De viaje a Alta Gracia: “La felicidad de nuestros chicos no tiene precio”

“Estamos muy felices de poder darle la oportunidad a los peques”, expresó Marisa Sánchez, mientras preparaba el bolso para viajar junto a los 90 chicos a Alta Gracia

La Calera – Los niños del comedor Caritas Felices parten hoy a pasar tres días de vacaciones. Del total de 90 niños que viajan a la colonia, muchos saldrán de Villa María y se meterán en una pileta por primera vez

Noventa chicos del comedor Caritas Felices partirán hoy a las 7 de la mañana a disfrutar por tres días en una colonia de vacaciones en Alta Gracia.

Para muchos será la primera vez que viajan fuera de Villa María y otros viajarán por segunda vez, ya que algunos fueron el año pasado: “Es una colonia de vacaciones del Ministerio de Desarrollo Social de la provincia, un lugar muy lindo con una excelente atención. Es la misma donde estuvimos el verano pasado”, contó Marisa Sánchez a EL DIARIO.

“Estamos muy felices de poder darle la oportunidad a los peques, que por ahí por su situación económica no pueden salir del barrio. Están todos muy felices y contentos. El año pasado lo disfrutamos un montón”, destacó.

Los 90 niños están acompañados por 10 colaboradores del comedor durante los tres días. Está previsto que vuelvan el lunes pasado al mediodía: “A nosotros poder hacer cosas por ellos nos hace muy felices. A la vez es para terminar un año muy positivo para nosotros. Dentro de todo, de la pobreza y de la situación que cada uno vive, a Caritas Felices la quiere mucho la gente y sigue colaborando, que es lo importante”.

 

“El viaje es un sueño”

“Para nosotros es un sueño. En noviembre presenté la carta y hace unos días nos avisaron que estaba autorizada para los 90 chicos y 10 adultos. También tenemos que agradecer a la Municipalidad que puso a disposición los colectivos para que podamos viajar, la Asistencia y el CAPS que nos ayudaron a llenar las 90 planillas médicas porque tuvimos tres días solamente para entregar todos los papeles”, manifestó Sánchez.

 

Equipados para las vacaciones

Estos últimos días antes de partir los niños recibieron ojotas, ropa y trajes de baño: “Nos regalaron muchas cosas para los chicos que no tenían. Son mínimos detalles en los que uno tiene que estar”.

Los niños que viajan tienen entre 8 y 12 años, algunos fueron al viaje del año pasado, pero hay muchos nuevos que saldrán de la ciudad por primera vez: “Allá tienen profesores que se hacen cargo de los juegos y de la pileta. Es una organización muy linda. Se van armando grupos y los chicos comparten con gente de San Francisco, de Córdoba. Hay mucha contención y se les habla mucho. A la noche después de cenar ponen música y arman ‘el boliche’. Los que fueron el año pasado se siguen escribiendo hasta hoy con chicos de otros lados”.

“La felicidad de ellos no tiene precio”, finalizó.

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus