El Diario del centro del país

Edificios históricos como ESPACIOS DE GOBIERNO

La Casona de Mitre 90 fue casa de familia, sede del Obispado... y hoy alberga al Concejo Deliberante

Tercera parte (y final) – La Casa Pereira y Domínguez

Escribe Augusto López, DE LA DIRECCION DE PATRIMONIO HISTORICO

En esta auténtica postal de la historia, se observa la Casa España y la verja de la residencia Pereira y Domínguez, hoy sede del Concejo Deliberante

Luego de repasar en ediciones anteriores todos los edificios que recorrió el Ejecutivo, hoy nos centramos en la sede actual del Legislativo. Con una arquitectura neoclásica, la “Casa Pereira y Domínguez” fue construida entre1882 y 1883 declarada Patrimonio Villamariense por su valor histórico y arquitectónico, mediante el Decreto Nº 760, del 21 de julio de 1993

María C. de Mandrile, describió en 2002 que “…el conjunto se encuentra sobre-elevado del nivel del terreno unos cinco escalones lo que le confiere jerarquía y está retirado de la línea de edificación municipal unos ocho metros, lo que provoca la impresión, al acceder, de encontrarse en un ambiente de calma, serenidad y sosiego”.

Y agregó: “Su fachada es modulada, con los paneles de cada módulo remarcados, que caracterizan este tipo de construcciones. Las aberturas son rectangulares, casi cuadradas, no muy altas y también se encuentran remarcadas. En el plano exterior se destacan cuatro columnas iguales, dos centrales señalando la escalinata de acceso y dos enmarcan con la cornisa superior la galería de entrada. Las cuatro columnas son corintias, se observan en sus capiteles hojas de acanto y constituyen, como ya se dijo, con la cornisa, el pórtico, que en su parte superior luce balaustradas. Los balaustres son de arte románico y se observan en el remate del pórtico, pues en el resto de la casa solo se ve un parapeto, aunque siempre proporcionado […] En efecto, a la galería cubierta de entrada se accede por una escalinata de pocos escalones de mármol de Carrara, con barandas del mismo material y cuerpo de balaustres que continúan, una vez concluida la escalera, hacia los costados…

Elisa Cardama celebrando un cumpleaños en su vivienda. En la fotografía se puede observar el suntuoso estampado en las paredes

La decoración de los salones interiores era típicamente francesa y estaba constituida por paredes divididas en paneles encasillados y empapelados. La galería de entrada y el zaguán tenían piso de mármol, en el resto de las habitaciones, piso de madera, soportado por tirantearía del mismo material…”

En tanto, según la Comisión de Patrimonio Histórico (creada por Ordenanza Nº3.122, integrada por Decreto Nº 607/93) el inmueble presenta una arquitectura neoclásica; tendencia enmarcada en un movimiento cultural (el “Neo-clasicismo”) que reivindica los valores de la Ilustración; planteando una racionalización de todos los aspectos de la vida humana.

Como estilo arquitectónico, busca recuperar la “pureza” de las formas griegas y romanas, privilegiando la funcionalidad frente a la ornamentación.

Surge en el siglo XVIII, como reacción al barroco. Sustentado en el “pensamiento ilustrado”, se orienta a proyectos públicos monumentales; realizados para mejorar la calidad de vida humana; como hospitales, teatros, museos, bibliotecas y parques.

 

La venta

El 1 de junio de 1958, los descendientes de Joaquín Pereira y Domínguez y Elisa Cardama vendieron la casa familiar al Obispado villamariense (la Diócesis de Villa María se había constituido un año antes).

Pasadas poco más de dos décadas, en 1982, la vivienda se transfirió a la Municipalidad, en el marco de una permuta de bienes inmuebles concertada entre el municipio villamariense, el Banco Social de Córdoba y el Obispado de Villa María. (Ordenanza Nº 1.858, sancionada el 13 de octubre de 1982)

El artículo 3º de la citada ordenanza, autorizaba al intendente municipal a realizar un contrato de permuta con el Obispado. En virtud de ese acuerdo, la Municipalidad transfería al Obispado los inmuebles cedidos a ésta por el Banco Social de Córdoba; mencionados en el apartado b) del artículo 1º parcelas ubicadas en Belgrano y Buenos Aires, actual sede de la Diócesis.

Por su parte, el Obispado transfería a la Municipalidad un inmueble (“…terreno con todo lo edificado, clavado y plantado…”) ubicado en la manzana Nº53, lindante, al norte, con el bulevar Mitre; al sur, con una propiedad de Clara Martínez Goletti; al este, con la calle Corrientes y, al oeste, con la Casa España.

A partir de 1983 ese inmueble (Casa Pereira y Domínguez) constituye la sede del Concejo Deliberante municipal. Anteriormente, también funcionó allí la Biblioteca Mariano Moreno.

 

La historia

El primer plano de Villa María se estructuró (1867) a partir de una parcela vendida por Ocampo al Estado nacional para que construyera una estación intermedia del Ferrocarril Central Argentino.

Considerando eso, entre 1867 y 1880, su arquitectura (particularmente viviendas y comercios) tendió a concentrarse sobre el riel que conectaba Córdoba y Rosario; dónde actualmente están la avenida Yrigoyen, a un lado, y el bulevar Mitre, al otro lado.

En esa parte de Villa María se preserva la vivienda que construyó Joaquín Pereira y Domínguez entre 1882 y 1883, cuando se consolidaba el modelo agroexportador argentino.

La familia “Pereira-Cardama”, que tuvo una actuación clave en el desenvolvimiento urbano-institucional villamariense, se vertebró a partir del matrimonio que formaron Joaquín Pereira y Domínguez y Elisa Cardama (inmigrantes españoles procedentes de Pontevedra).

Joaquín Pereira y Domínguez (nacido el 30 de diciembre de 1847) se radicó en Villa Nueva, trabajando como dependiente en el comercio “Boyer Puente y Cía”.

Cuando se tendía el Ferrocarril Central Argentino adquirió un solar en Villa María, estratégicamente ubicado en Mitre y Buenos Aires; donde instaló su comercio. (Pedernera, 1970: 136)

En 1880, compró a Manuel Anselmo Ocampo (en sociedad con Marcelino Arregui) unas dos terceras partes de Villa María; emprendiendo una remodelación urbana que derivó en el segundo plano villamariense, aprobado por el “Ministerio de Gobierno Justicia y Culto de Córdoba”, el 16 de mayo de 1883. En esa coyuntura, como se mencionó, construyó su residencia familiar.

En el aspecto político-institucional, Pereira y Domínguez estuvo entre los vecinos que constituyeron en 1870 la “Comisión de Obras e Instrucción Pública”, creada en 1870 para cubrir necesidades colectivas, como la educación (en 1871 se instaló en Mendoza 852, donde actualmente se ubica la Casona municipal, la primera escuela fiscal de Villa María).

Pereira y Domínguez integró, además, el primer Concejo Deliberante de Villa María, desenvolviéndose como presidente del cuerpo.

“…En unión con su socio don Marcelino Arregui, dona con ejemplar desprendimiento los terrenos necesarios para edificar escuelas, para el templo parroquial; para la proyectada Casa municipal, para el cementerio y otros más que van a enriquecer el acervo colectivo…” (Pedernera, 1970: 129 y 133).

Murió el 13 de noviembre de 1890, asesinado en el Club Progreso, mientras jugaba una partida de naipes; unos meses antes (el 20 de marzo) había presentado su renuncia en el Concejo Deliberante; en medio de una controversia suscitada con Juan Vázquez (Pereira y Domínguez cuestionaba que Vázquez se desenvolviera, simultáneamente, como juez y concejal).

Por su parte, Elisa Cardama (1858-1951) también desenvolvió una importante actividad comunitaria, ayudando a instituciones sociales como la Catedral, el Hospital y escuelas.

 

Referencias:

  • C. de Mandrile, María (2002). “Una casona señorial del siglo XIX”. Primer Congreso de Historia. Villa María.
  • Pedernera, José (1970). “Historia de la Ciudad de Villa María”. Centro de Investigaciones Históricas Ramón J. Cárcano de la Escuela Normal Víctor Mercante.
  • El Diario de Villa María
  • Archivo Histórico Municipal de Villa María (AHMVM). Cajas Nº233 (F1), Foto Nº0008; Nº 233 (F1), Foto Nº 0022, y Nº234 (F2). Foto Nº 0091
  • Municipalidad de Villa María (MVM). Departamento Ejecutivo Municipal (DEM). Decreto Nº 760. Villa María, 21 de julio de 1993.
  • MVM. DEM. Ordenanza Nº 1858 protocolizada por el Intendente Municipal. Villa María, 13 de octubre de 1982.
Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Un edificio emblemático

Noemí Bramardo

Una inversión descomunal

Daniel Rocha

Prácticas Asistidas

Noemí Bramardo