El Diario del centro del país

De paseo por una capital mundial

Viajeros Villamarienses/México DF

Pasaporte

Nombre: César Toderi.

Edad: 34 años.

Profesión: vendedor de autos/músico (bajista).

Lo que más me gustó: la oferta cultural en general, el movimiento de la calle.

Lo que menos me gustó: la falta de información turística y la contaminación del aire.

éxico DF es gigante, una de las ciudades más grandes del mundo. Realmente es impresionante, por su tamaño, por el movimiento, y por todas las joyas arquitectónicas que tiene. Pude recorrer mucho, sobre todo lo que es el centro, la parte histórica, y quedé alucinado con las catedrales, lo agitado del área peatonal, todo lo que se respira en términos de cultura, de arte, de música, de gastronomía, de sabor mexicano, por así decirlo. El DF es un coloso con mucha personalidad”.

-Hiciste hincapié en la parte cultural ¿Qué es lo que más te atrajo en ese sentido?

-La música. Vi mucha movida en ese sentido. Músicos callejeros, en los bares… muy variado, lo que es estilo latino, rancheras, la onda mariachi… pero también rock de distintos estilos. Es como que se mezcla lo que es la música mexicana más tradicional y lo moderno, el rock, el funk. Hay una oferta sumamente interesante.

-¿Y en lo que respecta a otro tipo de arte, además de lo musical?

-Hay un movimiento notorio con lo que es pintura, con artistas callejeros y lo que es el tema de los murales. Quizás es una influencia propia de México, por su historia, y por haber sido cuna de artistas como Frida Kahlo o Diego Rivera, por ejemplo. Aparte de eso, hay muchísimos museos.

-De hecho, se cuenta que México DF es la ciudad con más museos de todo el mundo.

-Exacto. Sí, es muy loco ver la cantidad de museos que hay. La verdad que no visité muchos porque quise aprovechar más el tiempo en la calle, porque es fascinante. Pero sí, hablan de que hay más de 150, imaginate. De los que me hablaron muy bien, por caso, son del Museo Casa Estudio de Diego Rivera y Frida Kahlo, el Tamayo, que es de arte contemporáneo, el museo Franz Mayer, que tiene un diseño muy especial y cuenta con arte, historia, de todo un poco. En términos de historia propiamente dicha tenés el Palacio Nacional, el mismo Museo Nacional de Historia, el Museo Nacional de Antropología… la lista es muy pero muy amplia.

-Hablando de historia, la mayoría de los lugares de interés en la ciudad están relacionados con ella. ¿Qué sitios pudiste visitar en ese sentido?

-De todo. El DF es historia pura, a cada paso, a pesar de los edificios modernos y eso. Hay que recordar que fue una de las primeras metrópolis fundada en la época de la conquista (N de R: principios del siglo XVI), y que ya antes de eso era considerada la capital del Imperio azteca, cuando era conocida como Tenochtitlán. Entre los lugares que visité puedo destacar la plaza de la Constitución, conocida como El Zócalo, que es el corazón del DF. Alrededor del lugar, que tiene muchísimo movimiento de locales y turistas, está la impresionante Catedral Metropolitana con su Sagrario, el majestuoso Palacio Nacional, el ex-Palacio del Ayuntamiento y ahí nomás tenés el Templo Mayor (con su sitio arqueológico, una joya que trae a la vida las épocas del Imperio azteca), el Antiguo Colegio de San Idelfonso, el edificio de la Suprema Corte de Justicia, y una cantidad asombrosa de iglesias, de museos, y de casas célebres, habitadas en el pasado por señores del poder político y económico.

-La lista es interminable, se podría decir.

-Totalmente. Porque después tenés un montón de lugares más. Entre los que más me quedaron grabados en la memoria, te puedo nombrar el Palacio de la Autonomía, el Palacio del Marqués del Apartado, el Palacio de Bellas Artes, el Portal de Mercaderes… y todo esto solo en la parte central. Después en los alrededores hay un montón de barrios, cada uno con su atractivo, y los famosos canales de Xochimilco. Pero para hablar de todos necesitaríamos varias notas aparte (risas). Creo que si hay que puntualizar, me quedo con el centro y su historia, que es muy triste, por todo lo que significó la conquista europea. Triste, pero que es fundamental aprender, sobre todo en estos días que vivimos.

-Para terminar, ¿sentiste sensación de inseguridad, de la que tanto se habla a nivel mediático?

-No, en el día es muy tranquilo, todos andando a diez mil, no se nota una sensación de inseguridad, para nada. Lo que sí te dicen, te aconsejan, es no vayas acá, tené cuidado en tal parte. Pero nada del otro mundo. Creo que como en toda gran ciudad, hay que saber por dónde uno se mueve, pero no estar paranoico. México es una ciudad muy linda para recorrer, sin preocupaciones, más allá del febril movimiento. Así la voy a recordar.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Temporada teatral a full

Alexis Loudet

Dos por uno en el Valle

Mercedes Dagna

Abrazado al agua

Noemí Bramardo