El Diario del centro del país

El 70% de la industria en problemas

Uribarren, titular de la UIC, en la punta de la mesa, haciendo uso de la palabra ayer a la mañana

La Unión Industrial de Córdoba se reunió con cámaras asociadas del interior de la provincia en AERCA

Integrantes de cámaras asociadas del interior provincial junto a Nicolás Boretto, de AERCA, quien dijo que “se está haciendo un trabajo extraordinario para paliar las dificultades”

El 50% de las empresas encuestadas en octubre por la Unión Industrial de Córdoba (UIC) anticipan que va a haber restricción en las horas o disminución en los puestos de trabajo. El último indicador señaló que el 70% de la industria provincial “tiene problemas”. La capacidad ociosa a nivel nacional está en el 45%.

Esos tres datos ilustran por completo el duro panorama industrial en la geografía cordobesa y también en el resto de la Argentina, y fueron reflejados ayer por Marcelo Uribarren, el presidente de la UIC, en un encuentro con cámaras asociadas del interior provincial, que se desarrolló durante la mañana en la sede de la Asociación de Empresarios de la Región Centro Argentina (AERCA), en Villa María.

“El contexto es de altísima preocupación, lo muestran los indicadores que hoy estamos sacando”, confirmó Uribarren al ser abordado por los medios de comunicación, en un alto de la actividad desarrollada en la sede de calle San Juan.

Precisó que “se eximirían” de este panorama problemático solo las empresas tecnológicas, de software, y las que ya estaban exportando. “Con una tasa de interés como la que tenemos ahora, prácticamente es imposible generar nuevas inversiones o desarrollar valor, entonces hoy la industria está más preocupada por el control de los gastos que por el desarrollo de nuevos ingresos, puesto que el nivel de actividad ha caído mucho”, explicó el dirigente.

Detalló que el nivel de actividad viene cayendo “prácticamente en un 5% o 6% mensual”.

En este sentido, advirtió que “la capacidad ociosa promedio de la industria argentina está cerca del 45%”.

“Medido hacia atrás podemos pensar que el 65% de las industrias ya tiene problemas, medido hacia adelante se puede decir que el 70% dice que va a tener problemas”, comentó, alertando que estas expectativas “generalizarían el inconveniente”.

“El problema es la expectativa que tenemos, cuánto tiempo falta para una reactivación, en qué momento se va a dar el hecho de que la curva deje de caer y empiece a crecer”, contextualizó.

En este marco, apuntó que “si uno se basa en lo que plantea el Gobierno nacional, la tasa de interés va a empezar a bajar a partir de diciembre, el dólar se va a estabilizar y la inflación a partir del mes que viene empezará a caer, pero la recesión seguirá varios meses”.

“En la medida que esto sea cierto y suponiendo que la cosecha el año que viene sea muy buena y se produzca un cambio en la curva, esto no se daría antes de marzo de 2019. Para una Pyme, en la situación que estamos hoy, soportar todos los meses que faltan nos obliga a nosotros a estar atentos en lo general y en lo particular”, subrayó y dijo que por eso han hablado con representantes del Ministerio de Trabajo de la provincia para atender casos particulares.

Ante la consulta sobre los procesos preventivos de crisis, informó que en la actualidad son cerca de 40, un número que representa “poco, pero también hay una cuestión cultural que hace que las empresas no se acerquen a presentar procesos preventivos, demuestran sus inconvenientes, pero tratan de generar una solución casera para los mismos”.

Uribarren aseguró además que no han visto cierres de Pymes, pero ante esa pregunta comentó que “el 50% de las empresas encuestadas en octubre hablan de que va a haber restricción en las horas o disminución en los puestos de trabajo”.

“No explican exactamente cómo es el problema, pero este panorama abarca a la mitad de la industria cordobesa”, añadió. Y aseveró que es una cuestión “generalizada”, que atañe a la mayoría de los rubros.

En tanto, preguntado sobre qué observaciones le hacen al Gobierno de la Nación, recalcó que se le está “pidiendo una herramienta financiera subsidiada, por lo menos para seis meses para que se pueda por lo menos financiar el capital de trabajo mínimamente”.

“Los interlocutores están, nos atienden sin problemas, pero no tenemos la respuesta que estamos buscando”, admitió.

 

Print Friendly, PDF & Email

En la misma categoría

Quiso separar a dos perros que peleaban y terminó en el Hospital

Daniel Rocha

La Asamblea contra la Corrupción envió carta documento a Martín Gill

Noemí Bramardo

Treinta test positivos de alcoholemia por mes

Daniel Rocha