El Diario del centro del país

¿Cuánto pagamos por los vuelos de Villa María a Buenos Aires?

El Aeropuerto Néstor Kirchner presta servicios para vuelos privados y sanitarios, pero ya no para los comerciales

Los subsidios a la empresa

La ruta aérea de Villa María a Buenos Aires se sostuvo mientras la Municipalidad subsidió a la empresa. El aporte, en promedio, alcanzó los 750 mil pesos mensuales

Fueron pocos los villamarienses que utilizaron el avión de Mac Air primero y el de Avian Líneas Aéreas después; para volar desde esta ciudad a la Capital Federal. Sin embargo, entre todos, pagamos el servicio.

Tal como habían acordado entre la empresa y la Intendencia, comandada por ese entonces por Eduardo Accastello, la Municipalidad garantizaba un piso para el funcionamiento de los vuelos, que llegaron a tener hasta tres frecuencias semanales.

El monto exacto del subsidio desde la inauguración del Aeropuerto, ocurrida en el año 2001, hasta 2015, es una incógnita. Esto es porque el Ente para el Desarrollo Productivo y Tecnológico -que tenía a su cargo esa actividad-, no rendía las cuentas con documentación respaldatoria.

A partir de diciembre del año 2015 se empezó a conocer el monto exacto del subsidio que la Municipalidad de Villa María entregaba a la empresa aérea que cubría la ruta hacia Buenos Aires.

El primer pago realizado en el último mes de 2015 fue de 300 mil pesos. Con el correr de los meses, el subsidio fue en aumento.

Nunca era el mismo monto mensual. Si la empresa vendía más pasajes el subsidio se reducía y caso contrario, aumentaba. El promedio de lo que pagamos los villamarienses en el año 2016 fue de 750 mil pesos mensuales.

El último pago alcanzó casi el millón de pesos. Según el decreto 1566/16, la Municipalidad de Villa María aportó a la empresa aérea 975 mil pesos, algo más de 1.000 pesos por villamariense.

 

Negociaciones

Antes de marzo de 2017, cuando la administración de Gill tomó la decisión de cortar el subsidio, se hicieron negociaciones con Avian.

Había varios factores que complicaban el panorama para la continuidad de los vuelos, indicaron fuentes municipales.

Uno de esos factores eran las frecuencias poco atractivas. Por ejemplo, si un pasajero iba a Buenos Aires en avión desde esta ciudad no tenía un vuelo de regreso el mismo día.

El otro de los factores fue la aprobación del sistema conocido como low cost, o bajo costo, que rebajó el precio de los vuelos desde Córdoba a Buenos Aires, lo que hacía menos conveniente aún la utilización de la ruta que partía de esta ciudad.

Y finalmente, el hecho de que los aviones disponibles para esta ruta eran de más de 70 pasajeros, lo que encarecía el sistema y, por ende, los aportes estatales. Además, requería una inversión para adecuar las condiciones del Aeropuerto Regional Néstor Kirchner y que pudiera recibir ese tipo de aviones.

 

Reflote

Quien reflotó el tema del transporte aéreo fue la concejala Verónica Navarro, quien cuestionó la “falta de gestión” de las actuales autoridades locales. Comparó la situación de otras ciudades, como Río Cuarto, que contaban con rutas aprobadas y vuelos comerciales hacia la Capital.

Luego, la misma edil informó que tras comunicarse con autoridades del Ministerio de Transporte tuvo la confirmación de que la ruta Villa María a Buenos Aires sigue existiendo. Y si no hay vuelos es por una cuestión económica. Es decir, porque no hay subsidio para los dueños de los aviones.

 

LAS CIFRAS

30 MILLONES DE PESOS

fue el aporte del Gobierno nacional para dejar inaugurado el Aeropuerto Néstor Kirchner.

 

3.400 PESOS  era el costo del pasaje desde Villa María a Buenos Aires cuando dejaron de operar los aviones, en marzo de 2017.

 

750.000 PESOS  fue el promedio mensual de subsidios municipales a la empresa aérea para que sostuviera el servicio.

 

Daniela Lucarelli, secretaria de Economía de la Municipalidad de Villa María

“No podíamos seguir subsidiando al sector que menos necesita”

Daniela Lucarelli (foto), secretaria de Economía de la Municipalidad de Villa María, indicó que el intendente “tomó la decisión política” de dejar de hacer el aporte municipal en el año 2016. “Recordamos que fue en 2016, un año recesivo, con un 40% de inflación”, expresó.

“Frente a un escenario de creciente demanda social, en algunos casos, con situaciones desesperantes, se consideró que dirigir los recursos públicos para subsidiar pasajes aéreos destinados a gente que tiene otra condición económica no pareció razonable”, expresó.

Recordó que ella, junto a la Asesoría Letrada y el jefe de Gabinete hicieron negociaciones con la empresa aérea en Buenos Aires, pero sin aportes estatales no se llegó a ningún acuerdo. “Tratamos también de sumar el aporte de otro municipio, pero no aceptaron”, agregó.

“En definitiva, esta gestión consideró que no era prioridad sostener con los recursos públicos los vuelos. Y no nos arrepentimos”, concluyó.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Planteó unificar la elección provincial con la local y avaló a Gill como candidato

Noemí Bramardo

Unión Social, el último clasificado

Juan Pablo Morre

Sin turf en el Hipódromo local

Daniel Rocha