El Diario del centro del país

Defender la alegría como una trinchera

La Mona le cumplió el sueño a Luna, el hombre que baila en la peatonal de Córdoba para ganarse la vida, el mismo que estuvo detenido en Villa María por la pueblada de Corral de Bustos

Jorge Alberto Luna cumplió el sueño de bailar en el escenario con la Mona Jiménez. Su historia se hizo conocida cuando la Policía lo detuvo por la pueblada de Corral de Bustos

Escribe Jesús Chirino

Pelearla, sin tregua, jornada tras jornada. Lucharla, pero con alegría. Eso es lo que hacen millones de habitantes de nuestro querido país. Es la historia diaria de los y las integrantes de la clase trabajadora, mientras el conjunto parece naturalizar una forma de organización social que asegura el bienestar de pocos, desentendiéndose de la situación de grandes mayorías.

Por estos días se viralizó un video en el cual un hombre y una mujer bailan cuarteto en la peatonal de Córdoba capital. El rítmico movimiento de sus cuerpos contagia alegría a los circunstanciales espectadores que disfrutan el momento. Lo más tradicional de la música de cuarteto suena en un pequeño aparato reproductor mientras la pareja, con su danzar, modifica el espacio y alegra el día de quienes la alienta. Algunos reconocen su trabajo dejándole unos pesos. Jorge Alberto Luna y la rosarina Marcela (no sabemos su apellido) la pelean diariamente de esta manera. Así logran sus ingresos.

En tiempo que, celular mediante, se registra todo, alguien subió a Internet esta verdadera expresión de arte popular. La verdad es que resulta atrapante ver a Jorge y Marcela “tirando” unos pasos del más cordobés cuarteto.

Es tan así que el video viajó por todos lados hasta que llegó a la Mona Jiménez, quien al invitarlos a subir al escenario con él les dijo que los miró tanto en Instagram como en Facebook. El referente del género musical cordobés cantó para que bailaran junto a él, luego pidió apoyo para “esta gente que trabaja bailando en la calle San Martín” de la peatonal cordobesa.

Hasta aquí la historia de dos trabajadores informales, como tantos otros, que diariamente la luchan para ganar lo necesario para su sustento. Pero aunque en los videos no aparece el nombre completo del bailarín sabemos de quien se trata. Jorge Luna siempre la peleó, y no únicamente para ganarse el pan de cada día. Porque no solo de pan vive el hombre.

El fue una de las dos mil personas que el 4 de diciembre de 2006 salió a la calle, en su ciudad de Corral de Bustos, para levantar su voz denunciando las injusticias que ocurrían en ese lugar y pedir justicia en el caso del atroz asesinato de la niña, de 3 años, Ariana Sabache.

Por aquella acción, conocida como la “Pueblada de Corral de Bustos” sufrió el encierro a raíz de una amañada causa judicial que fue denunciada ante los organismos internacionales de derechos humanos. En 2008, estando internado en la unidad penitenciaria de Villa María, ante la injusta demora de una justicia que no daba repuestas, volvió a levantar su reclamo de manera que se escuchara. Es así que se cosió la boca y un ojo en señal de protesta, situación que se extendió hasta que, desde la Secretaría de Derechos Humanos de la CTA Villa María lo convencieron que mortificarse no era el camino. Nunca bajó los brazos y siempre luchó por aquello que consideraba justo. Ahora, junto a su pareja Marcela, trabajan de manera informal en la peatonal de Córdoba. Allí la sigue luchado y reivindica la alegría popular. Luna señala aquello que es tan necesario y que, crisis mediante, hace tanta falta: necesitamos recuperar la alegría de la lucha para construir una sociedad que se organice teniendo como norte el bienestar de todos y no de pequeñas minorías.

Cuando subieron al escenario con el cantante cuartetero dijo que ese era un sueño de su esposa y de él. Estoy seguro que Luna no baila por un sueño, es mucho más probable que sueñe con bailar en una sociedad justa.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Por acá, seguro que no es

Alexis Loudet

El legado de Daniel Baysre

Alexis Loudet

Los lectores también escriben

Mercedes Dagna