¡Cuidado con el lametón!

Especialistas remarcan que no hay que dejar que el perro bese en la cara, sobre todo en la boca, porque puede transmitir diferentes enfermedades

Aunque existen estudios, como uno publicado en la prestigiosa revista Nature, que aseguran que tener una mascota desde la infancia podría ayudarnos a reducir el riesgo de sufrir alergias o enfermedades como el asma, los expertos desaconsejan el contacto de la boca del animal con nuestra cara y nuestros alimentos.

“Hay que tener cuidado con los lametones”, afirma Manuel Sánchez Angulo, profesor de Microbiología de la Universidad Miguel Hernández de Elche y miembro de la Sociedad Española de Microbiología (SEM) porque “el hocico del perro toma todo lo que hay ahí fuera”.

Según el diario El País, de España, el catedrático recuerda que, a pesar de ser un gesto de cariño, el animal acostumbra a lamer las heces y a otros perros, y dejar que nos chupe la cara o la comida “puede transmitirnos patógenos como bacterias, virus, hongos y parásitos que pueden causarnos enfermedades”. De hecho, a través de un lametón pueden transmitirnos infecciones bacterianas como Escherichia Coli o Salmonella.

Esto no quiere decir que sea malo que adultos o niños jueguen con perros, simplemente, hay que mantener unas normas de higiene: “Que los lametones nunca toquen la boca, los ojos, la nariz o una herida”, dicen los especialistas. No obstante, añaden: “Si tanto el dueño como el perro están sanos, no suele haber nada que temer”.

Este gesto, que ayuda a los canes a reconocer nuestro estado de ánimo, viene desde sus ancestros.

Según los estudiosos, representa una señal de sumisión y cariño, dado que el perro es un animal social que forma parte de un clan (en este caso, el entorno familiar) y necesita mostrar pleitesía al resto de los miembros del grupo al que pertenece frecuentemente. Pero también son capaces de mostrar estos sentimientos a través de su lenguaje corporal y de los sonidos y es responsabilidad del propietario corregir este instinto porque supone un riesgo para la salud.

Veterinarios recuerdan que es primordial para la salud de la unidad familiar tener al día las vacunas de los animales, además de mantener su higiene, realizar las desparasitaciones periódicas,  mantenerlo alejado de las heces de otros animales, y lavarse las manos con agua y jabón de forma regular tras jugar con el can.

 

Insano para él

Alimentar al animal con nuestra comida tampoco es bueno para él, aclaran los veterinarios, ya que su sistema digestivo es diferente del nuestro y podemos provocarles graves problemas de salud.

El pienso es lo más apropiado para controlar las calorías que ingiere, en función de su edad, raza o del ejercicio que realice y así evitará problemas como obesidad.

Claro que, siempre que existan dudas, hay que consultar a un especialista.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus