Desde México, Liliana Felipe alza la voz contra el “holocausto de animales”

“Es hora ya de que los animales dejen de ser tratados como ‘algo’ y pasen a ser tratados como ‘alguien’ ”, sostuvieron las reconocidas artistas a través de un pronunciamiento enviado a este matutino (foto VJ Borra)

La carta de la artista villamariense junto a su pareja Jesusa Rodríguez sobre la crueldad hacia los animales

La cantante y su compañera enviaron un texto a EL DIARIO. “Quien sigue creyendo que los humanos somos superiores y que los animales están ahí para ser utilizados por nosotros, es un discriminador aliado a la violencia”, sostuvieron

Especismo*: una palabra nueva para una injusticia muy vieja.

“Si eres neutral en situaciones de injusticia, haz elegido el lado del opresor”. Desmond Tutu.

Especismo: el especismo es a la especie lo que el racismo es a la raza y el sexismo al sexo: es una discriminación basada en la especie, y casi siempre a favor de los miembros de la especie humana (Homo sapiens). David Olivier.

Racismo es discriminación por raza, sexismo es discriminación por sexo, especismo es discriminación por especie.

Aun cuando es evidente  que los animales y los humanos sentimos y pensamos, amamos y sufrimos  (ver Declaración de la Conciencia de Cambridge 2012) la discriminación y la injusticia persisten y actualmente ocurre el más grande  holocausto de la historia, cuyas víctimas son los animales no humanos.

Quien sigue creyendo que los humanos somos superiores y que los animales están ahí para ser utilizados por nosotros,  es un discriminador aliado a la violencia.

Hasta hace 500 años la Tierra era plana, los indios no tenían alma y los esclavos eran objetos.

Hasta hace 50 años los negros eran esclavos y las mujeres no podían votar.

Hasta hace 40 años los homosexuales no tenían derechos.

Hasta hoy los animales son considerados inferiores, esclavizados en granjas industriales, torturados en espectáculos públicos y asesinados masivamente para alimentar a los humanos, sin ningún tipo de remordimiento y sin ninguna necesidad de hacerlo.

Para mí, víctima de la dictadura cívico militar, me resulta incomprensible no haber sido capaz de identificar antes esta injusticia, que es exactamente la misma que nos impusieron con los 30.000 desaparecidos.

“Para aquellos cuya mente es libre, el sufrimiento de los animales representa incluso más intolerable que el sufrimiento de los humanos. Porque con este último al menos se admite que el sufrimiento es maldad y que el humano que lo provoca es un criminal. Pero miles de animales son inútilmente sacrificados cada día sin una sombra de remordimiento. Si alguien plantea esta cuestión, es tratado como ridículo. Y ese es el crimen imperdonable: que solo es válida la justificación de que los humanos pueden sufrir. Esto clama venganza contra la especie humana. Si Dios existe y lo tolera, clama venganza contra Dios”. Romain Rolland 1866/1944.

Hemos logrado que el infierno exista: son las granjas para  pollos, cerdos, peces, vacas, conejos y otros animales. En ese infierno los demonios somos nosotros, “los humanos”, que en los diccionarios nos autodefinimos como  los  que sienten afecto, comprensión o compasión hacia los demás y nos  comportamos de modo digno y bueno con ellos.

Adjetivo: benigno, benévolo, compasivo, generoso, caritativo, misericordioso, piadoso.

En los años 50 todo comenzó a cambiar. Nunca antes tantos seres vivos habían sido cosificados y convertidos en dinero o en procesos que engendren dinero.

El capitalismo/ patriarcado/ neoliberalismo es un delito cuyas principales víctimas son los animales, lxs niñoxs y las mujeres.

La violencia hacia las mujeres y los niños comienza con la violencia hacia los animales. La primera se penaliza, la segunda es legal, como hasta hace cien años fue legal la esclavitud de los humanos.

Es hora ya de que los animales dejen de ser tratados como “algo” y pasen a ser tratados como “alguien”.

Es posible que estemos muy lejos de alcanzar una sociedad completamente libre de explotación animal, pero cada vez que logramos que una sola persona sea consciente de que no se consigue carne sin violencia y deje de comer animales, se  libra a cientos de individuos de una vida de esclavitud y sufrimiento.

Hay algo que está en nuestras manos para terminar con la violencia: dejemos de comer animales. Es mejor para los animales, para nosotros y para el planeta.

* La palabra Especismo fue acuñada por Richard Ryder en 1970 y entró en el diccionario  de la RAE el 20 de diciembre de 2017.

Jesusa Rodríguez y Liliana Felipe

amoranimalmex@gmail.com@amoranimalmx

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus