. Siempre me gustó asumir responsabilidades, está en mi personalidad, pero no tengo esa ambición en particular. Si hay que ocupar una responsabilidad la acepto, la cumplo dando lo mejor de mí, siempre aportando a un proyecto colectivo.

 

-¿Cuál es tu sueño hoy?

-Me gusta el frío, mi sueño personal es irme a vivir al sur. Y en lo político, sueño un país sin pobres, sin hambre, sin explotación, sin mezquindades ni egoísmo en la sociedad.

Un país donde no nos hagamos daño unos a los otros y en donde nos cuidemos entre todos.

 

Opiniones

 

Mauricio Macri

Su proyecto neoliberal va a dejar un regadero de pobreza, miseria y hambre en nuestro país para las presentes y futuras generaciones y va a ser muy difícil solucionar eso.

Encabeza una pandilla de ricachones parásitos e improductivos que les gusta tener la plata fácil con la timba financiera.

Cuando volvamos a ser gobierno, le vamos a imponer a él y a su banda castigos severos y ejemplares para que nunca más se atrevan a hacer lo que hicieron en nuestro país.

 

Juan Schiaretti

Ha sido permisivo con Macri y hemos estado en desacuerdo. José Manuel de la Sota, recientemente fallecido, había iniciado diálogos muy fructíferos con Cristina y con el referente de nuestra organización. Espero que el gobernador tenga la astucia y la virtud para tomar las riendas de ese diálogo, continuarlo y llevarlo al mejor puerto posible, que es el de la unidad.

 

Martín Gill

Es una decepción enorme para nosotros, se olvidó del proyecto local y nacional que lo llevó a la Intendencia y eligió un proyecto personal, egoísta y no colectivo. No va a contar con el apoyo del kirchnerismo, quien reniega de donde viene es porque no tiene claro dónde quiere ir.

 

Me gusta

Escuchar música, leer, aprender.

 

Me encanta

Viajar al sur del país

 

Me divierte

Juntarme con mis amigos

 

Me entristece

El egoísmo, el individualismo

 

Me enoja

La desigualdad y la injusticia social

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

“La política no es vieja ni nueva, la política es mala o buena”

Alexis Loudet

“Hemos perdido a quien nos marcaba el norte del peronismo cordobés”

Mercedes Dagna

“Si no hay equidad social, no se puede decir que es un país educado”

Daniel Rocha