Diez preguntas acerca de cirugía de aumento de mamas

Año a año son miles las mujeres que pasan por quirófanos, en busca de mejorar la estética
Año a año son miles las mujeres que pasan por quirófanos, en busca de mejorar la estética
Año a año son miles las mujeres que pasan por quirófanos, en busca de mejorar la estética

La cirugía de aumento de mamas (mamoplastía de aumento) es el procedimiento estético más popular del mundo. Sin embargo, existen numerosas dudas que surgen a la hora de tomar la decisión por el quirófano

 

Escribe: Dr. Roberto Martínez Rinaldi

MP 20.951 – ME: 8.237 Especialista en Cirugía Plástica, Estética y Reconstructiva

La cirugía de aumento de mamas, técnicamente llamada ¨mamoplastía de aumento¨, es el procedimiento más solicitado a nivel mundial en materia de cirugía estética, seguido por la liposucción. Año a año son miles las mujeres que pasan por quirófanos, en busca de mejorar la estética para una zona muy ¨delicada¨ para el sexo femenino. Las mamas son una parte fundamental del cuerpo de la mujer, por numerosos factores. Por un lado, éstas hacen a la femineidad de la misma -independientemente de las modas de turno en cuanto al tamaño ideal- por otro lado, las mamas representan la conexión entre la madre y su hijo en el período de lactancia. En definitiva, es una zona importantísima del cuerpo, que va mucho más allá de la estética y toca lo psicológico y hasta temas tan profundos como la maternidad. Entonces, esta zona es tan ¨determinante¨ para la mujer que habitualmente una intervención quirúrgica sobre la misma genera miedo e incertidumbre, a veces mucho más que una cirugía sobre cualquier otra parte del cuerpo. Es normal que las pacientes vengan al consultorio médico totalmente decididas a realizarse un procedimiento de implantes mamarios, pero que expresen numerosas dudas antes de la cirugía. Estos interrogantes suelen ser reiterados, y tienen que ver con aspectos estéticos y orgánicos. Como especialistas, es importante que sepamos responder a la paciente cada uno de sus interrogantes, entendiendo que este paso por el quirófano tendrá una implicancia mucho más allá de su cuerpo.

 

Las dudas más habituales

Las siguientes son las 10 dudas más frecuentes que nuestras pacientes expresan a la hora de la consulta médica inicial: 1- ¿Es cierto que los implantes tienen fecha de caducidad, y deben cambiarse luego de algunos años? Esto no es correcto, aunque hay un aspecto que puede generar dudas y debe ser aclarado. Las prótesis en sí no tienen fecha de vencimiento, o sea, su vida útil no tiene una fecha tope. Pero sí hay que saber que éstas van sufriendo desgaste con el paso de los años, al igual que ocurre con el organismo. Esto es lo que ha llevado a los fabricantes a recomendar cambiarlas cada 10 ó 15 años, pero si luego de ese tiempo estas prótesis están bien, pueden permanecer en el cuerpo sin ningún problema. En este punto es importante utilizar implantes de calidad a la hora de la cirugía, y no apelar a marcas menos probadas. 2- ¿Qué ocurre si las prótesis se me rompen o encapsulan? Las prótesis pueden, efectivamente, romperse o encapsularse, pero esto no es habitual y se puede dar en casos de trauma como, por ejemplo, un accidente de auto o un golpe muy brusco. Ha habido casos de rupturas espontáneas, pero esto es muy poco habitual. Sin embargo, lo importante en este sentido es que una ruptura no implica de ninguna manera una situación de alarma o enfermedad. Las prótesis actuales, de hecho, han evolucionado marcadamente en su fabricación, confeccionándose con capas externas más fuertes y relleno con geles cohesivos. Estas situaciones, entonces, no constituyen una urgencia, aunque sí se debe programar un reemplazo en el corto plazo. 3- ¿Puedo quedar embarazada y amamantar tras la colocación de los implantes? Es posible amamantar sin ningún tipo de problema. De hecho debemos saber que las prótesis no causan absolutamente ningún inconveniente en la instancia del embarazo o a la hora de amamantar. Esto se ha demostrado científicamente. Incluso tampoco influye negativamente la colocación de la prótesis por delante o por detrás del músculo pectoral. 4- ¿Es menos riesgoso realizar la cirugía con anestesia local? Esto es relativo al criterio de cada cirujano y de su equipo de anestesia, al analizar a la paciente. La anestesia debe ser suministrada de acuerdo al tipo de procedimiento a realizar. Por eso es que no hay que temer a este asunto, pero sí elegir siempre instituciones serias, con infraestructura y tecnología adecuadas y con profesionales debidamente habilitados para operar. 5- ¿Son mejores las prótesis lisas o rugosas? Ambas son muy buenas, y todo depende también del criterio del cirujano. Lo que sí podemos decir con absoluta certeza es que en la actualidad las prótesis más utilizadas son las rugosas, ya que está comprobado que tienen menor posibilidad de contractura capsular. De todos modos, algunos cirujanos siguen utilizando las lisas cuando son colocadas por detrás del músculo. 6-¿Pueden las prótesis mamarias producir cáncer? De ninguna manera. El cáncer no tiene ningún tipo de relación con la colocación de implantes mamarios. Esto está demostrado científicamente. Tampoco tienen relación con ningún tipo de enfermedad autoinmune. 7-¿Es mejor colocar el implante por delante o por detrás del pectoral? Esta decisión se analiza desde un criterio estético, y el cirujano definirá cuál es la opción ideal de acuerdo a las características de cada paciente y a su criterio profesional. 8- ¿Conviene solicitar al cirujano prótesis redondas o con forma de gota? Debemos entender que la función principal de un implante mamario es aportar volumen. La forma que quiera darse a dicho volumen depende más de la anatomía de la paciente que de sus gustos. En otras palabras, un cirujano bien entrenado debe recomendar a la paciente la forma que a su criterio le brindará mejor resultado final, teniendo en cuenta su cuerpo. En general, las prótesis con ¨forma de gota¨ son utilizadas para casos de reconstrucción mamaria total, postmastectomía (extracción total de la mama por cáncer). En este punto es fundamental el consejo del profesional interviniente en pos de lograr el mejor resultado. 9- ¿Si tengo las mamas caídas, necesito prótesis? En relación al punto anterior, reiteramos el concepto fundamental de que las prótesis mamarias tienen la función principal de aportar volumen, pero no levantan ni sostienen el seno. Entonces, esta pregunta no es aplicable al caso, aunque se realiza casi a diario en el consultorio. Si lo que necesitamos es levantar las mamas caídas, entonces no estamos hablando de colocación de prótesis sino de otro procedimiento llamado mastopexia. Este consiste en quitar la piel excedente de la mama y reacomodar la glándula, dándole una mejor forma. Los implantes se utilizan sólo en caso de que, además de levantar la mama, se quiera agregar volumen. 10- ¿Es posible que mis mamas queden más juntas? Un buen cirujano tiene que guiar el procedimiento hacia el resultado buscado. En ese sentido, y respondiendo a este interrogante, las mamas se ubican, en general, por fuera del esternón. Por lo tanto debe haber un espacio de 2 ó 3 centímetros entre ambas. Habitualmente utilizamos como parámetro para realizar la cirugía la distancia existente entre la línea media y el pezón. Esta debe ser entre 8 y 10 centímetros, de acuerdo al ancho del tórax y la contextura. La posición de las mamas debe evaluarse estando la persona de pie y sin ropa. En esta posición, no es normal que las mismas estén juntas. Con un corpiño, en cambio, se puede influir en este sentido. Lo más importante, insisto, es que la paciente se ponga en las manos profesionales adecuadas. Toda cirugía -por el solo hecho de serlo- tiene alguna posibilidad de riesgo, pero estos se reducen al mínimo cuando el procedimiento es realizado por expertos y en el marco de centros médicos con todos los recursos y equipamientos para este tipo de procedimientos.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus