Ejemplo sustentable

El Kazán Arena fue uno de los estadios distinguidos por su ingeniería sustentable y cuidado por la eficiencia energética

Mundial Rusia 2018

Desde que se anunció a Rusia como organizadora del Mundial de fútbol, la Federación Internacional de Fútbol Asociado (FIFA) y las autoridades locales prepararon una serie de iniciativas sostenibles para reducir el impacto ambiental de la cita deportiva y marcar una clara diferencia respecto a otras ediciones.

Es por eso que este certamen es el primero utilizar la “Estrategia de Sustentabilidad de la Copa Mundial de la FIFA”, que tiene como principal meta reducir al mínimo el impacto negativo y maximizar los efectos positivos en la economía, población y el medioambiente.

Como primer objetivo, 12 estadios integran sustentabilidad y construcción ecológica en su diseño y materiales y, al mismo tiempo, cumplen con las normativas internacionales verde o “Breeam” y el sello LEED, que se otorga solo a los edificios calificados como sostenibles.

Eficiencia energética, uso de materiales y nuevas tecnologías de construcción se tomaron como prioridades en el renovado Estadio Olímpico Luzhnikí. La sede del partido inaugural se destaca por su sistema de calefacción, ventilación y aire acondicionado central automatizado. Además, utiliza solo luces led y posee una completa estructura que le permite ahorrar agua. En este anfiteatro deportivo también se plantaron unos 1.050 árboles nuevos y se destinaron 15.700 metros cuadrados para jardines.

Según datos de la organización, con la aplicación de esta norma medioambiental se logró reducir en un 70% la energía necesaria para la operación de los estadios de la cita mundialista. Por su parte, el Otkrytie Arena (o estadio Spartak) es otro de los que recibió la certificación Breeam. Rodeado por un amplio espacio verde, cuenta con un completo sistema automatizado que regula su consumo energético

Otro que recibió la misma certificación, por su ingeniería sustentable y cuidado por la eficiencia energética, es el Kazán Arena.

 

El balón

Otra de las novedades de Rusia 2018 es la Telstar 18 (evoca la utilizada en México 1970), pelota que ya se utiliza en certámenes locales e internacionales de todo el mundo. Esta se construyó con ocho paneles pegados al calor y, además, es ocho gramos más liviana que la utilizada en Brasil 2014 (445 gramos).

Pero la novedad no es solo esa: el balón cuenta con materiales amigables con el medioambiente, mientras que su envoltorio está hecho con elementos reciclados. Cuenta además con un chip NFC que le permite despachar información en tiempo real.

 

Print Friendly, PDF & Email
Facebooktwittergoogle_plusFacebooktwittergoogle_plus