Doce años de cárcel por violar a una niña de su entorno familiar

Franco Sánchez (foto de Facebook) fue condenado a 12 años de prisión por la camarista Eve Flores de Aiuto

Juicio abreviado – Le impusieron una sanción cuatro años por encima del mínimo

Se trata de Franco Nicolás Sánchez, un remisero villanovense que abusó sexualmente de una menor de 12 años en al menos cinco oportunidades, entre mediados de 2016 y el 9 de abril de 2017, cuando fue detenido en un conocido motel de la ruta 4

Un remisero de Villa Nueva fue condenado ayer a 12 años de prisión de cumplimiento efectivo luego que reconociera haber violado reiteradamente a una menor de su entorno familiar en su casa y en un motel de la vecina ciudad.

Al cabo del juicio de trámite abreviado, Franco Nicolás Sánchez (37) fue hallado culpable de cinco hechos de “abuso sexual con acceso carnal calificado”, un grave delito que es castigado con cárcel de ocho a 20 años.

Como es habitual en este tipo de procesos de instancia privada, la audiencia de debate se realizó a puertas cerradas en la Cámara del Crimen local y fue presidida por la jueza Eve Flores de Aiuto.

 

Acuerdo de partes

Previo a las deliberaciones, el fiscal Francisco Márquez y el abogado defensor Jorge Bustos habían pactado solicitar dicha sanción penal en sus alegatos si Sánchez confesaba los hechos, permitiendo así que la audiencia se abreviara.

Más allá del acuerdo entre las partes, la prueba colectada en el expediente por la fiscal que instruyó la causa, Silvia Maldonado, fue contundente, por lo que la suerte del abusador estaba echada de antemano.

 

La detención

Sánchez, nacido el 13 de junio de 1981, está detenido desde el domingo 9 de abril de 2017, poco después que la víctima lograra escapar del motel en el que había sido sometida por última vez y pidiera ayuda desesperadamente.

En efecto, la niña (que por entonces tenía 12 años) había sido llevada por la fuerza al albergue transitorio ubicado sobre la ruta provincial 4, a pocos metros del cruce con la 2, en uno de los accesos a Villa Nueva.

En horas de la madrugada de aquel domingo, el encargado del motel escuchó los gritos de la criatura y vio que se encontraba en la zona del estacionamiento. De inmediato dio aviso a la Policía y pocos minutos después arribaron al lugar efectivos de la Comisaría de Distrito villanovense, quienes detuvieron de Sánchez en momentos en que se encontraba a bordo del coche de alquiler con el que se ganaba la vida.

Según se constató durante la investigación, la noche del día anterior, el remisero había consumido bastante alcohol y durante la madrugada llevó a la menor hasta el motel, donde la sometió a sus bajos instintos.

En tanto, los cuatro abusos anteriores fueron cometidos en la vivienda que el depravado ocupaba en Tucumán al 1200, en la vecina ciudad.

 

No fue la mínima

Como dato particular, cabe señalar que el delito por el que Sánchez fue condenado es legislado por el artículo 119 del Código Penal de la Nación y reprimido con prisión de ocho a 20 años.

Dicho de otro modo, pese a tratarse de un convicto primario que confesó lisa y llanamente todos los abusos, la Justicia le impuso una sanción que está cuatro años por encima del mínimo que fija la legislación vigente, lo que evidencia que se trató de hechos tan aberrantes como graves.

 

Condena y libertad para un joven villamariense

En otro juicio de trámite abreviado, un joven trabajador metalúrgico fue condenado ayer a tres años de prisión de ejecución condicional por hechos de violencia de género en perjuicio de su expareja y pudo recuperar la libertad luego de pasar 82 días entre rejas.

Nadir Milet Tulián (29), domiciliado en Villa María, admitió haber agredido físicamente a Mara Busón, por lo que fue declarado autor responsable de “lesiones leves calificadas”.

Los hechos se produjeron los días 12 y 20 de junio en la vivienda que por entonces ocupaba la pareja en Carlos Pellegrini al 300, en esta ciudad. La primera vez, Tulián golpeó a la mujer en un brazo durante una discusión y la segunda le dio una paliza en distintas partes del cuerpo.

Esta audiencia también fue presidida por la jueza Eve Flores y contó con la participación del fiscal Correccional, Horacio Vázquez, y del ya mencionado letrado Jorge Bustos.

Además, la magistrada resolvió que Tulián deberá cumplir una serie de reglas de conducta si quiere conservar la libertad. Entre otras, deberá abstenerse de mantener cualquier tipo de contacto con la víctima y someterse a tratamiento psicológico para morigerar su agresividad.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus