El Diario del centro del país

Dos testigos, alegatos y el veredicto en el final del juicio a Ricardo Cuello

Ricardo Cuello puede recibir esta tarde una condena que lo deje varios años más tras las rejas

Intento de femicidio en Arroyo Cabral – La sentencia se conocerá en las primeras horas de la tarde

En esta segunda audiencia, jueces y jurados escucharán dos testimonios y luego las conclusiones del fiscal y la defensora. Si es declarado culpable por el hecho más grave, el albañil recibirá una pena superior a los 10 años de prisión

Concluirá esta tarde el juicio que se le sigue al albañil Ricardo Javier Cuello (42), acusado de haber querido estrangular a su expareja, Carina Noemí Torres (39), en la vivienda que ambos ocupaban en la vecina localidad de Arroyo Cabral, el 30 de julio del año pasado.

La segunda y última audiencia comenzará a las 9 en el recinto ubicado en el quinto piso de los Tribunales locales, oportunidad en la que comparecerán dos testigos nuevos a requerimiento del fiscal de Cámara, Francisco Márquez.

Antes de que se cierre la etapa de recepción de pruebas, puede ocurrir que la asesora letrada Silvina Muñoz decida hacer declarar a Cuello, quien el lunes pasado, en la jornada inaugural del proceso oral y público, optó por abstenerse por sugerencia de su defensora.

Si el trabajador de la construcción mantiene el silencio en relación a los hechos de violencia de género que se le atribuyen, entonces se pasará a incorporar el resto de las actuaciones judiciales colectadas en el expediente y, seguidamente, expresarán sus conclusiones el titular del Ministerio Público y la Defensa.

Finalizados los alegatos, el presidente del tribunal, René Gandarillas, le ofrecerá a Cuello la posibilidad de decir lo que considere conveniente sobre la grave acusación en su contra, en la instancia procesal que se conoce como “última palabra”, y tras cartón declarará cerrado el debate.

A partir de allí, los tres jueces técnicos (Gandarillas y sus pares Eve Flores de Aiuto y Félix Martínez) pasarán a deliberar junto a los 12 jurados populares -aunque solo tendrán voto los ocho jurados titulares-, en el marco de una reunión privada a la que también asistirá el secretario Guillermo Picco (ver “Qué dice la ley…”).

Durante esas deliberaciones, los jurados podrán analizar todas las pruebas obrantes en el expediente a los efectos de decidir la suerte del trabajador de la construcción, quien está imputado como presunto autor de “homicidio calificado por el vínculo en grado de tentativa” (es decir, un intento de femicidio), “amenazas calificadas reiteradas” (dos hechos) y “amenazas reiteradas” (otros cuatro hechos), todos en perjuicio de Torres.

 

Violentos sucesos

Tal como lo precisó El Diario en su edición de la víspera, los seis episodios de violencia denunciados por la mujer fueron descriptos por la Justicia de la requisitoria de elevación a juicio formulada por el fiscal que instruyó la causa.

Según esa acusación, el primero de los hechos ocurrido en diciembre de 2013, cuando Cuello tomó de los cabellos a su exconcubina y madre de sus cuatro hijos y la amenazó con ahogarla en la pileta tipo de lona que tenían en el patio de la casa ubicada en Mariano Moreno 370 de Arroyo Cabral.

En segundo se produjo en enero o febrero de 2014 cuando, encontrándose acostados en la cama matrimonial, el irascible albañil le apoyó una navaja en la espalda.

El tercer hecho data de junio de ese mismo año, cuando Cuello le roció el cabello con un desodorante en aerosol y, usando un encendedor, la amenazó con prenderle fuego.

En tanto, el cuarto suceso se produjo en junio de 2016, oportunidad en la que le envió a Torres un mensajes de texto amenazándola de muerte, mientras que en agosto del mismo año (quinto hecho) la llamó y le advirtió “te voy a meter un tiro en la otra pierna” (cabe señalar que la mujer padece un problema en la cadena que le dificulta caminar).

 

Quiso ahorcarla

Finalmente, en el último y más grave de los ataques, Cuello quiso estrangular a su expareja con una soga. Ella se defendió, sosteniendo el cordel con una de sus manos, pero además el agresor sufrió una descompostura y se desplomó al suelo, por lo que el femicidio no se consumó por una circunstancia ajena a su voluntad.

Concretamente, el sujeto estaba muy ebrio al momento de intentar ahorcar a Torres. Y producto de esa borrachera, vomitó en el momento que le apretaba la garganta.

Durante la audiencia del lunes, Cuello admitió su adicción: “Soy alcohólico”, dijo al declarar sobre condiciones personales y incluso dijo que estuvo internado en el Hospital Vidal Abal de Oliva y que realizó un tratamiento médico y psicológico, pero que nunca pudo recuperarse.

 

Qué dice la “ley de juicio por jurado”

La Ley Provincial Nº 9.182, más conocida como “ley de juicio por jurado”, prevé en su artículo 37 que “inmediatamente después de terminado el debate, bajo pena de nulidad, los jueces y jurados que participen del proceso pasarán a deliberar en sesión secreta, a la que solamente podrá asistir el secretario”.

En tanto, el artículo 44 establece que “los jurados y los dos jueces integrantes del tribunal (en este caso, Eve Flores y Félix Martínez), con excepción del presidente, votarán sobre la culpabilidad o inocencia del acusado”.

“Si mediara discrepancia entre los dos jueces y los jurados y éstos formaran mayoría, la fundamentación lógica y legal de la decisión mayoritaria correrá por cuenta del presidente de la Cámara, excepto que uno de los jueces técnicos haya concurrido a formar mayoría, en cuyo caso la fundamentación será elaborada por éste”, añade la referida norma legal.

El citado artículo concluye señalando que “si la decisión mayoritaria de los jurados no fuera unánime, los jurados que hayan emitido su voto en sentido contrario a la mayoría podrán adherir al voto de alguno de los jueces que concurrieron a formar la minoría. En igual sentido, el presidente de la Cámara deberá motivar la decisión minoritaria de los jurados cuando ninguno de los dos jueces hubiera votado en el mismo sentido que aquellos”.

Cabe destacar que el presidente del tribunal (René Gandarillas) participará en las deliberaciones pero no tendrá voto, salvo que haya un empate. En ese caso definirá la cuestión.

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Interceptaron un vehículo con 4.000 dosis de cocaína y marihuana

Mercedes Dagna

Pena en suspenso y libertad para joven convicto primario

Alexis Loudet

Pena unificada para un ladrón cordobés por robar en Etruria

Juan Pablo Morre